viernes, 16 de diciembre de 2011

Genesis (I): inicios y From Genesis to Revelation

Genesis: banda formada en los años sesenta y coronada por crítica y fans como imprescindible en el panorama progresivo de los setenta. Nursery Cryme, Selling England by the Pound o The Lamb Lies on Broadway figuran entre sus grandes títulos. En los últimos cuarenta y pico años han vendido más de ciento cincuenta millones de álbumes. Pero a nadie le importan estas informaciones generales; vayamos mejor a los inicios de todo, a la génesis… ¡de Genesis! (ba dum tss).

Los protas


Peter Gabriel, más conocido como “ese tío loco con timbre vocal raro”











Tony Banks, pianista, en contra de lo que sugiere la imagen







Mike Rutherford como “el mendigo sonriente” y futuro bajista










Anthony Philips, “Ant”, guitarra. Es el tío de la izquierda, digo yo








La enjundia

Estamos a mediados de los sesenta, en una institución educativa típicamente inglesa como es la Charterhouse. Aquí no entra cualquiera; hace falta pasta y antecedentes honrosos; ah, y no se recibe con afecto al pop, ni al rock and roll, ni a demás insurrecciones musicales. Pese a ello, Ant y Mike empiezan a hacer sus primeras chapucillas sonoras y forman junto con varios colegas la banda The Anon. Les mola el blues y los Rolling Stones, grupo cuyas canciones interpretan lo mejor que pueden. La otra cara de la moneda la componen Peter y Tony, que también llegan a crear un grupo (aunque no tan popular como The Anon). A nivel de influencias, beben de los Beatles, los Yardbirds y los Beach Boys. Tony, además, ha tomado contacto con la “música clásica”, aunque él acostumbra a tocar de oído, sin partitura de por medio.

 La Charterhouse esa

El motor se pone en marcha cuando estos cuatro cerebros empiezan a trabajar juntos. Conviene, de todos modos, tener en cuenta las palabras de Ant: “Es una idea completamente equivocada pensar que Genesis existía como grupo en la Charterhouse. No es así. Solo había cuatro compositores”. She is Beautiful es una de sus primeras canciones. Pasará a su primer disco, From Genesis to Revelation con el título The Serpent y milagrosamente libre de los añadidos orquestales que inundan este álbum, pero ya hablaremos más tarde de eso.

Grabados algunos temas en el clásico cutre estudio con cajas de huevos en las paredes, nuestros cuatro músicos deciden pasarle una cinta a Jonathan King, otro antiguo alumno de la Charterhouse que había salido bien parado tras entrar en el mundillo de la música por la vía del pop. King, en estos momentos, acaba de comenzar como productor, y Peter, Mike y compañía quieren ponerse en serio con la música. Tony comenta al respecto: “Buscábamos cualquier contacto posible en el negocio musical. Había dos posibilidades. Una era David Jacobs, el presentador de Juke Box Jury, porque su hijo estaba en el colegio, y la otra era Jonathan King. Naturalmente no tuvimos las agallas de darle la cinta personalmente”. Mike: “Alguien dijo ‘dejádsela en el coche’ o algo así, y John Alexander fue el único con suficiente valor para poner la cinta en el coche de Jonathan King”.

 King, pinta-sucnor total

El asunto prospera, en parte gracias a la voz de Peter. Jonathan King lo reconocerá en el futuro: “La calidad de la voz de Peter me dejó pasmado. Tenía ese timbre ronco que siempre he buscado. Me llamó la atención y despertó mi interés en el grupo”. Al poco tiempo firmarán un contrato cuyas condiciones, digamos, dejan que desear: obtendrán unos royalties del 2,5% en Inglaterra y de 1,75% en el resto del mundo. Pero falta lo más importante: un nombre para el grupo. Se barajan cosas como “Gabriel’s Angels” -que a excepción de Peter Gabriel no hace mucha gracia- o “Champagne Meadow”. King propone “Genesis”. Peter comenta que “cuando se sugirió el nombre de Genesis creo que pensamos ‘bueno, si este tío nos va a pagar un estudio, lo mejor será hacerle caso”.

Musicalmente ocurre lo que tiene que ocurrir: Genesis desean apostar por la -relativa- experimentación con las formas y la duración, mientras que King espera básicamente temas pop de su reciente fichaje. Tony narra que “[King] cada vez mostraba menos interés porque cada vez eramos más ambiciosos con esos temas ligeramente largos. Pensamos que lo ibamos a perder, así que Pete y yo nos sentamos y dijimos ‘hagamos una canción que le pueda gustar a él’. Hicimos una especie de pastiche a lo Bee Gees, que salió bastante bien, titulado The Silent Sun. King dijo: ‘sí, me encanta, es fantástico”. He ahí su primer single, que adolece de lo mismo que casi todas las canciones del disco (¡y son 16!): violines empalagosos y armonías vocales cuya capacidad para entretener se agota en breve. Genesis no consiguen buenos resultados en su aventura popera; menos mal; de lo contrario habrían seguido por ahí y el siglo XX habría perdido a cuatro compositores de inmenso potencial (algunos más que otros, claro). Tony se encarga de reflejar esa posible pesadilla: “The Silent Sun podría haber tenido gran éxito, pero al final no fue así. Y probablemente desde nuestro punto de vista fue algo estupendo que el single no fuera un éxito porque en ese caso nos hubiéramos limitado a ser un grupo calcado a los Bee Gees”.

From Genesis to Revelation se graba a toda mecha -en tres días- y empleando una mesa de cuatro pistas. En cuanto a su temática, si es que tiene alguna, Tony comenta que “Ahora teníamos una colección de canciones y entonces tuvimos esta gran idea de componer un álbum basado en el relato de la Biblia, absolutamente patético. Reescribimos algunas letras para que encajaran en el concepto. Para nosotros era difícil escribir sobre la realidad. Nos resultaba más fácil escondernos detrás de una gran historia. En los primeros tiempos de Genesis tendíamos a usar mitos y leyendas a la hora de escribir para evitar hablar sobre cosas reales, y para la época eso era bastante original”. Musicalmente, el álbum solo dejará satisfecho a King. El resto del mundo (fans y los propios miembros de Genesis) considerarán From Genesis to Revelation como un trabajo prescindible en la discografía "genesiana" y sin relación alguna con las faraónicas y fascinantes composiciones de primera mitad de los setenta.

 
Thats Me es una de mis favoritas del disco, seguramente por la presencia de la guitarra eléctrica, que supone una bocanada de aire fresco en el sonido general de From Genesis to Revelation. Ant, uno de los más indignados por la irreversible orquestación de King, probablemente vería Thats Me como una de esas pocas canciones salvables. ¿Con qué adjetivos definir el resto? Meloso, acaramelado, pasteloso, azucarado… Where The Sour Turns to Sweet o In the Wilderness cuentan con la “virtud” de que no son desagradables al oído, y ya. Por otra parte, tampoco hay nada que reprochar en este sentido: bendito el pop si fue el canal por el que Genesis empezaron a construir el edificio. Lo extraordinario, de hecho, sería que hubiesen dado el pistoletazo al progresivo en pleno 1969 con un trabajo sensacional. Eso para King Crimson.

18 comentarios:

  1. http://www.filestube.com/7fbwk0dbi4UbcsckeUipAd/Genesis-1969-From-Genesis-To-Revelation-320kbps.html

    Este enlace creo que tira. En caso contrario ya lo subiré.

    ResponderEliminar
  2. Genesis es otra de mis muchas asignaturas pendientes, pero a ver si con tu post me animo a escuchar algo de ellos. Por cierto. Robert Fripp es un Dios y hay que adorarlo.

    UN abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Digámoslo claramente: el señor King es un piernas cuyo único objetivo en esta vida era hacer dinero con las series televisivas y tirarse el rollo con producciones pop de baja estofa para adolescentes a los que luego intentaba seducir en los sofás de su mansión.
    Dejando este molesto tema aparte: felicidades, pollo. Ha hecho usted un excelente post, en el cual además se recuerda que Genesis no son exactamente un producto Chartehouse: lo que allí hubo fue, en todo caso, una fusión entre The Anon y The Garden Wall. Pero dejando estas minucias aparte, me gustaría recordar que el espíritu Charterhouse simboliza la esencia de las home towns del sur de la Isla en lo que a progresivo se refiere: junto a la exhuberante cosecha de cerebros musicales de la cercana Canterbury, estamos ante una de las señas de identidad más entrañables de los rudos bebedores de cerveza entre niebla -y aunque ahora gobierne David Cameron: la psicodelia pop cerebral, en mayor o menor grado.
    Y aunque creo que ya lo dije más veces, el primer LP de Genesis refleja una herencia: la de los Moody Blues. Quienes, por supuesto, fueron mucho más que esa cosa pretenciosa de "Days of future passed".
    Y un lamento: los primeros discos de Genesis se merecían mejor sonido: dejando aparte el primero (DECCA), Charisma no comenzó a gastar dinero hasta que lo vio claro. O sea, en el "Selling England by the pound".

    ResponderEliminar
  4. Adoremos al lider, Alex. En cuanto a Genesis, en las próximas semanas publicaré unas cuantas entradas más. Es tu oportunidad, fistro.

    Vaya, Rick, yo tenía otra versión de King: la de un tontico encerrado en su mundo de pop barato, atrapado casi; ¡una víctima! xDD
    Sobre la producción de Charisma: a día de hoy soy demasiado parcial y estoy enamorado de la aventura que va desde Trespass hasta Selling… Será por eso que no veo nada criticable en su sonido. Está -ya en un nivel de discusión distinto- el asunto de los teclados y los órganos a veces omnipresentes, pero a eso ya me referiré en la revisión de… creo que de Nursery Cryme.
    Lo que decías entre medias sobre el espíritu Charterhouse, el progresivo y los bebedores de cerveza no lo he pillado. Expláyese usted!

    ResponderEliminar
  5. Puede que me haya quedado un poco críptico el comentario, sí. Lo que quería decir es que se nota claramente la diferencia entre el progresivo del norte de la Isla -más orientado hacia el hard rock- y el que se hace en el sur y el País de Gales: un delicioso cruce entre pop, psicodelia y sinfónico. El llamado "Canterbury rock", por ejemplo, que dio a luz a Soft Machine o a Caravan, tiene un tono mucho más agradable y melódico que el rock oscuro y contundente de los machotes que viven Londres arriba. Eso quería decir.
    En cuanto al sonido de Charisma, me refiero a un sonido demasiado comprimido que no se puede achacar únicamente a la producción sino también la falta de recursos. Cuando la producción queda en manos de John Burns y los propios Genesis la cosa cambia, pero hasta ese momento tenemos: "Trespass" y "Nursery crime" producidos por John Anthony, y "Foxtrot" que cayó en manos de David Hitchcok; el señor Anthony debía conocer bien los recursos de que disponía Charisma, ya que era uno de los productores oficiales de la casa (Van Der Graaf Generator o Lindisfarne son dos de sus pupilos en Charisma), y el sonido, si se fija usted está un poco cargado de graves y un tanto "lejano". Yes, por ejemplo, ya sonaban mejor en esa época. Y claro, Hitchcock cayó allí por casualidad (lo suyo es el progresivo oscuro de la escuela Vertigo, donde se ganó su discutible fama), y se limitó a copiar los patrones de Anthony. A partir de ahí la cosa cambia: el sonido de "Selling England" ya es muy bueno; y el del Cordero, perfecto.

    ResponderEliminar
  6. Maldita enciclopedia andante.

    Oportuna la primera explicación. Yo no hago distinciones con el progresivo inglés; para mí son todos... ingleses. Sé por ejemplo de la llamada 'escena de Canterbury', pero no tengo idea de donde rayos queda Canterbury xD Vamos que geográficamente no tengo a los progres localizados con gran exactitud. Por eso ahora no caigo muy bien en cuáles pueden ser esas bandas del norte afines al hard rock. ¿Jethro Tull tal vez? En la wiki pone que provienen de Blackpool. Hmmm.

    ResponderEliminar
  7. Como dijo Jack el Destripador, vamos por partes:
    El sur es más soleado, el carácter se dulcifica -incluso en un sitio tan duro como la Isla. Y por lo tanto, con las excepciones que se quieran, siempre hay lugar para la melodía pop en una u otra forma. Así no es extraño que la mayor parte de los grupos a medio camino entre el progresivo y el sinfónico provengan de Londres abajo.
    Pero si nos vamos hacia arriba, comienza a hacer frío. Mucho. Y la gente se endurece. O se oscurece. Y la mayoría de los grupos "oscuros" proceden de esa zona: Van Der Graaf Generator encabezados por su lider, Peter Hamill, son de Manchester; o Spooky Tooth, que son de Cumberland (en el límite con Escocia). Y si pasamos a Escocia, tenemos por ejemplo a Man (hard-rock psicodélico-progresivo de muchos kilates) o a Gentle Giant (jazz-rock prog).
    Ahora, lo de Jethro Tull no sé yo: el propio Anderson, escocés, ridiculizaba a los críticos que lo metían en el saco del prog, y la verdad es que su época progresiva está contenida en "Benefit" y su desarrollo, que es "Aqualung". Pero el resto...
    No sé. "Thick as a brick" es una mezcla de cosas que solo en momentos aislados puede llamarse rock: ahí tenemos folk, opereta, música casi catedralicia y veinte cosas más. No digamos ya "A Passion Play", que es la continuación del anterior.
    Esto de las etiquetas viene muy bien para colocar los discos en las tiendas, pero a la hora de la verdad las cosas no son tan sencillas. Vale que King Crimson se considere el ejemplo puro, pero también lo eran Traffic o Family. Recuerdo que en esa época todo lo que sonaba era progresivo, porque esa etiqueta quedaba muy bien para distanciarse de los "cabezas cuadradas" que solo disfrutaban con el heavy; o los más simples de todos, los más infantiles, que disfrutábamos básicamente con el pop. Luego, con el paso del tiempo, las etiquetas se redefinen: fíjese usted que ahora hay gente que encuadra a los Who como art-rock band. Pues bueno, pues vale.
    Detesto las etiquetas.

    ResponderEliminar
  8. Me encuentro mal.

    Llevo cuarenta minutos a) Trolleando en una página de Tuenti de fans de Lady Gaga en ataque troll del foro de Oasis y b) Leyendo el génesis de Jénesis escuchando su ambiental y atmosférica propuesta de canciones de duración para todos los públicos mientras sus leo y de paso leo a Rick. Decir que viva el folk sesentero que progresiveiro. En la enajenación inicial he confundido al tal Jonathan King con King Crimson. Yo qué sé. Que vivan los mánagers draconianos sesenteros.

    PD: Gabriel's Angels xDDDDDD

    ResponderEliminar
  9. PD2: Traffic, Rick, ¿Qué son esastamente? Tengo su discografía y eso es indescriptible.

    ResponderEliminar
  10. "Pero si nos vamos hacia arriba, comienza a hacer frío. Mucho. Y la gente se endurece. O se oscurece."

    xD También sirve como explicación de por qué el black metal, el death y demás géneros para lunáticos prosperan tanto en esos lares.

    Ya veo que de bandas prog del norte de England estoy pez.

    En cuanto a las etiquetas, ya ve ustec que yo soy mucho de hablar de "progresivo". Ni sinfónico, ni art rock, ni hostias; ¡progresivo! xD Basicamente porque frente a todos esos grupos de los 70, uno tiene dos opciones: establecer un millón de etiquetas (como hacen los hexpertos del heavy metal al convertir la más mínima variación en un subgénero nuevo), o limitarse a una que represente a toda esta gente (conscientes, por supuesto, de que estas bandas lo más que tienen en común es la intención de componer algo distinto). Eso como principio; luego, si toca meter mano a un álbum concreto, ya empezaremos a especificar cosinas.

    Aitor, ¿Jonathan King con King Crimson? Creo que la monguer foto que he puesto no ha surtido efecto en ti. Te noto ligeramente excitado con el Oasis-trolleo. Sabe Dios qué estarás haciendo xD

    ResponderEliminar
  11. Ah, me han baneado temporalmente en Tuenti y me han sexpulsado del foro ese de Lady Gaga.

    I must say que te lo pasarías bien: cada domingo a las 21:00 los del foro de Oasis hacemos trolleos a páginas sucnors con fans sucnors.

    En efecto, leí King y pensé que era una manera informal de hablar de King Crimson.

    PD: ¡Caravan! ¡Canerbury progresivo!

    PD2: Estoy con Harcade Fire y hay un tema del último disco llamado 'Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)' que... ¿No se parece a ABBA?

    ResponderEliminar
  12. Ya veo que es usted un tipo muy ocupado, mr Aitor. Menuda empanada mental debe de producir Lady Gaga mezclada con Oasis, Genesis, King y los trolls. Jesús.
    Lo de Traffic es sencillo. Tienen dos épocas: en la primera (cuando el mando está repartido entre Winwood y Mason), son uno de los más brillantes grupos psicodélicos de la Isla. Su primer disco, "Mr Fantasy" es de los escasos LPs magníficos que ha dado el género. Esa psicodelia anda a medio camino entre el rock y el folk hippie -influencia de Mason. Y esto del folk-rock hippie es más notable en su segundo disco, "Traffic", otra preciosidad. Luego el grupo se disuelve y la casa Island les fuerza a publicar un tercero, "Last exit", cuya cara A no es más que una recopilación de singles más una pieza sobrante del las sesiones de "Mr Fantasy", y la B la rellenan con dos piezas en directo en el Fillmore. Mason ya no está en esa formación.
    Un año después, a la vuelta de Winwood de su experiencia fallida en Blind Faith, Traffic quedan enteramente a su mando. Y a partir de ahí son una banda de rock con tintes de r'n'b y jazz que publica cuatro discos excelentes en estudio y dos en directo. Esa es la época que podríamos llamar "progresiva".

    Y le doy la razón, señor Dani, en lo de olvidar las dos mil etiquetas que existen: ¿progresivos y punto? Bueno, pues por mí vale. Además lo remacha usted muy bien diciendo que lo único que hay es la intención de componer algo distinto, salirse de las normas encorsetadadas del rock.

    Y ya termino con el rollo, que soy un plasta.

    ResponderEliminar
  13. Lo dicho, una enciclopedia andante xD

    PD2: Estoy con Harcade Fire y hay un tema del último disco llamado 'Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)' que... ¿No se parece a ABBA?

    A mí y a un colega ese tema nos recordaba a Blondie. En cuanto a Caravan, ¿no me negarás que salvo Nine Feet Underground (suite coñazo donde las haya) las canciones son guachis?

    Lo siento por el ban, shurmano. No podrás ver fotos de jamonas durante unos días.

    ResponderEliminar
  14. Buen post, claro y distinto, como le gustaban las cosas a Descartes XD Me ha gustado saber un poco el inicio de este grupo. Lo leí el otro día, pero no podía escuchar las canciones en ese momento. Ahora ya me he podido hacer al menos una ligerísima idea de qué va la música de este disco. También me gusta 'That's me'.

    ¿Esos royalties eran poca cosa? Pensaba que en aquellos tiempos era normal para grupos que empezaban, incluso recibir menos. ¿Y qué es ser 'sucnor'? Lo he leído en algún sitio alguna vez, pero ni idea.

    ResponderEliminar
  15. Teniendo en cuenta que el mercado musical nunca se ha caracterizado por la generosidad de las discográficas para con los grupos nuevos, un 2,5% puede llegar a parecer algo aceptable; pero jarl, es mirarlo desde otra perspectiva y... un 2,5%, lol, para los propios músicos... Y el asunto, por lo visto, no ha mejorado décadas después. Mundo injusto.

    Encantado responderé a tu segunda pregunta. ¿'Sucnor', dices? Pues lo mismo que 'monguer', 'gayer', etc, o sea, una deformación de las palabras originales ('subnormal', 'mongolo', 'gay'), a las que les ha sido añadido un 'or' o 'er' al final, consiguiendo un resultado original, cachondo y acorde al siglo XXI. ¿Te queda claro, mamoner?

    ResponderEliminar
  16. Como la patena, tronco*



    *: yo es que debo ser más tradicional XD

    ResponderEliminar
  17. ... "consiguiendo un resultado original, cachondo* y acorde al siglo XXI".

    * Cachonder.

    ResponderEliminar
  18. http://www.youtube.com/watch?v=HeSCQM02NQw

    ResponderEliminar