martes, 20 de marzo de 2012

Viñetas (I)

Se llaman estudios a las composiciones para un único instrumento cuyo fin consiste en que el intérprete adquiera una destreza en particular o compruebe que ya la ha adquirido. Los estudios, por momentos, recuerdan a los ejercicios de matemáticas, a levantar y dejar caer una mancuerna hasta lograr un bíceps definido, a todo aprendizaje en definitiva que sirve para interiorizar una técnica y que nos presenta formalmente a ese nada entrañable amigo llamado tedio.

Los Estudios de Chopin son, además de estudios mecánicos, estudios de expresión; piezas imprescindibles para que el pianista mejore su técnica, pero cuya escucha, contrario a lo que pueda parecer, constituye un detalle que los oídos agradecerán, satisfechos. Los Estudios de Chopin resumen con acierto el ejercicio de pianista: arduo y repetitivo por un lado; gratificante, vital y ensoñador por otro.

Por suerte o por desgracia nosotros estamos en el patio de butacas, lejos de las salas de ensayo, es decir, nos quedamos con la faceta gratificante, vital y ensoñadora.

Vladimiro recorre con la mano derecha el teclado, de punta a punta casi, mientras martillea (algo imposible en el estilo insólitamente delicado que practicaba Chopin) su mano derecha contra las pesadas teclas graves. El resultado es emocionante, sobra decirlo.



Para los hambrientos, otro Etude, interpretado esta vez por Lang Lang, el hombre del histrionismo facial y las cualidades excepcionales:

6 comentarios:

  1. Por cierto, no sé qué cojones le ocurre al gadget de etiquetas del blog que no me permite más que o mostrar todas o no mostrar ninguna, facepalm.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni idea de etiquetas. Creo que Google está haciendo cosas muy raras ultimamente.

      Eliminar
  2. Los Etudes de Chopin don alucinantes.... Yo los tengo por Iker Jimenez y me fascinan. Los escuché el otro día después de leer tus Sonata/Forma Sonata.

    Por cierto, ya te deje a Al Di Meola por casa...

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. Más heavy Vladimiro, más suave Lang. Aunque me cae mal el estilo pose afectada del oriental este.
    Tal vez fuera mejor oirlos simplemente, sin tener que ver sus tics.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tipo ha hecho de sí mismo un espectáculo audiovisual. De todos modos reconozco que me gustan sus interpretaciones; escucharlas y, a veces, verlas. Menos simpatía siento por sus respuestas en determinadas entrevistas en plan "No puedo contestar a esa pregunta porque he firmado un contrato con tal empresa".
      Pianistas posmodernos, u know.

      Eliminar