sábado, 3 de septiembre de 2011

Asalto final al Rey Carmesí (In the Court of the Crimson King)

Hay veces, cuando pienso en escribir una entrada sobre algo, que me salta la neurona escrupulosa y toca huevos tratando de persuadirme de que no merece la pena publicar esa entrada, bien porque es un tema tratado en mil blogs -y en otra clase de espacios virtuales-, bien porque no constituye un aporte revolucionario a la humanidad... En fin, razones para no escribir en un blog hay muchas, y si nos parásemos a pensar en ellas esto sería muy aburrido y no habría casi nada para leer.
Me parece oportuna una reflexión así cuando de reseñar la discografía de King Crimson se trata. ¿Para qué? ¿Por qué? Respuesta multifunción: me sale de los cojones.

Bueno, lo mío es algo más que un capricho: los últimos días vengo rescatando los álbumes crimsonianos olvidados, saboreando mis discos predilectos y con la idea en mente de asaltar cosas como Red o Discipline, de los cuales sólo conservo recuerdos soporiferos. ¿Y vosotros? ¿Disfrutasteis con King Crimson a la primera? No respondais que sí, porque no os creeré.

En la Corte del Rey Carmesí (chapter one)
¿Por qué los últimos 8 minutos de Moonchild? ¿Por quéeeeeeeeeeeeeeeeeee?

En serio, me cuesta concebir que alguien encuentre un sentido a la segunda parte de Moonchild; no hay nada de valor musical en ella, sólo retazos de lo que -si Fripp y compañía hubieran tenido piedad- pudieron haber llegado a ser melodías. Aunque éste está siendo un comentario demasiado generoso; a decir verdad no es que la segunda parte de la canción no termine; no, el problema es que no llega a empezar. Hasta el mismo Fripp decía no sentir simpatía hacia ese fragmento.

Antes hablaba de "álbumes crimsonianos olvidados". Sinceramente, In the Court... era uno de ellos. De hecho yo confundía el mellotronismo solemne de The Court... con el de In the Wake... (uno de los símiles de los que ya hablaremos en la reseña siguiente, o no). También había olvidado como sonaba el saxo inicial de 21st Century... Bueno, "olvidar" tal vez no sea la palabra adecuada; más bien esos recuerdos sonoros seguían en mi cabeza, a la espera de ser resucitados en una nueva escucha.

Dos cosas no dejan de sorprenderme.
La primera, que un trabajo tan rompedor fuera acogido con tanto éxito. Ahí radica mucho de su valor, en rasgar el velo con un "mirad todo lo que se puede hacer". Si In the Court... hubiese sido publicado cinco años más tarde, cuando el progresivo ya estaba comodamente instalado, no sería lo mismo: para 1974 The Court of... quedaría en una simpleza compositiva y 21st Schizoid en algo interesante pero prescindible; por no hablar de I Talk to the Wind, que no pasaría de ser una pieza agradable al oído.
La segunda, que unos parcialmente desconocidos fueran los responsables de éste punto de inflexión. No había ninguna estrella en la primera formación crimsoniana. Por otra parte, lo revolucionario no tiene porque provenir de figuras archiconocidas; suele ocurrir incluso al contrario...


Bestial.

14 comentarios:

  1. Los post echo "por que me salen de los cojones" son los mejores! Ami me gusto KC a la segunda escucha, aunque siempre hay algunos pasajes que me cargan un poco."21st Schizoid..." es el primer tema HeavyMetal de la historia, es brutal!Hace poco vi a Fripp junto a Theo Travis y estuvo bien , aunque volvio a cargarme con sus Fripptonics! Su ultimo disco "A Scarcity of Miracles" me parece muy bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Esee...

    Pues nunca había oído este grupo, salvo algún trozo que me puso un amigo alguna vez, y me gustó. Sin embargo, dada su fama de progresivo cumbre y todo eso, había pasado de momento de escucharlo y lo postergo. El caso es que ésta que has puesto en el vídeo me mola bastante, pero bastante... Eso si, no es 'Moonchild', pone que es otra, 21st Century. Así que ya me bajaré el disco y a ver, que me has dado miedo con esa segunda parte.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. ¿A la segunda, Tsi? Bueno, te creo. El disco que dices... llegará algún día en que lo escucharé xD

    Sonámbulo, ¿dónde he dicho que la canción del vídeo sea Moonchild? 21st, como reza el vídeo. Su final es cosa fina.

    ResponderEliminar
  5. ¿No son acaso todos los posts hechos a través del método "pormis"? No recuerdo cuándo le pillé el regusto a este disco ni a su sucnor portada. Lo único que sé es que desde que escribí aquel post en mi blog hace meses no he vuelto a escucharlo. Al menos lo tengo y lo conozco... aunque no recuerdo lo que dices, la verdad, no recuerdo que 'Moonchild' fuese tan terrorífica. Sigue con el especial crimsoniano shurmano, no te cortes, libera tus testículos y déjalos al libre albedrío bloguero.

    ResponderEliminar
  6. El problema de este tipo de discos (el problema del progresivo en general) es que hoy en día nos cuesta mucho "meternos en situación": acostumbrados a la música que se ha oido en estos últimos treinta años, resulta dificil reprogramarnos y disfrutar con este tipo de sonido. El primer disco de los Crimson fue una revolución, y con los oidos de la época trascenció directamente a maravilla: recordemos que alguien tan alejado de ese estilo como Pete Townshend dijo de este disco que era "una extraña obra maestra". Hoy tal vez algunas canciones suenan pasadas, especialmente los tramos sinfónicos -una tendencia más de Sinfield y de Lake que de Fripp, que aún no tenía el mando absoluto sobre la banda. Pero aun así, es la llave que abrió el género: todo lo que vino luego se debe a esta primera obra.
    Así que yo recomendaría un poco de paciencia al enfrentarse a este disco.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta el Progresivo y KC desde que los escuché por vez primera en una destartalada cinta de mi padre, pero hay que reconocer que "Moonchild" tiene, personalmente, uno de los minutos más tediosos del género a más no poder. Vamos que reúne en un solo álbum tanto lo más glorioso (que es mucho) como también lo negativo en lo que degeneró (esos minutos en concreto) el movimiento progresivo.

    ResponderEliminar
  8. Pos a mi me gustó a la primera pero claro en aquella época (hará unos 12 años)devoraba todo el material progresivo que caía en mis manos.
    Hoy es el único disco de King Crimson que escucho con regularidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Tronco, no tengo ni pajolera idea sobre King Crimson. El Rock progresivo y yo, excepto dos discos de Pink Floyd, no nos llevamos muy bien. No obstante, entradaca de tres pares de cojones. Un saludo!

    ResponderEliminar
  10. “¿No son acaso todos los posts hechos a través del método "pormis"?”
    Totalmente, shur, pero es que yo soy de esos monguers que encima de hacer lo que les sale de los cojones divagan y dan la lata a los demás razonando sobre el porqué hacen lo que les sale de los cojones.

    Buena observación, Rick.

    También cojonuda tu apreciación, Victor.

    Kinski, parece que cada oído, dependiendo de lo “entrenado” que esté, percibe a King Crimson de manera distinta; si uno ya ha entrado en contacto con el género, claro, la cosa es más fácil.

    “entradaca de tres pares de cojones”
    Grasias de hantebraso. And dont worry, hay tiempo para darles oportunidades.

    ResponderEliminar
  11. Un disco esencial de uno de mis grupos favoritos. Siempre he visto a KC más cerca del krautrock (como concepto) que del rock sinfónico, género que, por los general, no me suele gustar. Mi preferido sería "Red", aunque también me encanta el retorno con "Discipline" en los años ochenta.

    Saludos, Dani.

    ResponderEliminar
  12. Hay trozos de la canción que parece que estén afinando los instrumentos!! jajaja

    Pues este lo escucho simplemente pero me ha atraido lo suficiente como para caer en la tentación de sobepasar los límites de la legalidad y la moralidad y descargarme ninguno de sus discos.

    ResponderEliminar
  13. Acaba de terminar la canción, desde luego el final te deja sin palabras...

    ResponderEliminar
  14. Los post se hacen por cojomes y así son geniales. Por eso hacemos esto en la blogosfera, ¿no? Así compartimos y nos divertimos.
    Dicho lo cual, te diré y creeme. Me fascinó Crimson a la primera. Fue comenzar Formentera Lady y se me partió la cabeza, se me desgarró el corazón y te juro por el alma inmortal de Syd Barret, Frank Zappa y George Harrison que se me abrió un cielo de mil colores. ¿Exagero? No hay discos que haya escuchado más, que más siga escuchando ni creo que haya discos que más me gusten.

    Sobre el desarrollo de Moonchild, ¿qué decir? A mi de Crimson me gustan hasta los andares. Me fascinan, salvando las diferencias, cosas como las de Moonchild o Fracture. Y en este caso, me agrada el descanso previo a In The Court...

    En fin, me voy al siguiente...

    ResponderEliminar