miércoles, 23 de noviembre de 2011

Entrada amena, como todas las que publico (sobre tonalidades y demás)

Hoy vamos a hablar de escalas y tonalidades, un tema cuyos fundamentos pueden ser comprendidos aun sabiendo poco o nada de teoría, y cuyo conocimiento ayuda a entender un poco mejor la música que se escucha (la que se basa en algo más que tres acordes, quiero decir). He usado la expresión "vamos" y no "voy" porque la entrada que leeis ha sido conjuntamente escrita, por mí y por Leonard Bernstein, destacadísimo director de orquesta, compositor y hombre apreciado por su contribución a la difusión cultural.
 
(Los párrafos en rojo oscuro y negrita pertenecen a nuestro loable invitado)
 

Leonard es un hombre que me cae bien, aunque no apruebo que use la batuta como espada laser. No, no hay justificación posible; es la 9ª de Beethoven, Leonard; no puedes arrebatarle solemnidad al momento con tus alocados gestos.


Es que la noche anterior estuve viendo El imperio contraataca. Además, siempre he querido imitar a Luke en un gran concierto.

¿Y qué me dices de ese movimiento de caderas? ¿Dónde quedaron las buenas formas y el refinamiento?

¿Vas a seguir poniendo gifs durante toda la entrada o empezamos de una vez?

Todo tuyo, fistro.

Excelente.
¿Hay alguien que nunca haya sentido curiosidad por saber qué puñetas significa el "en si mayor" o "en re menor" -por poner dos ejemplos- que sigue al título de cualquier composición? Es relativamente fácil encontrar textos de expertos que escriben cosas en plan "y tal compositor se decidió finalmente a enfrentarse a la sinfonía en fa mayor", como si la sinfonía en fa mayor fuera un género musical en sí mismo. Ambos casos generan en cualquiera la intuición de que esto de la tonalidad es importante, ¿pero por qué? Es más, ¿a qué nos estamos refiriendo con "tonalidad"?

Regresemos a lo básico:
1. La distancia mínima entre 2 notas es un semitono.
2. La escala de do mayor es el do-re-mi-fa-sol-la-si de toda la vida.
2. Entre mi y fa hay un semitono, y lo mismo ocurre entre si y do. Entre el resto de las notas de la escala de do mayor (do-re, re-mi, fa-sol, sol-la, la-si) hay un tono (tono = dos semitonos).
Esto es algo que se ve perfectamente en las teclas del piano: entre aquellas teclas blancas entre las que hay una tecla negra, existe un tono, mientras que la ausencia de tecla negra entre dos blancas indica que la distancia es de un semitono.

De modo que, si a la escala de do mayor con sus 7 notas

se le añaden las distancias que marcan los semitonos, pasamos a tener una escala de 12 notas, la llamada escala cromática:

que no es ni más ni menos que tocar las 12 primeras teclas (blancas y negras) que pueden verse en la imagen del piano de arriba.

Pero claro, esto de usar las doce notas que van del do al si -contando semitonos- les pareció inapropiado a ciertos músicos que, siglos atrás, consideraban que cualquier composición debía incluir una cosa llamada centro tonal, a la cual me referiré más tarde.

Sea como fuere, aparecieron las escalas mayores, esto es, conjuntos de notas en las que la distancia entre cada una debía ajustarse al siguiente esquema: tono - tono - semitono - tono - tono - tono - semitono.

Para la escala de do mayor nos bastaría con tocar las notas blancas del piano señaladas antes. En cambio, para otras escalas mayores, tendremos que recurrir a los bemoles y sostenidos, es decir, a las teclas negras; por la sencilla razón de que si las distancias empezando en do son así

DO - RE - MI - FA - SOL - LA - SI - DO
 tono  tono semi.  tono    tono  tono semi.

en fa pasan a ser

FA - SOL - LA - SI - DO - RE - MI - FA
 tono    tono  tono semi.  tono  tono semi.

unas distancias que no se ajustan a las de las escalas mayores, y que de hecho, tocadas, pueden resultar extrañas al oído.

Si, en cambio, recurrimos a los bemoles y sostenidos (cada bemol baja un semitono y cada semitono lo sube), podremos construir la escala de fa mayor, del modo siguiente:

FA - SOL - LA - SI (bemol) - DO - RE - MI - FA
   tono    tono  semi.             tono   tono  tono  semi.

y la escala de la mayor así:

LA - SI - DO (sostenido) - RE - MI - FA (sostenido) - SOL (sostenido) - LA
 tono  tono                  semi. tono tono                   tono                      semi.

Si queremos escribir algo en la mayor, para no tener que añadir el símbolo de sostenido o bemol antes de cada nota, podemos servirnos de las armaduras, o sea, de signos de bemol o sostenido al principio de la pieza. Dos ejemplos:

-Para fa mayor:
-Para la mayor:

La de do mayor, evidentemente, no precisa de armadura, se basta ella solita:


Eh, Leonard, ¿y qué me dices de cuando imitaste a Bruce Lee arrancando el corazón a sus enemigos mediante un conciso movimiento de brazo?

Es que después de Star Wars me vi en el youtube cosas de Bruce, pero prosigamos.

Expuesto lo que son las escalas mayores, pasemos a la escala menor natural, también llamada escala bachiana (no creo que haga falta decir por qué), en la que los tonos y semitonos deben estar dispuestos de la siguiente manera: tono - semitono - tono - tono - semitono - tono - tono.

Pongamos por ejemplo la escala de do menor

DO - RE - MI (bemol) - FA - SOL - LA (bemol) - SI (bemol) - DO
 tono  semi.           tono   tono     semi.              tono             tono

cuya armadura es:

La rueda de quintas o rueda armónica nos indica qué sostenidos o bemoles tendremos que añadir para cada tonalidad:


En fin, eludamos las escalas modales (que en todo caso debería haber explicado mucho antes) y las otras escalas menores (armónica y melódica) para hacer un esbozo de las consecuencias que tiene la música tonal (o sea, la escrita en tonalidades). La primera sería que, salvo algunas notas, casi toda la partitura está escrita en la tonalidad designada al principio mediante la armadura. La segunda tiene que ver con la existencia de una nota (la tónica) que destaca al principio, al final, y en los diversos desarrollos de la composición.

El nocturno nº2 de Chopin está escrito en mi bemol mayor. Echando un vistazo a la rueda de quintas detectaremos fácilmente qué armadura (que en este caso coincide con la de do menor) se corresponde a esta tonalidad.

 
El centro tonal, aquí, se hallaría en mi bemol, nota recurrente en los acordes, el acompañamiento, las melodías de la mano derecha, etc.

Y aunque cada composición es un mundo, se suelen considerar a las escritas en escalas mayores como más alegres, optimistas o exaltadas mientras que a las escritas en escalas menores se las asocia con la melancolía y lo íntimo. De hecho en la spanish wiki hay una tabla muy simpática, en plan signos del Zodiaco, que atribuye una personalidad concreta a cada tonalidad. Tonalidades con personalidad, ¿a que esto no os lo esperabais? Mi bemol mayor está relacionada con "Crueldad, dureza, amor, devoción, conversación íntima con Dios". ¿Esto que significa, que la obra conversa intimamente con Dios, que Chopin conversaba intimamente con Dios o que un servidor, al escucharla, se funde con El Divino?

 

Variaciones Goldberg. Variación 1, en fa mayor. A ver qué viene en la wiki sobre las composiciones en fa mayor... "Furioso y arrebatado". Tomad nota.

Bueno Dani, aquí termina mi intervención. A ver con qué aderezas el ladrillo para que sea digerible. Por mi parte, espero haber hecho todo lo posible para que el número de visitas a tu blog se reduzca drasticamente. Y ahora, derribaré coléricamente el suelo.


En próximas entregas... "Cómo y por qué los rusos se cargaron la música tonal"

14 comentarios:

  1. Eh... esto complementa la sexplicación del otro día sobre los tonos y semitonos. It must be hard on the knees, dammit.

    PD: En el gif de la batuta láser parece que está empleando un martillo en la cabeza de alguien.

    PD2: "Sol mayor Dulcemente jovial, idílico, lírico, calmado, pasión satisfecha, gratitud por la amistad verdadera y el amor esperanzado, emociones gentiles y pacíficas.

    La bemol mayor Gravedad, muerte y putrefacción.

    La mayor Alegre, campestre, declaración de amor inocente, satisfacción, la esperanza de volver lo que le pertenece a uno de nuevo al regresar de una partida, juventud, aplausos y creencia en Dios." xDDDDD

    ResponderEliminar
  2. Ostras, me alegra saber que recuerdo más cosas de las que creía. La tónica... hace muchos años que no oigo esa palabra, a no ser que hablemos de de bebidas espirituosas. Un post magnífico, Dani: explicativo, claro y a la vez ameno. Qué buenas las animaciones... ¿las encuentras tú o las haces? Y si es así, ¿cómo?

    Sastamente, eso son las partituras y los tonos. Luego la cosa se complica cuando cambiamos la clave de Sol por la de La, por ejemplo. Y los de piano lo hacen con más frecuencia que los de guitarra. Son modos de escritura, al fin y al cabo.

    En en el enlace de 'personalidades' he ido directamente al si bemol menor, que es la que me gustaba (recuerdo de mis días de solfeo) y me encuentro con ésto: ''Solitario, melancólico, ermitaño, paciencia, fe y sumisión esperando el perdón divino.'' ¡Lo sabía! Sigo esperando el perdón divino.

    ResponderEliminar
  3. Pensando en la 'tónica', me ha venido directamente la 'dominante' a la cabeza, pero no recordaba qué era y lo acabo de buscar. Es la que crea la tensión, y no tiene porqué ser la quinta (la guitarra de rock usa casi siempre quintas, normálmente. Todo eso lo sabía pero se me ha ido olvidando, ya lo miraré, porque me interesa. Una vez más: gran post.

    ResponderEliminar
  4. Pues a mi estas cosas me gustan mucho. Hace poco estuve estudiando como se componen los acordes en la guitarra, como meter quintas y demás... y bueno, se me ha olvidado completamente, así que dudo que con esto sea diferente. Pasaré dentro de una semana a ver qué recuerdo.

    Es una pena que a los que no nos da para mas en lugar de aprender a leer una partitura con la guitarra recurramos a las tablaturas.

    Y por favor.... dale un tranquilizante a tu amigo, que escribo mientras le veo brincar y me está poniendo nerviosa.

    ResponderEliminar
  5. por cierto, he ido a mirar lo que dice sobre el mi menor, que le tengo cariño, y dice que es afeminado, amoroso y melancólico!!!! me están llamando afeminada!!??

    ResponderEliminar
  6. Tremendo post. Claro, conciso y ameno. Este último aspecto, el de ameno, es muy de agradecer: por lo general, cuando uno lee este tipo de explicaciones, acaba más perdido que cuendo empezó a leerlo.
    Eres un as, muchacho. Lo que se están perdiendo los de "El rincón del vago": esto, en un examen del ramo, obtendría matrícula de honor.

    ResponderEliminar
  7. Aitor:
    la esperanza de volver lo que le pertenece a uno de nuevo al regresar de una partida
    jajajajaj Tiene que ser trolleo. Eso o que la gente es muy imaginativa.
    ¿En qué tono compondrán Joe la Reina?
    ¿Recuerdas lo que te comenté del… otro blog? Al final nada. Realmente sé pocas cosas. Además, que esta entrada, sin ir más lejos, me costó varias horas, y eso que la escribí del tirón. Demasiado trabajo hacer lo mismo en otro blog de forma habitual

    “Descarga finalizada”. Mañana os respondo, shurmanos.

    ResponderEliminar
  8. Paseante, eres un amor de persona. Esta entrada guardaba una paradoja espacio temporal: era de las que más me había currado para ofrecer una buena -aunque escasamente amena- explicación y, a la vez, de las que más me han dejado la sensación de haberme explicado como el culo. Pero ya veo que no tenía motivos para pensar así. Claro que, tal vez, esté siendo víctima de una mentira colectiva, como en "El show de Truman". Nah, más bien pienso que lo determinante aquí es el grado de familiaridad que uno guarde con los conceptos de teoría y blablabla. En fin, tú echa un vistazo a los gifs que le dejo a Sonámbulo.

    Afeminada pero también amorosa, neko (guiño-guiño). Y te animo a que le des una oportunidad a las partituras; son verdaderamente sencillas de leer. Supongo que lo bueno de las tablaturas es que te indican las cuerdas que tienes que mantener, y eso, si no llevas mucho con la guitarra, costará interiorizarlo. Por lo demás la partitura es todo ventajas.

    Me halagas, Cesare. Varias cosillas:
    -¿La clave de la? Dirás la de fa :p
    -Tu segundo comentario me deja con dudas. Hmm, que yo sepa, la relación tónica-dominante fundamenta toda la música tonal (la rueda de quintas, por ejemplo, se construye mediante un desarrollo ligeramente complejo de esa relación). ¡Es la base de todo, maldito! ¿Cómo osas sugerir que hay otras posibilidades? Nah, es coña. Una cosa es la música occidental de los siglos XVI-XIX y otra la del resto de la música.
    -¿Cómo hacer gifs? Primero necesitas un archivo .avi que contenga el vídeo que quieres convertir en gif. Seguidamente te descargas Flash MX (http://www.taringa.net/posts/downloads/2407577/Macromedia-Flash-MX.html). Una vez dentro del programa, importas el vídeo -y en caso de que no vayas a modificar nada- le das a "export movie" y guardas en formato gif. Voila!
    Mientras sigues esperando el perdón divino, disfruta con...
    http://i137.photobucket.com/albums/q223/boneslx/13.gif
    http://i137.photobucket.com/albums/q223/boneslx/11-1.gif
    http://i137.photobucket.com/albums/q223/boneslx/12-1.gif
    http://i137.photobucket.com/albums/q223/boneslx/14.gif
    Ni buenos modales ni hostias, MELAFO.

    ResponderEliminar
  9. Pues te ha quedado muy explicativo, Dani. ¿Y cual es ese otro posible proyecto de blog? Ahora nos dejas con la duda a los demás...

    ¿Clave de fa? Será, será, hace muchos muchos años (en una galaxia muy muy lejana) que dejé solfeo. Me había hecho ilusión recordar cosas, maldita sea, pero bueno, siempre podré ponerme con ello.

    ResponderEliminar
  10. Ah, acabo de ver a la Kylie en gifts, jeje. Van un poco lentos, pero supongo que bastará hacerlos más pequeños, como tu amigo el director de orquesta.

    Y gracias por la info, ya montaré algún gift.

    ResponderEliminar
  11. Funhouse llena de gifs en cero coma.
    Y Kylie no está ralentizada, fistro. Hay que dejar algunos segundos para que las imágenes se carguen. Bueno, la del culo la puse con menos fps (frames por segundo), pero eso fue por amor al arte.
    El otro blog trataría sobre conocimientos básicos y no tan básicos de música y solfeo. Tal vez dentro de unos años...

    ResponderEliminar
  12. reconozco que tanto tecnicismo ha acabado por superarme, pero el chaval que me enseña a tocar (juas) la guitarra estaría orgulloso de mí si me viera leer este texto. Muy interesante, mis felicitaciones a Leonard Bernstein (un tipo que será un genio, pero que yo sólo sé pronunciar su nombre como Michael Stipe en "It's The End Of The World As We Know It (and I Feel Fine)")

    ResponderEliminar
  13. Me acabas de seducir con esta entrada. Con ésto y con lo de Debussy, me tengo que cambiar ya de calzoncillos, anda, un abrazo figura!.

    ResponderEliminar
  14. kar:
    Ay, no he pillado lo de Michael Stipe hasta recordar aquel capítulo de los Simpsons en el que invitaban a REM. Bendita serie...
    No sé si habrás terminado de leer el post. En caso afirmativo, mis respetos. Y recuerda, el mundo se divide en dos clases de personas: los que sabemos qué es la escala cromática, y los que no.
    xD

    Mr. Self Destruct, que te den, pensaba que eras un nuevo blogero recién aterrizado en este hogar del tostón :,(
    En cualquier caso, me alegro de haberte seducido. ¿Quién puede resistirse a Debussy?

    ResponderEliminar