jueves, 3 de mayo de 2012

Experiencias musicales varias


Queen y ‘Live at Wembley '86’, dos de mis puntos de partida en esto del rock. Después llegarían ACDC, Led Zepp y las heavy-cosas (Judas Priest muy en particular), grupos todos ellos sobre los que aplicaba el mismo procedimiento: bajar discografía, escuchar un álbum por día e ir consultando información al respecto en la Wikipedia. Excesivamente mecánico, me diréis. Bueno, cada cual se organiza como puede o sabe. De todos modos, aquellas formalidades me permitían ir profundizando en bandas y sonidos, y con bastante orden, no como ahora, que estoy a la vez con mil discos, grupos, compositores y épocas; algo inevitable, por otra parte: la historia de la música está formada por obras y corrientes, y una conduce a otra, cual ciclo interminable capaz de angustiar a ese neurótico obsesionado con su incompletitud, personaje este con el que afortunadamente he dejado de identificarme. Porque si convertimos la música en motivo de agobio, malo; mejor utilizarla como arma arrojadiza.

¿El deporte favorito del docto en materia de rock? Dar caña al lego, al que no tiene ni idea y va diciendo cosas por ahí. Claro que, todos hemos sido legos; todos alguna vez nos hemos preguntado qué diferencia hay entre hard rock y heavy metal; todos hemos consultado fuentes varias que ahuyentasen nuestras dudas acerca del posible fundamento satánico de ‘Highway to Hell’. Luego resultó que no, que el común denominador de hard y heavy no iba más allá del recelo que nuestras madres y abuelas guardaban hacia ambos estilos. Asimismo descubrimos, para satisfacción de nuestra conciencia cristiana, que el título ‘Highway to Hell’ tenía mucho que ver con la ardua vida en carretera del rockero de los setenta y poco con ceremonias de adoración al maligno. “¿Y Black Sabbath? Esos no eran de verdad gente oscura”. Exacto, oscuros hasta la médula, y el Bowie de Ziggy Stardust nació realmente en otro planeta, y a Bob Marley lo mató la CIA. Bendita imaginación.

Hay que reconocer eso sí el carácter malrollístico de multitud de temas made in Black Sabbath. Porque tú -lector culto, curtido- y yo podemos reírnos, pero debemos comprender que alguien cuyos horizontes musicales tienen el mismo alcance que una posible carrera de Ozzy Osbourne como artista folk, al escuchar ‘Black Sabbath’ (la canción), sienta un mínimo desconcierto. Black Sabbath, una banda no recomendable para introducirse en el rock; al menos la formación clásica, con Ozzy al frente. La etapa Dio ya es otra historia, un par de años hermosos y fecundos que harán las delicias de cualquier jebitrón melenudo y con buen gusto.

Descubrí bandas de lo más interesantes en aquellos primeros meses. Un amigo, advirtiendo mis inclinaciones rockeras, me sugirió varios nombres: Motorhead, Aerosmith, Led Zeppelin ('para escuchar a estos haría falta tomarse un año sabático') y algún otro que no recuerdo. Gran tipo. El heavy también despertó mi entusiasmo. Era una música diferente, alternativa. 'Ellos' oían los 40 Principales, yo a Judas Priest. Mucho más tarde descubrí, para mi asombro, que aquel sonido distorsionado que a tantos nos hacía sentir especiales, era detestado por varias 'escuelas' de melómanos que veían en el heavy (y ya no digamos en las glam-cosas) el desenlace patético de multitud de corrientes de rock de los años setenta.

No hay nada que caracterice tanto a determinados aficionados como su tendencia a adoptar el rol de críticos musicales empeñados en delimitar el ámbito de lo bueno y el de lo malo (aunque si nos ponemos rigurosos, nadie escapa a la necesidad de formarse una concepción sobre la música que mola y la que no); hecho por otro lado que nos regala momentos de lo más divertidos, como cuando alguien lee que su banda idolatrada es considerada una hez por el listillo de turno o que otra agrupación por la cual uno ni siquiera siente simpatía está encumbrada a las cumbres cumbrosas por acción de unos cuantos.

Gracias a dios, el conocimiento y las escuchas aportan criterio, y los sabihondos que tan necesarios pudieron llegar a resultar en cierto tiempo, terminan siendo absolutamente prescindibles. Así que pueden decir misa los sacerdotes, que servidor ya sabe orientarse y no tiene miedo en admitir que Judas Priest le encantan y que Bach por lo general le parece un tío aburrido.

Aprecio las hazañas del barroco musical, pero más como la piedra necesaria -para que la música occidental prosperase- que como objeto de mi disfrute. Que sí, que Johann Sebastian será el master del contrapunto y de la fuga, de la sofisticación matemático-compositiva y en definitiva de las formas barrocas, pero lo poco que de él he escuchado no ha avivado el mayor de mis intereses precisamente.

‘Variaciones Goldberg’, una de sus composiciones más conocidas. La obra está formada por un aria, treinta variaciones sobre la línea grave de ésta (eso dicen), y otra aria final. Circulan un par de historias relativas a su composición: se ha escrito que cierto noble encargó a Bach una obra que le sirviera para vadear sus noches de insomnio, obra que interpretaría cierto músico de la corte (al clavicémbalo, puesto que el “piano moderno” aún no se había inventado), de apellido Goldberg. La otra explicación, mucho menos colorida, propone que las ‘Variaciones Goldberg’ fueron un encargo como cualquier otro, sin magia ni gaitas de por medio.


Sentimientos encontrados.

34 comentarios:

  1. Yo empecé, con catorce años, por Marillion y los Sex Pistols. En los ochenta, en Pamplona, había mucho jevi, mucho, y era difícil salir de ahí. He leído muchas revistas, muchos libros, muchos blogs ahora, alimentado por una curiosidad que no ceja. La música es arte, gesto estético, con lo cual es subjetiva, no hay criterios exactos, matemáticos. Cuando los haya, será hecha por robots, y no será arte, pues no habrá hueco para el error o la imperfección, esos mismos que nos hacen investigar sin fin.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iba a escribir algo en plan "buenos tiempos" (muy típica la expresión), pero no estoy seguro de que me fuera a llevar bien con tales jebis.
      ¿Lo de los 'criterios exactos' va en relación a mi comentario sobre la música de Bach? xD (En caso afirmativo...) ...decir que las distancias entre notas -a partir de las que se construye casi todo- permiten infinidad de cálculos, del mismo modo que los planteamientos rítmicos tienen un fundamento esencialmente matemático (compases, duración de las notas, etc). Ahora me dirás que no te referías a eso y quedaré como un capullo xD
      De todas formas, intuyo que estamos de acuerdo, más allá de las palabras que cada uno escojamos para definir tal o cual cosa.

      Eliminar
  2. Los de mi quinta -y los anteriores, claro- empezamos mamando de las ubérrimas ubres de la radio, ese artefacto fascinante que con el paso del tiempo ha perdido todo su poder. Y luego caías en manos de algún o algunos desaprensivos que te iban metiendo en la secta. En aquella época el pop, en sus múltiples variantes, era lo más oido. Y por supuesto, mientras no se tiene un criterio propio hay que ir a ciegas: a base de prueba/error/otra prueba se va uno haciendo ese criterio. Y al final es cuando llegas a la conclusión de que cuanto más música oyes más te queda por oir. Lo cual es magnífico: no hay vida suficiente para abarcarlo todo, para aburrirse.
    Otra cosa es la amplitud de criterio, y en ese sentido no entiendo a los que se quedan en un solo estilo y no salen de ahí: conozco a más de un "experto" -en progresivo, death metal o lo que cuadre- al que no se le puede hablar de ningún otro género más que ese. Lo cual se me hace extraño, me hace pensar que más que gusto por la música hay un afán de ser el pope de un género para la tribu, o algo así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A dichos 'expertos' no he tenido el gusto de conocer, pero en mi agenda hay unos cuantos sujetos cuya filiación musical consiste en seguir cual sectarios una banda o un estilo y, agotada esa particular tendencia, saltar a otra cosa, sin dejar de ser unos sectarios, claro. Con lo que mola (y tiene de privilegiado) picar de aquí y de allá, moverse entre varios estilos, músicos y siglos... Unos momentos demandan piano y otros distorsión, y veo muy tontuno que los prejuicios impidan disfrutar de lo que, al fin y al cabo, es música, sonido.
      'Lo cual es magnífico: no hay vida suficiente para abarcarlo todo, para aburrirse.'
      Y que lo digas.

      Eliminar
  3. No tienes ni puta idea, Dani, Bach es lo mejor del mundo mundial. Ignorante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh eh eh eh eh eh eh eh! [dramatización: http://www.youtube.com/watch?v=VH86EzIC124] ¿Bach? Los dos primeros trabajos de Skid Row me parecen lo más.

      Ale.

      Eliminar
  4. Dani, estoy con Lu. eres un ignorante total.

    ResponderEliminar
  5. Judas Priest... Por dios... Desde luego. Yo venga a dejarte dedicatorias en post de compositores de la vanguardia post segunda guerra mundial y tú que si Judas Priest...

    ResponderEliminar
  6. Sobre las Goldberg, venga esas cuatro versiones...

    Trevor Pinnock al clave, clásicas
    Glenn Gould la versión del 55 y la del 81, para mear y no echar gota
    Uri Caine, las jazzy style... Uffff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira por donde he escuchado las Goldberg interpretadas al clave y al piano (la del 81 de Gould concretamente), amén de la adaptación para trio de cuerda (mi preferida esta última); y nada, tío xD Debo tener por ahí cierto gen antigoldberg o algo.

      Eliminar
  7. Y, ¿qué me dices del Clave bien temperado? La cumbre del barroco... Lo dicho, ignorante...

    Jajajaja

    Pero si sé que te encanta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 'El clave bien temperado', 'La lucha entre la armonía y la invención'...
      Barroco = nombres cachondos. No diré más.

      Eliminar
  8. Tronco, lo bueno está claro es lo que le gusta a uno, como decía Chejov, ¿el criterio en el arte? Sí, está el que me gusta y el que no... Aún así, cuando se hacen listas de ''los mejores grupos de la historia del rock'', creo que la peña podría tomárselo un poco más en serio o simplemente anticipar diciendo que va a hacer una lista con sus grupos favoritos, una de esas listas de los amigos que tocan en mi barrio y me gustan... Jajaja Es que he tenido una discusión bloguera este finde acerca de estas memeces...

    En fin, yo me quedo con los Maiden. Los Judas no valen pá ná.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Judas caca pero Maiden hamos. Eres una risión de persona. Fuera de mi propiedad xD

      Eliminar
  9. Tío, no te quejaras, seis coemntarios contando este.

    Un abrazo en todos.

    ResponderEliminar
  10. Hola guapo, ¿qué tal? Bueno, dejémonos de mierdas y al lío. Quiero soltar mi primer disparate: Los Queen de los ochenta están sobrevalorados hasta el hartazgo. De esa época sólo salvo One Vision, Breakthru, la chachi fantástica I Want It All y una del The Miracle que tenía nombre de establecimiento de kebab. A partir de ahí, nada, cero, The Works no me gusta, Kind Of Magic tampoco. Hot Space es una bizarrada de los Modern Talking, The Miracle tampoco, Flash Gordon es un WTF en toda regla. Los mejores discos, para mí son en su época setentera y el incomensurable Innuendo, donde el magnánimo Freddie en cada canción profetizaba su muerte. ¿Cómo no recordar These Are The Days Of Our Lives? Bueno, respecto a lo que dices, sí, yo también hago como tú, mecanizo la música, Escucho el disco más famoso de una banda, me voy a la wikipedia, si todos se sacuden la chorra y lo puntúan bien; lo escucho, y si ese disco me gusta, paso a los restantes. Bueno, miento, lo hago si la discografía es corta. Como tú comprenderás la discografía de Judas, o de lo que es lo mismo, Caca Downing, Tipton y Halford berreando como un jabalí desangrándose como que... me quedé en Painkiller, y gracias. De todos modos, existe el criterio, y de hecho, asumimos poderes fácticos a la hora de juzgar la música, y no debería ser así; pero inconscientemente: muchos lo hacemos. Hablas de Bowie, bueno, para mí es el artista total del siglo XX en lo musical, y Led Zeppelin me molan mucho, pero no puedo con Robert Plant, y Page otro sobrevalorado -aquí es cuando me matan-.

    de Bach no he oído nada, yo soy más de Haendel, shurprimo.

    PD: La mejor era de Sabbath fue con Tony Martin, que no te mientan

    PD2: Tío, eres un ignorante (ya que Lu y Freaky te lo habían dicho: secundo la moción)

    PD3: No te quejarás de la extensión de mi comentario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Venganza por mi valoración acerca de la figura de Reverte y el 'reproche' de anteayer?
      Discrepo en casi todo.
      Lo de mecanizar la música dejé de hacerlo hace bastante. Bueno, mecanizar en el sentido de procesar una discografía inmensa de manera sistemática con tal de poder decir 'he oído a estos tíos'. Ultimamente rehuyo de hecho las bandas con un montón de discos a sus espaldas, determinadas bandas para ser exactos. Escuchar veinte publicaciones (o más), si no eres muy flan, puede llegar a fatigar cosa mala, y yo no estoy para esos trotes, la verdad xD
      A 'Headless Cross' le dediqué un post en su momento xd

      Eliminar
  11. Cada vez vamos borrando y difuminando barreras musicales, eso siempre es bueno, por mucho cacao mental que se nos pueda formar en la cabeza:)
    Hoy mismo me he comprado el primer trabajo de Elvis Costello (un tipo que no me llamaba especialmente la atención) y por probar, por arriesgar, ahora mismo mientras te escribo estoy disfrutando de un gran disco.

    Ojalá más gente abriera los oídos como tú, con sus gustos y criterios por delante, eso siempre.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hace varios días, en referencia a la eterna falla entre música culta y música popular, me hice una pregunta: ¿y el jazz? xD Bueno, de un tiempo a esta parte la mayoría de conservatorios lo han adoptado como suyo, pero el género desde luego no tiene orígenes académicos.
      Pd: Ojalá xD

      Eliminar
  12. Jué, es que Bach, en general, es un tío aburrido... frío como un jodido témpano, sin la fuerza de los románticos, ni la chispa de Mozart, ni la gracia de los nacionalistas del este de Europa... de todas formas, yendo al rock n' roll, amigo, que nadie mente en vano a los Queen ochenteros, que, por más que estén en boca de todos y el reproductor de CDs de muchos indeseables, hacían una música tremenda. Yo me alegro de irme quitando los prejuicios musicales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevo cinco minutos asintiendo. Debemos ser almas gemelas o algo así, porque la comunión de opiniones es total.

      'frío como un jodido témpano, sin la fuerza de los románticos, ni la chispa de Mozart, ni la gracia de los nacionalistas del este de Europa...'

      Para enmarcar, simplemente.

      Yo, cuando quiero escuchar algo contentillo, busco sonatas de Mozart; si estoy tristón, algo para piano de Schumann; si quiero emociones fuertes, un concierto romántico; pero Bach... ni una cosa ni otra xD

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Ácido lisérgico, alguien ha debido esparcirlo por el ambiente.

      Eliminar
  14. Di que sí, los sacerdotes podrán decir misa, pero sobre tus gustos tú tienes la última palabra. En otro orden de cosas: no soporto a los Judas Priest. Vamos, no quiero oírlos ni a kilómetros de distancia. Vade retro XD

    Y menudo debatillo se ha formado en torno a Queen. La cosa se ha salido de tiesto, pero por echar leña al fuego, o sangre a la herida, yo digo que aunque no es un grupo que me motive en exceso, y que tampoco me he puesto con ellos demasiado, tiene canciones que me gustan mucho, y por supuesto unas cuantas ochenteras. Show must go on, Another one bites the dust... Ésta última mola mucho en un pub, o será porque es una de las favoritas de los Dj'S que ponen Queen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Queen en los 80 tienen un montón de discos super entretenidos, por no hablar de 'The Game', seguramente mi preferido. Quien disfrute con el pop, el rock y el sonido distintivo de mucha música de aquella década, se lo pasará bomba con 'The Works' o 'A Kind of Magic'. 'Live at Wembley '86' recoge parte de esas inclinaciones, y nadie niega que sea uno de los mejores directos de los 80.

      Eliminar
    2. http://www.youtube.com/watch?v=jD2rgM6k2GA

      Eliminar
  15. Somos unos iconoplastas.

    Eso sí es rock.

    PD: ¿Sabías que Ozzy en su autobiografía habla precisamente de lo ridículos que se sentían con el tema del "satanismorl"? ¿Te lo dije? ¿Sabías que Ozzy sacó autobiografía? xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho todavía conservo en la memoria cierta anécdota que me contaste sobre Ozzy y la colonoscopia. Era verdaderamente... colonoscópica.

      Eliminar
  16. José Fernández6 de mayo de 2012, 2:12

    La gente como tú estraga la música clásica, pervertido, que eres un pervertido. Yo me contento con destruir el jazz, como se deduce de esta camiseta que guardo como oro en paño: http://imageshack.us/photo/my-images/515/axentecomamin.jpg/

    ResponderEliminar
  17. José Fernández6 de mayo de 2012, 2:17

    Yo me limito a estragar el jazz, no como tú que eres un pervertido y un sinvergüenza!! (ah, la dieresis, que jran inbento!!)

    ResponderEliminar
  18. Respuestas
    1. José Fernández6 de mayo de 2012, 15:50

      En gallego es una palabra de uso muy común. En castellano no, aunque también existe.

      Eliminar
  19. Relajada vine y estragada me voy. Saludos, sweet Dani.

    ResponderEliminar