jueves, 29 de diciembre de 2011

Genesis (II): Trespass

Cuando cuatro personajes relativamente extravagantes deciden dedicarse completamente en serio a la música encerrándose durante seis meses en una casa apartada de la metrópolis para componer y ensayar, como mínimo, tiene que salir algo. De esta forma surgieron casi todas las canciones de Trespass, aunque el giro monástico de los miembros de Genesis tenía una razon de ser: trataban de mantenerse alejados de posibles influencias musicales, y no por considerarlas perjudiciales, sino porque deseaban que sus composiciones fueran más producto de sus cabezas que de melodías escuchadas en una noche de concierto o en un disco recién adquirido. De todos modos, había un trabajo que llegó a sus manos y que les impresionó gratamente: In the Court of the Crimson King. Fripp y compañía no podían dejar indiferentes a unos Genesis primerizos.


Trespass destila progresivo por los cuatro costados. Tiene todo lo que se puede pedir a un disco de estas características: canciones de seis, siete y ocho minutos que se desarrollan, que "progresan" (evidentemente algunas más que otras); y, de regalo, unas letras curiosísimas, aunque no tan "bizarras" como las de Nursery Crime o The Lamb Lies Down on Broadway. Aquí arranca lo que hará distintivo el sonido de Genesis, con un Peter Gabriel en el que se atisba un enorme talento como vocalista y un Tony Banks que convierte al organo y al mellotron en instrumentos indispensables. Looking For Someone es la gema del álbum, el tema más consistente y con más "personalidad", en parte gracias al estilo que Peter despliega en los versos.


The Knife, enérgica y organil como ella sola (gloriosa desde el 3:26); a nivel lírico pura apología de la violencia:

I'll give you the names of those you must kill, all must die with their children.
Les daré los nombres de aquellos a quienes deben matar, Todos deben morir con sus hijos.
Carry their heads to the palace of old, have them on stakes let the blood flow.
Lleven sus cabezas al antiguo palacio, póngalos en estacas y que fluya la sangre.
Now, in this hate-filled world we must break all the chains that have bound us.
Ahora, en este mundo lleno de odio debemos romper todas las cadenas que nos amarran.
Now, the crusade has begun we shall make this a land fit for heroes.
Ahora, la cruzada ha empezado debemos hacer de esta una tierra adecuada para los héroes.

¿Qué sería de aquellos mojigatos que se escandalizaban con lo más suave del rock al oir semejantes letras? ¿Cómo se recibiría en 1969 una música tan estrafalaria? Mike relata lo siguiente: "Ese fin de semana hicimos un concierto en Wolverhampton para Gaskin & Nettlefold, una empresa que fabricaba tuercas y tornillos. Era la fiesta de Navidad de su club social. Seguramente se quedaron allí pensando '¿qué coño es esto?', porque no éramos una banda de versiones, tocábamos nuestro material".

Había mucho de vocación en Peter, Mike y compañía. Al fin y al cabo, en el momento decisivo de sus vidas, cuando debían tomar la decisión de si la música iba a seguir siendo un hobby o algo más, rechazaron un futuro bastante prometedor como abogados, médicos y profesiones por el estilo para aventurarse en una empresa que no les garantizaba nada. Ant comenta al respecto: "Cuando salíamos a algún concierto no teníamos mucho dinero, así que no comíamos nada bien. La furgoneta era horrible para viajar, hacía frío, no hacíamos ejercicio y encima había mucho estrés. Si le cuentas esto a cualquier médico te dirá que seguramente vas a tener problemas". Hasta ser fichados por Charisma Records, las dudas acerca de si continuar o no fueron constantes. Tony estuvo a punto de irse pero, a sabiendas de que había otro teclista preparado para sustituirle en caso de que abandonara, decidió quedarse: "Sentía que había algo especial en marcha, y en la vida solo tienes una oportunidad, así que has de arriesgarte".


Charisma era el sello de Tonny Stratton Smith, un tipo excéntrico y sumamente entusiasta capaz de embarcarse en proyectos que a corto plazo no parecían rentables. Se podría decir que Tony Stratton Smith tenía espíritu de mecenas, y que su matrimonio con una banda como Genesis -cuyos integrantes, si no era por amor al arte, no se sabe qué demonios hacían ahí- resultaba bastante lógico. Fue él quien proporcionó a la banda su primer sueldo: les ofreció 15 libras semanales, y fue John Mayhew (el típico batería que solo está presente en un disco) quien dijo "no, 10 libras es suficiente", hecho que Mike recuerda así: "No sé cómo se le ocurrió. Después fuimos a por él y casi lo machacamos. Pero lo que hizo Strat fue facilitarnos dinero para comprar un equipo decente y convertirnos así en una banda como es debido".

No fue hasta la llegada de Steve Hackett y Phil Collins cuando Genesis comenzó a explotar todo su potencial, pero lo que son las líneas maestras de la banda ya se habían establecido: Peter Gabriel con su voz inconfundible, Tony Banks dando preeminencia a los teclados y Mike Rutherford apoyando unas composiciones cuyo mejor adjetivo es el de "ambiciosas".

9 comentarios:

  1. http://www.filestube.com/801dfba81c92511e03ea/go.html
    sacado de
    http://www.filestube.com/source.html?token=801dfba81c92511e03ea

    Rusos al poder.

    ResponderEliminar
  2. Lo de Genesis, en cierto modo, fue una carrera de fondo: no llegaron al top 50 hasta su tercer disco. Y tiene lógica, ya que el primero estaba muy desdibujado, y este era un poco tristón, la verdad. No creo que fuese una cuestión de "música estrafalaria": ya estábamos en 1970, el público ya había oido cosas mucho más raras.
    Creo que estos muchachos no adquieren frescura hasta poco después, y en efecto la entrada de Collins y Hackett son muy importantes. Pero en fin, este es un buen disco. A secas.

    Palabra de verificación: "mantra". Lo juro.

    ResponderEliminar
  3. No me gusta mucho como ha quedado la entrada... algo sosa, y eso que el disco tiene varias canciones que me encantan.

    Buenases, Rick. Hmm, estrictamente, la música estrafalaria no existe; es todo cuestión de percepción, de cómo recibe cada público un sonido determinado. Por eso mi comentario iba con intención de subrayar la estupefacción que un tema tan atípico como "The Knife" podía causar a mediados de 1970 en el "oyente medio", aquel que pensaba que "Trout Mask Replica" era ruido mientras retrocedía unos pasos como protegiéndose con las manos. No es una apreciación muy original hablando de progresivo, i know xD

    ResponderEliminar
  4. Mi primer Genesis en el instituto y aun sigo flipando con The Knive y ese Looking for someone!Grande es poco!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Escuchando el disco y leyendo las letras tan ¡ÉPICAS!, digo yo, sería atrevido preguntarse si... ¿el POWER METAL y demás géneros friknors del METAL beben hidromiel de aquí?

    PD: ¡Sabía que iban a aparecer King Crimson! ¡Equis Dé!

    PD2: 'Visions of Angels' me parece especialmente acertada, además de las que decís.

    PD3: Phil Collins is coming...

    ResponderEliminar
  6. Pues a mi me ha molado la entrada, me bajaré el disco. Divertida anécdota la de que les contratasen para amenizar una fiesta de empresa en una fábrica de tuercas y tornillos. Solo imaginar 'The Knife' en esas circunstancias... Y la gente esperando el Porompompero XD

    Subrayo lo que dice Aitor. Parece una canción de heavy épico, aunque no tenga guitarras heavies precisamente. Si coges esa canción y simplificas su base rítmica, añades un doble bombo mal usado y aprietas los testículos de Peter Gabriel a la hora de cantar, ya lo tienes: Power Metal del bueno, o sea del malo.

    PD: Cómo me gusta 'In the court of the Crimson King'... aunque me pasa lo que a ti con 'Moonchild', no entiendo cómo pudieron estropearlo de esa forma. Y si no la estropearon, no lo entiendo.

    ResponderEliminar
  7. Pues a mí me parece el grupo más adecuado para una cena navideña de una empresa de tuercas y tornillos.

    Es... sórdido xD

    ResponderEliminar
  8. Ay, Tsi, te había entendido que ibas al instituto en 1970 y que escuchaste Trespass al poco tiempo. Estoy aún semidormido. Lo que dices: The Knife y Looking for Someone son muy grandes; luego yo me quedaría con White Mountain, Visions of Angels y Dusk; Stagnation ya es algo más cansina.

    A los otros dos truhanes: Es que The Knife tiene un acusadísimorl componente jebi; solo le falta el riff de guitarra cañero y distorsionado. Para que luego hablen de Helter Skelter como la canción pionera…

    Sonámbulo, si quieres tener el disco ideal, ve directamente a última reedición del ‘In the Court…’. Ahí Moonchild dura menos, creo.

    Pues a mí me parece el grupo más adecuado para una cena navideña de una empresa de tuercas y tornillos.
    Es... sórdido xD


    xD

    ResponderEliminar
  9. Yo recorté esa canción bastante antes de la mitad (vale... me pasé). Usé un programilla cutre que tengo para mezclar pistas, cortarlas... Es una pena lo de esa canción, porque los primeros minutos me gustan mucho.

    ResponderEliminar