jueves, 22 de marzo de 2012

Estalinistas y anarco-capitalistas, porque de todo tiene que haber en la viña del señor

 Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais 
he visto a adolescentes manifestando su absoluta convicción de que el gobierno platónico de los mejores es el mejor sistema posible
he presenciado defensas acérrimas del totalitarismo nazi
he leído a minorías del Partido Comunista (de Tannhauser) elogiar el sistema de partidos norcoreano
Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia

No es por presumir, pero, en lo que respecta a ideas delirantes acerca de lo político y lo social, soy una enciclopedia andante. Demasiados años viendo programas de Intereconomía, leyendo a teóricos precontemporáneos y, sobre todo, discutiendo en foros de Internet. Con los ladrillos que he leído y he escrito en foros podrían construirse varias torres de Babel. Siete años de trifulcas virtuales dan para mucho: uno llega a conocer de primera mano multitud de argumentarlos, multitud de perspectivas referentes a multitud de cosas; pero también se cansa, y, como le siguen interesando los temas de la actualidad pero no quiere leer chorradas, aprende a ser selectivo y también a no entrar en cada polémica de la red que encuentra cual Don Quijote resuelve-entuertos.

¿Que el aborto es un asesinato porque acaba con la vida?
¿Que el comunismo significa pobreza y ha matado a millones de personas?
¿Qué los inmigrantes son sucios y delincuentes?

Venga, sí, puerta.

Al final uno sabe lo que le van a responder, y sabe lo que responderá a eso que le han respondido; sabe además que la discusión no va a producir ningún acuerdo; y lo más importante: sabe que él tiene razón, y, el otro, no. Cuando uno está seguro de lo que piensa, no le hace falta meterse en berenjenales. Por eso yo únicamente expongo con seriedad mis ideas cuando considero que la otra persona tiene algo que aportar de verdad. El resto de mis intervenciones las realizo bien por diversión, bien porque después de tanto tiempo sigo cayendo ante determinadas provocaciones, bien por otros motivos de lo más esperpénticos.

Ahora bien, no me arrepiento de ninguna de las horas tiradas en debates foriles. Gracias a ellos he descubierto muchas posturas interesantes, he aprendido a relacionar ideas, a conceptualizar mejor y a refinar mi modo de pensar. Además, ahora sé de un montón de movidas freaks dignas de ser contadas en las mejores conversaciones de bar, movidas como las que defienden los estalinistas del siglo XXI o los engañosos anarco-capitalistas. Empecemos por los primeros.

El estalinista del siglo XXI habita en al ala más radical del Partido Comunista (integrado en Izquierda Unida) y es una especie relativamente difícil de encontrar en Internet. Los estalinisitas al fin y al cabo representan una minoría dentro de otra minoría. Calculando, si 1 de cada 100 personas simpatiza con el Partido Comunista, 10 de cada 100 simpatizantes del Partido Comunista simpatizan con Stalin (Koba para los amigos). Ahora, son pocos pero están bien entrenados. Nadie cita a Marx como ellos. El estalinista del siglo XXI afirma con rotundidad que el Holodomor (Genocidio ucraniano) es un cuento del imperio; que Jrushchov se convirtió en uno de los más grandes traidores cuando, ya lider de Partido Comunista de la URSS, empezó a echar mierda y a contar falsedades sobre Stalin, las purgas y demás; que el amado lider Kim Jong-il (ya fallecido. Pobriño él) era, en efecto, un lider amado, por nada más y nada menos que un pueblo de insuperable espíritu crítico; que Trotsky era tan joputa como Jrushchov o más, y que merecía uno, dos y cincuenta piolets; que Lenin en 1924 prefería como sucesor a Trotsky en vez de a Stalin porque estaba moribundo y la sangre no le llegaba a la cabeza; y, por supuesto, que esta imagen
'esta imagen'
solo agrada a una suerte de revisionistas cobardes, ocultando la auténtica verdad:


La otra 'auténtica verdad'

Convencer a un estalinista del siglo XXI solo es posible por medio de la Biblia Roja, o sea, textos de Marx (a ser posible de las obras más viejunas del barbas), textos de Lenin ('El Estado y la revolución', libro de cabecera) y, claro está, textos del propio camarada Stalin. El resto de escritos bien pueden ser considerados imperialistas, revisionistas y falacescos.

'Trotsky, no eres más que un Judas.'
Iósif Stalin, 1938

Amen.

Ídolos anarco-capitalistas (I):
Ludwig von Mises
Lo bueno del estalinista del siglo XXI es que se le puede ignorar y no pasa nada. Cosa distinta ocurre con los citados anarco-capitalistas (vamos ya con estos). Yo habitualmente paso de ellos, pero me preocupa ligeramente el avance de sus argumentos en favor de la libertad absoluta de mercado. Me preocupa porque esta gente presenta sus ideas con un halo de cientificidad tal, que puedes llegar a pensar que delante tienes a una especie de doctor en economía, cuando en realidad lo que te están soltando es un argumentario que trata de recuperar ideas de hace setenta años, ideas además ya superadas, de movedizo fundamento filosófico y fácilmente refutables si uno tiene visión panorámica del asunto.

Ídolos anarco-capitalistas (II):
Friedrich Hayek
El anarco-capitalista propugna suprimir la intervención económica del estado. Éste debe limitarse a mantener unas fuerzas de seguridad que garanticen las interacciones en el mercado capitalista. He ahí quizás lo más cómico de estos sujetos: su auto-consideración como anarquistas cuando lo que defienden es, grosso modo, propiedad privada, viejas jerarquías y una autoridad estatal con capacidad para reprimir. El anarco-capitalista entiende que lo principal es la libertad y que el capitalismo laissez faire (ese 'la mano invisible proveerá') es la manifestación suprema de ésta. Subyace a dicha concepción una perspectiva individualista de origen decimonónico que ignora la importancia de lo social en la vida humana.
Aquel ‘La sociedad no existe’ de Margaret Thatcher sintetiza con gran éxito la idea de que solo hay individuos y que las relaciones entre estos empiezan y terminan en las interacciones que se producen en el mercado.

Ídolos anarco-capitalistas (III):
Jesus Huerta de Soto, tontolaba donde los haya
Me gustan los anarco-capitalistas cuando hablan en términos macroeconómicos y presentan gráficos porque, mientras hacen eso, dejan en paz el tema de la condición humana, terreno éste en el que más palos se les puede dar, pero también en el que muestran ideas bastante sombrías:

'El hombre (cada hombre) es un fin en sí mismo, no el medio para los fines de otros. Debe existir por su propio esfuerzo, sin sacrificarse a otros ni sacrificar a otros para si mismo. La búsqueda de su propio interés racional y de su propia felicidad es el más alto propósito moral de su vida.'
'La felicidad es un estado de alegría sin contradicciones. Es posible sólo para el hombre racional, el hombre que sólo desea objetivos racionales, sólo persigue valores racionales y sólo encuentra su alegría en acciones racionales.'
Ayn Rand

Ídolos anarco-capitalistas (IV): Ayn Rand
Habría mucho que decir de esta gente. En los últimos años se han reproducido como conejos, y no es extraño encontrar a varios de ellos en los foros más visitados. Estad alerta.

Por último, guía básica del tío Dani para ownear a un anarco-capitalista:
1. Espera a que el tipo subraye el hecho de que la libertad individual bajo ningún concepto debe estar limitada.
2. Arguméntale que, si la libertad individual no puede estar limitada por nada ni nadie, tú tranquilamente podrías -haciendo uso de tu libertad radical-, cepillarte al primer transeúnte que encontrases, y que si no te lo puedes cepillar es porque la libertad individual ya está cercenada cuando se considera que tu libertad acaba donde empieza la del otro.
3. Termina afirmando que, si para garantizar la libertad de cada ciudadano es preciso aplicar la máxima mencionada (‘mi libertad acaba donde empieza la del otro’), resulta razonable entrar a debatir si otras libertades (económicas) deben ser sacrificadas en aras de un beneficio social.

26 comentarios:

  1. "¿Que el aborto es un asesinato porque acaba con la vida?
    ¿Que el comunismo significa pobreza y ha matado a millones de personas?"

    Pues... Bueno, ahora es cuando comento que un golpe de Estado militar con Directorio y tábula rasa de cambiar la Constitución y deshacer el Parlamento le vendría bien a España y entonces quedo mal, así que me abstengo de repetir mi opinión. Al mismo tiempo, los dos grupúsculos que analizas me parecen demenciales. A los primeros te los puedes tomar a coña, pero los segundos dan mucho miedo y cada vez tienen más poder. Lo bien que se estaría si al decir "Escuela" y "Chicago" la escuela fuese de arquitectura y no de economía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. +1

      Pd: También hay una Escuela de Chicago de sociología :D

      Eliminar
    2. La arquitectura fue una de las puntas de lanza del neoliberalismo de personajas tan nefastos como Ayn Rand. Y sino , vea usté "El Manantial" de King Vidor, libro basado en una novela de este señor ruso tan serio, que un servidor suele colocar como la peor penicula de la historia (especial gustirrinín que me da tocarle los cojones a los cinefilos vieja caspa mentando este peneculo en tan destacado lugar).

      Eliminar
  2. Post para subir nota... Tremendo. Desde el principio con el gran nexus 6...

    Sobre los estalinistas del siglo XXI, te diré, que hace años uno quiso pegarme... Acabé pegándole yo porque el mameluco no se creía que con su tamaño y estatura era mejor dejar de tocarle los huevos aun tío de mi tamaño y estatura... Jajaja

    Sobre los otros... dios, si están en el poder, marciano... Son los neocons de Bush y Cheney y los sonrientes Gallardón y Botella...

    En fin, que este post me lo llevo a la bodega de Jimmy que mola mucho.

    Un abrazo y sigue pensando, reflexionando y escribiendo que yo te lo agradezco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, tío. Yo me he referido a los foros (porque siempre hay un grupete de gente insistente y cansina enarbolando la bandera ancap, osease, de anarco-capitalista), pero la realidad de los altos cargos es mucho más desoladora: España camina por la senda de Alemania, Alemania por la senda de EEUU, y en EEUU uno de los candidatos a presentarse por el Partido Republicano es Ron Paul (aunque no sé quién apesta más, si Ron o los otros tres).

      Eliminar
  3. Me decía un amigo mío de esos estalinistas, como justificación, que Stalin había parado al fascismo durante la guerra. ¿Y qué tendrá eso que ver con las purgas y la violencia que Stalin ejerció? Eso sí, he conocido a trotskistas aún más intolerantes y sectarios que siguen tachando a Negrín de traidor y majaderías semejantes. Sobre el anarco-capitalismo, coincido con tu análisis. El neoliberalismo es una ideología individualista camuflada de sistema económico. No es casual que sean los anarco-capitalistas quienes más ataquen a los sindicatos. Son la última barrera en defensa del estado del bienestar y como tal la atacan, para que todo acabe privatizándose y los trabajadores, sin derechos. Ya lo hizo la Thatcher, a la que mentas. Lo triste es que son los propios trabajadores quienes les hacen el trabajo (nunca mejor dicho) sucio dando el voto al PP. Muy buen artículo.

    Saludos.


    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. +1 again.
      Muchos se inclinan por el anarco-capitalismo porque lo ven como una opción de cambio, pero ay de aquel cambio que -entre otras cosas- propone quitar a los sindicatos del medio...

      Eliminar
  4. Pues si, muy buena entrada, con mucha sencillez pero sin simplezas. Personas hay de todos los tipos, así que hay muchas mentes para tan pocas ideologías... Generalizando por mi experiencia, y a la gente que he conocido, los nuevos estalinistas (que es verdad que son pocos) suelen abrazar la ideología por fanatismo, por que sí. Los anarco-liberalistas, neo-liberalistas, etc... de todo un poco, pero muchos de ellos solo esgrimen sus posturas porque son las que más les benefician, en pos de mantener su bienestar económico, o lo que ellos consideran que así lo hace. Los menos son los intelectuales, los que abrigan esa ideología por la propia ideología.

    Como ejemplos pienso ahora en un chaval inflexible (otra de las características es que no están abiertos a cuestionar sus rígidas posturas) que defendía todas las medidas duras de China con las hijas que naciesen y demás, y hubiese defendido lo que fuera que hiciese el Estado. Como ejemplos de los segundo... Intereconomía, hay se juntan para hacer merienda-cena. Yo también veo mucho ese canal.

    Tu refutación es más vieja que la pana, pero no por su sencillez deja de tener la fuerza que ha tenido siempre. Ahí está.

    Saliéndome un poco del tema, creo que algunas ideologías y posturas individuales están bien para la literatura, el arte... en fin, terrenos de expresión individual que no necesariamente deban llevarse al terreno de lo social y político. Yo en eso me peleo mucho contra lo ''políticamente correcto'', pero intento no confundir las cosas.

    Buena entrada, Dani, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 'Los anarco-liberalistas, neo-liberalistas, etc... de todo un poco, pero muchos de ellos solo esgrimen sus posturas porque son las que más les benefician, en pos de mantener su bienestar económico, o lo que ellos consideran que así lo hace. Los menos son los intelectuales, los que abrigan esa ideología por la propia ideología.'

      Mira que yo diría que ocurre al reves y que los más son los intelectuales, lo cual causa aún más desasosiego, porque los que votan al PP no son tanto gente que va a sacar gran tajada de ello como gente que se ha tragado el cuento.

      Eliminar
    2. Bueno, yo me refería a la causa de su postura, que sea intelectual o por puro interés se adhieren. Que lean libros y sean ''intectuales'' no hace que sus ideas necesariamente se hayan establecido por una reflexión real. Haber hay de todo, pero en fin.

      Eliminar
    3. Hmm, yo creo que aquí la distinción estaría entre los que apoyan este proyecto de sociedad porque maquiavélicamente hablando les favorecería y los que lo hacen porque realmente creen que esa es la mejor sociedad posible. Los segundos casi que acojonan más.

      Eliminar
  5. Hay muchos más estalinistas de los que parece: el absolutismo, en una u otra forma, tiene mucho tirón. Posiblemente muchos no se atrevan hoy a proclamarse como tales (ni muchos fachas, ni muchos patriotas partidarios del tiro en la nuca), pero los hay. Yo de joven era trosko, y si algo me quedó claro es que la ideología solo es una pantalla: la pulsión dictatorial, de un modo u otro, está enraizada en mucha más gente de la que nos creemos. La "verdad" de uno casi siempre vale más que la de los otros.
    Y los anarco capitalistas son un chiste, qué quieres que te diga. Su verdadera ideología es "sálvese quien pueda, que yo puedo". Ya me gustaría a mí verlos sin un duro, dependiendo de los servicios sociales, a ver qué decían entonces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprovecho tu comentario para traer a colación a los nazbols:

      http://es.wikipedia.org/wiki/Partido_Nacional_Bolchevique

      "Nuestra doctrina geopolítica NAZBOL, propugna un espacio vital para nosotros y para el resto de pueblos arios: Eurasia. Un gran imperio continental donde puedan desarrollarse y preservar su identidad etno-cultural; una federación de repúblicas Nacional Bolcheviques."
      http://www.alasbarricadas.org/forums/viewtopic.php?t=18114

      De locos está lleno el mundo.

      Eliminar
  6. Grande Dani, instructivo y divertido. Me he descojonado con el pie de foto de Huerta de Soto. Ya que estoy, reivindico a Lenin, claro..., jajaja. Un saludo (enlazo esto por ahí)...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado de tenerte por aquí, Kez.
      Huerta de Soto es fuente inagotable de humor, ya sabes.

      Eliminar
    2. Ando com poco tiempo para bloguear... Pero en fin, de vez en cuando... leemos algo como esto tuyo, jejeje.

      Eliminar
  7. Qué bueno, Dani. No sé quién es ese Huerta de Soto, con esa pose tan guay. Me estoy ahorrando más de un sofocón, supongo. Cuando estudiaba Económicas hacía un fanzine con cinco compañeros. La revista "oficial" de la Facultad se llamaba "El Inversor", y la llevaban alumnos/as del Aula de Cultura. Un coñazo supino, no sabes. La nuestra era "El Especulador", y usábamos pseudónimos porque sí, temíamos represalias (acusábamos a profesores corruptos, desmontábamos teorías macroeconómicas alegremente, criticábamos planes de estudios y otras fechorías académicas, señalábamos al profesorado que se tocaba los genitales,... Dábamos por culo, en definitiva). La gente siempre esperaba el próximo número con ganas, y cuando teníamos fotocopiados todos los ejemplares (gracias a una copistería regentada por un holandés tan mosca-cojonera como nosotros), los repartíamos a primera hora en todas las aulas, dejando un montón en cada una, sin que nadie nos viese. Era un gustazo ver cómo la peña se tiraba en plancha a por un ejemplar y se descojonaba leyéndolo, muy gratificante. Yo hacía como la que se partía el culo también, claro, soy una gran actriz. Esto viene a que tu post me ha recordado las cosas que soltábamos. También publicábamos chorradas, como el típico pasatiempo de "une los puntos": "Descubre la auténtica mano invisible de Adam Smith", y cuando lo hacías, aparecía una cosa así:
    http://fuck-you-bitch.com/
    Joder, te juro que visto en la revista hacía gracia... Los "espermatosoides" de mi blog también son de aquella época, pero no son míos, ¿eh?, yo no tengo la culpa. Te habríamos fichado de cabeza, camarada.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mola, Lu, mola mucho.
      El mundo está necesitado de trolls con humor y espíritu crítico. Necesitadísimo.

      Eliminar
    2. Por cierto, ¿terminaste Económicas?

      Eliminar
  8. Sí terminé Económicas, pero no me lo tengas en cuenta, Dani, quién no hace tonterías de vez en cuando, quién.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, como por acá no hay más que comentarios a favor de este artículo, me temo lo peor de los que me lean a continuación. Incluso espero que me lo borren o algo así... No obstante, voy a intentar probar suerte y lo voy a criticar.

    Dicho esto, comenzaré mi "discursito" (para el que tenga tiempo de leerlo y le apetezca, claro) diciendo que no soy estalinista, ni comunista, ni socialista, ni por supuesto, del Partido Popular (PP). Y esto último lo subrayo a base de bien, porque como a continuación voy a decir que soy de esos demonizados neo-liberales, pues habrá quien, como he visto, me encuadre acá, en el PP, de forma inmediata, cuando soy uno de los más acérrimos críticos de este partido, que por lo general, para un liberal, suele ser otro partido comunista más encubierto que dedica sus mandatos electorales (como todos los partidos de este tipo) a favorecer a sus "amigos" y a tapar las oscuras marañas de corrupción que acaban rodeándolo. Dicho esto, prosigo defendiendo mi postura.

    Lo que defiende un liberal, aun no le queda claro a mucha gente. Muchos son los que se llaman a sí mismos liberales, pero pocos son los que lo son realmente y muchos los que manipulan.

    Un liberal defiende al individuo y sus derechos (humanos) por encima de la masa, es cierto, pero no lo hace como un descabezado que no tenga ningún tipo de juicio.

    En primer lugar, un liberal es consciente que los derechos no son absolutos y que por tanto, deben ser limitados para no atentar contra la existencia de otros.

    Por ejemplo, si se quiere salvaguardar el derecho a la libertad de expresión sin más y sin ponerlo límites, se estaría también atentando contra el derecho al prestigio personal (a no recibir insultos ni acusaciones infundadas entre otras cosas). Por lo tanto, el derecho a la libre expresión precisa límites.

    Mucha de la actual doctrina juíridica en este sentido, arranca de estas consideraciones liberales y por lo tanto, no es para nada cierto, que un liberal quedara destrozado ante la consideración de si se es libre para asesinar a quien me venga en gana y tal y cual...

    En realidad, es una consideración ética. La ética impone estas limitaciones para evitar subterfugios que favorezcan la destrucción de la misma. Por ejemplo, el asesinato es una inmoralidad, porque la vida humana es algo que ha de estar por encima de todas las cosas, sin embargo, la vida humana es algo que poseen todos los seres humanos, y por lo tanto, su intangibilidad radica en la necesidad de favorecer su prexistencia cuando se ve puesta en peligro.

    Por eso, que cuando uno se vea atacado por un asesino, puede esgrimir una legítima defensa para salvar su vida aunque llegue, si no hay más remedio, a acabar con el asesino. El asesinato es inmoral, pero en este caso, no estaríamos ante un asesinato de verdad porque lo que se trata es de defender la propia vida.

    En realidad esto es algo que comprendemos todos pero muchos tratan de liarlo a posta con la finalidad de encontrarse por encima de sus "enemigos dialécticos" y colocarse en el pedestal de la razón (como a mi entender hace el autor del presente artículo).

    [Dado que no puedo continuar con este post por falta de espacio, trataré de hacerlo a continuación con el siguiente (perdonen las molestias)].

    ResponderEliminar
  10. justo que se les impida vivir. Y si esos son un
    Si los anarcocapitalistas no mantuvieran esta última idea, no serían ya anarcocapitalistas, serían anarquistas sin más. No habría diferencias entre Ayn Rand y Bakunin, y SÍ que las hay.


    [Vuelvo a continuar con mi exposición abajo por falta de espacio y una vez más reitero mis disculpas hacia el amable lector]

    ResponderEliminar
  11. Disculpen por el mensaje de arriba, he cometido un error al cortar y pegar el mensaje y lo que he escrito es incoherente, lo pego a continuación entonces:

    Como decía arriba, el liberalismo es la base de muchos de los derechos constitucionales y negar sus referencias es negar también la base con la que a lo largo del tiempo se han ido construyendo los derechos humanos.

    En cuanto al Estado, el liberal puede aquí ser más o menos estricto con su desaparición. Una absoluta desaparición, efectivamente, no la defienden más que los más extremos, como los anarcocapitalistas, si bien, tal desaparición no acarrea tampoco la pérdida de una mínima tutela que asegure el mantenimiento "SOCIAL" de los derechos individuales.

    Es preciso alquien que ayude a los más DÉBILES a defenderse contra los más FUERTES. Tienen que exitir las cárceles y el derecho penal. Es preciso. El homicida debe ser encarcelado salvo que la sociedad, decida finalmente que morir a manos de un asesino le dé igual. Esto último que he dicho es obvio, pero seguro que alguien querra darlo vueltas a su antojo, por eso trataré de perfilarlo. Evidentemente, uno tiene derecho a morir cuando le venga en gana. Defiendo la eutanasia y el sucidio porque es una decisión personal. Ahora bien, si muchos son los que prefieren morir a vivir, no es justo que se les impida vivir. Y si esos son un día "todos", entonces, la suerte estará echada. El problema surgirá cuando no sean todos. Entonces lo que llamaríamos Estado (bajo mínimos, pero Estado al fin de al cabo) será el que deberá salir a la palestra a defender a esa minoría. Por eso el Estado debe ser un Estado policía.

    Si los anarcocapitalistas no mantuvieran esta última idea, no serían ya anarcocapitalistas, serían anarquistas sin más. No habría diferencias entre Ayn Rand y Bakunin, y SÍ que las hay.

    ResponderEliminar
  12. Particularmente yo defiendo un Estado bajo mínimos. Un Estado como el predicho, y si se quiere tampoco soy de los radicales que eliminaría absolutamente a todo el sector público. NO ME IMPORTA QUE HAYA EMPRESAS PÚBLICAS, SIEMPRE QUE SE DEMUESTRE QUE FUNCIONAN BIEN, GANAN DINERO QUE SIRVE NO SOLO PARA CUBRIR EL SALARIO DE SUS TRABAJADORES Y DIRECTORES, SINO TAMBIÉN (Y ESTO LO RECALCO) PARA EVITAR EL PAGO DE IMPUESTOS Y TASAS A LOS CIUDADANOS Y SIEMPRE QUE NO PERJUDIQUEN NOTABLEMENTE LA LIBRE COMPETENCIA ASUMIENDO TOTALMENTE UNAS TAREAS QUE PODRÍAN LLEVAR OTROS EN FORMA DE NEGOCIO. Además, para evitar un funcionariado que se aristocratice, nadie debería de poder ocupar un puesto de trabajo en el sector público, más de cinco años durante toda su vida (y cinco ya son muchos).

    Por lo tanto, la privatización, no tiene que alcanzar a todos los sectores. Sinceramente, los discapacitados para trabajar o para competir en el mercado, deben ser atendidos. Por razones éticas, pero también egoístas, para evitar revueltas que acaben por imponer dictaduras o matanzas. Pero su atención no debería significar tampoco una total dependencia salvo casos demasiado extremos. Una persona puede ser siempre útil si se la ayuda a serlo, tenga los problemas que tenga...

    Lo que nunca defenderá un liberal (yo me considero liberal clásico adaptado a los tiempos modernos; un neo-liberal, vamos, PERO NO UN NEOCON, porque no soy un conservador en absoluto)es un Estado paternalista que continuamente esté interviniendo en todos los aspectos de la vida con el afán de "ayudarnos a ser mejores personas". Un Estado que imponga una educación-manipulación, cuando lo que debería de exisitir es un examen oficial de compromiso y la clase darla tutores privados o empresas privadas elegidos al antojo (y siempre que uno quiera hacerlo así, y no preparar este examen de compromiso bajo su propia tutela), RECIBIENDO EL QUE NO TENGA PARA PAGARLO UN CHEQUE DEL ESTADO (habiéndose sacado el dinero precisamente de las cuatro diligentes empresas públicas que haya, NO DE LOS IMPUESTOS).

    En cuanto a la libertad económica, queda claro que si la gente quiere luego crear comunas y valerse del trueque, es su problema. Eso sería también un Estado liberal porque respetaría la libertad económica (el capitalismo permite también eso, una empresa-comuna que en vez de competir, se autoabastezca).

    Vistas así las cosas, el discurso liberal (espero) no se verá tan malo. Cada liberal, sin duda, aportará su visión personal, pero siempre confinándose a la idea de evitar por todos los medios un Estado represor que trate de devorar al individuo.

    ResponderEliminar
  13. ¡Madre santa! Dice usted muchas cosas, Sr. Anónimo. Ahí hay tanta semilla susceptible de crecer y convertirse en una discusión tocha...

    No sabría por dónde empezar, comprenda usted.

    Ahora, la que ha dejado caer no me parece una réplica sólida hacia mi "guía básica para ownear a un anarco-capitalista".

    En cuanto a lo de... "y la clase darla tutores privados o empresas privadas elegidos al antojo", pues se me ha venido a la cabeza instantáneamente la siguiente imagen:
    http://www.youtube.com/watch?v=7xrEKEWh63Q

    ResponderEliminar