lunes, 22 de agosto de 2011

JMJ, apuntes jachondos

"¿Quiere algo, padrino?"


"Dos fantas traeme"

Bueno, bueno, bueno, Don Benedicto ya ha debido regresar a su chabolo romano. ¿Buena noticia? ¿Mala? Depende de quien juzgue. De camino a Pamplona he visto que ciertos sujetos ligeramente enojados habían manifestado su opinión acerca de la visita papal sirviéndose de un spray y considerando que la pared de la calle bien servía de lienzo. Dos de sus mensajes me han llamado la atención: “Benedicto = inquisición” (la tilde de “inquisición” es mía) y “JMJ = encubridores de pederastas”. Resultan divertidos los razonamientos hechos a base de signos de igual. Pueden poner lo que les salga de los cojones, el “=” hace todo el trabajo.

Este radicalismo, además de cabrear a cierto amigo mío, es el abono ideal para las tertulias intereconómicas y copérnicas -de la COPE-. Le resulta muy sencillo al sector facha decir que éstos -los mancha-paredes- “son los otros jóvenes”, que sólo los católicos pueden ser buenos ciudadanos. El procedimiento que usan los mencionados tertulianos consiste en 1. Identificar actitudes o manifestaciones que el público de la cadena condena, 2. Agrupar a miles de personas en un colectivo etiquetable, 3. Adjuntar a éstos la etiqueta que el público condena. La buena señora de Intereconomía se manejaba con brío en tan refinadas teorías cuando expuso su idea de las dos juventudes; una “sana” y otra corrupta, o enferma o... no me acuerdo, imaginaros cualquier adjetivo que indique patología. Por supuesto en la juventud sucia entraban “los del 15M” y “los perroflautas”. ¿Quién iba a pensar que era posible añadir a la típica dicotomía que tanto le gusta ofrecer a la opinión publica(da) (materializadas en encuestas de sólo dos respuestas) un contenido tan hediondo? Cierta España aun se deleita con el discurso de buenos y malos, de sucios y limpios, de aptos e inválidos. ¿No empezó por ahí el autoritarismo? Intereconomía, fuente de humor y intelectualidad…

Hablando de Intereconomía, recuerdo las palabras de un tipo (hilarante detalle el de que fuera al coloquio televisivo papal con una corbata ausente en su vestidura en el resto de coloquios en los que este buen señor participa) que interpretaba el discurso que el papa dio a las monjas en El Escorial; se refería -el tipo- a lo dicho por Benedicto como una alerta ante la apostasía (tan poco frecuente en los años de Paco), esa “renuncia de Cristo/Dios/Jesús después de haber entrado en contacto con él”, lo cual constituye un “problema”. Yo dejé de sonreír, pues el que tilda algo de problemático es alguien que, la proporcione o no, tiene en mente una solución para combatirlo; y nunca me han gustado las soluciones dictadas por tipos con sotana, o en su defecto tertulianos de Intereconomía. El ateísmo se dibujaba como un mal que acecha. Bien, esto último legitima lo que voy a decir ahora respecto de los forofos de Benedicto, porque si el papa puede hablar de “ateismo” y “radicalidad” en la misma frase, yo puedo hacer lo mismo con las palabras “peregrino -de las JMJ-” y “alienación”.

Como no recuerdo qué era la alienación religiosa definida por Marx (y hablar de estas cosas en lenguaje no-marxista pues no tiene tanta gracia) me referiré a cierta acuñación personal que acabo de elaborar, osease, alienación: resultado de hacer desplazarse hasta Madrid a cientos de miles de monguers que agenciarán una guitarra acústica para cantar lobotomizadas letras en favor de Benedicto XVI, amen de sonreír ante el papamóvil -porque al papa no le llegaban a ver- y hacer suyas ipso-facto cualquier declaración que El Lider enunciase. Ante escenas como las descritas, a un servidor le da por reflexionar en los procesos por los que una institución provoca la anulación mental con que millones de personas reciben las palabras de una autoridad, convirtiendo la devoción a Dios en un enfervorizado seguimiento del ídolo de masas. Eso ha sido el papa hace varios días, un ídolo de masas, como Freddie Mercury en Wembley ’86 o Chiquito de la Calzada en los años noventa. Quiero insistir en que lo inaudito no es para mí el acto de creer en Dios (ese maravilloso ente metafísico que nos obsequiará con donuts y virtuosismo musical cuando nos hayamos marchado de este mundo), sino el entusiasmo que genera el líder de una institución terrenal, nombrado como líder por sus propios compañeros de farra.

Decían los medios que, en la misa mañanera que el domingo ha tenido a bien oficiar el papa, se ha reivindicado a la iglesia como el único camino válido hacia Dios, ni más ni menos que afirmar a la iglesia como el monopolio de lo divino.


"Los shurmanos de Alá y el Dalai Dama quieren convertir ésto en un oligopolio. Ve y acaba con ellos."


“Comprad bulas, id a misa, atended a lo que digo. De lo contrario, estáis jodidos”

Bien, si esto me parece sociológicamente acojonante, es porque el jerarca de la iglesia católica dice que nada de espiritualidad, que eso no sirve, que Jesús no quiere espiritualidad, que no basta con creer y nada más; no se trata de reclamar una institución, sino de reclamarla como única vía de acceso al cielo. Yo pensaba que la iglesia había avanzado en estas cuestiones, iluso que soy.

“Que el papa diga lo que quiera; mientras su visita traiga euros…”. ¿Quién iba a protestar contra el encuentro juventudesco católico? Al fin y al cabo, los que no creen en el Dios bíblico, sí creen en el Dios Dinero; y estos días la capital española ha atraído unos cuantos capitales, valga la rebuznancia. Debo de ser un sociólogo bastante impresionable, porque este poner la razón económica por encima de todo también me llama la atención. No hay debate en el que la razón económica no haga acto de presencia, incluso cuando se trata de asuntos de limitado carácter económico como la organización territorial del estado (véase el intencionadamente polémico tema de las comunidades autónomas) o el asentamiento del 15m en plaza del sol (¡ay, esos comerciantes que están perdiendo dinero!). La cultura del “no hagamos tal porque tenemos pérdidas y hagamos tal porque maximizamos beneficios” se impone a pasos agigantados. Pienso que, ya puestos, podemos pasar al chinese way of life: venga la semi-esclavitud del capitalismo incipiente, welcome mano de obra infantil, au revoir subsidios por desempleo. ¿Y qué es eso de no ofrecer nuestra bandera nacional al mejor postor para que imprima su logo sobre ella? Mi indignación es máxima cuando paso por un ayuntamiento y veo el rojo-amarillo-rojo españoles sin la “M” de Mac Donalds. El dinero que debemos estar dejando escapar, ¡mother of the guld!

14 comentarios:

  1. Amen! Ya paso la demencia y el fanatismo dejando tras de si escollos de desechos e inmundicia, pero eso si confesados y puros!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Que profundos estos chavales de los graffitis....

    Yo estoy hasta las narices de encender la tele y ver al puto papa con cara de malo malísimo de peli de serie b, de ver a los panolis entusiastas comentar que han estado a punto de correrse al verlo en persona y escuchar su melodiosa voz.

    Si de pasta va el asunto y viendo que hay tanto gilí suelto, porque no nos montamos una buena secta y les sacamos hasta los calzoncillos? te apuntas a dominar, estafar y lobotomizar?
    El papa.... es mi ídolo.

    ResponderEliminar
  3. Mra lo que he encontrado navengando por ahí: http://www.youtube.com/watch?v=VCojZQ-L0ZY

    ResponderEliminar
  4. "Cierta España se deleita..." dices. Me temo que, sumando un bando y el otro, el porcentaje es muy alto. Demasiado alto. Somos un país dual, y me temo que vamos a seguir siéndolo por mucho tiempo. Tenemos alma de fan: o conmigo o contra mí. Los buenos y los malos; y claro, los malos siempre son los otros.
    Y tienes razón en que da la risa ver al Papa y sus secuaces reclamando para sí el monopolio de la salvación, y tal. Pero eso es lo que raclama cada una de las religiones existentes: todas proclaman ser el monopolio.
    El relativismo, ese don inapreciable, no se ha dignado visitarnos aún.
    Por desgracia, flaco favor le han hecho algunos elementos -infiltrados o no- que dicen militar en el bando de los indignados. Le han hecho el caldo gordo a la COPE y demás organizaciones paramilitares de la Iglesia católica. Algún día tendrán que aceptar que a los irreductibles hay que admitirlos como parte del paisaje, les guste o no.

    Seriedad, poca. Y serenidad, menos.

    ResponderEliminar
  5. Demagogia, demagogia everywhere.

    Para mí vuestra opinión y un boletín de la COPE vale lo mismo, están igual de sesgadas. Tengo amigos y conocidos que han ido y no les tengo por monguers. No sé a qué viene tanta polémica.

    Yo lo único que sé es que las católicas son más guapas y huelen mejor:

    http://cuantodanio.blogspot.com/2011/08/chica-confesando-sus-pecados-en-las-jmj.html

    ResponderEliminar
  6. Neko, el vídeo del tal Tim Michin me tirá pa’tras. Insultar a la iglesia aludiendo a los casos de pederastia me parece algo de tan reducidos horizontes intelectuales como los argumentos que se emplean en los coloquios de la TDT facha. Yo no he querido atacar a nadie, sino considerar subjetivamente varios hechos de interés sociológico. En la “razón económica” ya sí que vierto a gusto toda mi hez, porque estamos en camino de una ética fundada sobre balances empresariales.

    Sí, Tsi, confesados y puros se han marchado. Cómo para no enterarnos de los cientos de confesionarios portátiles que instalaron en Madrid con la avalancha “informativa”…

    Paseante, no puedo compartir la visión de una España con dos caras. De hecho aborrezco la fantástica construcción que los medios han hecho y hacen simplificando la realidad. Por ejemplo, sólo ya el título de “indignados” indica la voluntad de suprimir miles de matices con tal de tener una palabra cojonuda para el titular. Esto no tiene tanto que ver con lo que tú decías, pero bueno…

    Aitor, claro que valen lo mismo en cuanto que se tratan de juicios de valor. Pero más allá de la condición subjetiva implícita en todo argumento, hay unos más pulidos, con menos mala hostia y menos dogmáticos que otros. Lo de la COPE e Intereconomía es, a mi entender, basura, y si veo el segundo canal es porque lo que los discursos de las derechas mantienen entre líneas siempre me parece entretenido de leer. Y monguers es la palabra perfecta para designar a unos tíos que cantan al lider de una institución. ¿Cómo llamarías tú a unos pavos que alabaran en sus letras a Carod Rovira o a cualquier otro personaje al que nos resulta raro que le escriban esa clase de canciones? ¿Me vas a decir que lo visto en Madrid se halla exento de comportamientos sectarios en el sentido más raticuliano y jehovástico del término? Pues no, y ahí surge la curiosidad sociológica. Ya sé que hay comportamientos sectarios a punta pala, pero yo no he escrito esta entrada con la intención de hablar sobre comportamientos sectarios, sino de comentar varios hechos que forman parte o rodean a las JMJ, y ahí resulta inexorable entrar a hablar de sectas, ídolos de masas, y mentes aparentemente lobotomizadas (salvando el componente propio de todas las sectas de la dificultad de escapar de la propia organización).

    ResponderEliminar
  7. Pues yo me apuntaba a que en el escudo nacionas saliese Van Damme dándole una patada voladora a Chiquito disfrazado de Drácula. Siempre que fuese una doble patada voladora, claro. En su defecto el logo del Banco de Santander también valdría, aunque se perdería el elemento fantástico, claro.

    ResponderEliminar
  8. Preciso eso de "institucionalizar la salvación"...y bueno lo de los donuts, que me ha causado cierta risa, nunca habia visto una definicion de Dios tan..hilarante..!..que mas puedo decir no soy cristiano..asi que a mi esas peregrinaciones me valen mani...de todos modos si eso los hace felices y mientras no quieran quemarme en hogueras por creer en la Pachamama, anda ellos..!!

    PAZ

    ResponderEliminar
  9. Bueno, basicamente estoy de acuerdo contigo en tus lindas apreciaciones, aunque también habrá habido de todo entre la masa que cantaba las alabanzas del Papa, no solo monguers (por cierto, palabra que nunca había oído/leído esa palabra dicha así salvo leyéndote a ti o a Aitor). Basicamente estoy pensando en las fiestas de Bilbao, que estamos ahora en ello, aunque yo solo salga en fin de semana, y el nuevo grito de guerra de las cuadrillas borrachas es: '¡Esta-es-la juventud del Papa!' Jeje Mola.

    La Iglesia, por desgracia, sigue con las pretensiones máximas: se considera la única vía de salvación, no quiere que la ciencia ni el monopolio de la razón humana la deje de lado, etc etc. Si hubieran dejado esas pretensiones y se hubieran centrado más en otras riquezas que tienen... En fin, yo siempre pienso que les podría haber salido mejor.

    No todas las religiones son iguales en cuanto a creerse el único medio de salvación, y en eso la católica, y en general la cristiana, peca (qué irónica suena la palabra) en especial de intransigente. Ya no recuerdo bien la frase, ni siquiera si era budista o zen, o sea si viene de la India o de China, pero decía algo así: ''Si quieres ir al cielo, utiliza el camino que te ofrece la religión con la que te hayas criado.''

    Y en cuanto a la razón económica, no puedo estar más de acuerdo con tu 'indignación'. Siempre pongo el mismo ejemplo, pero es como eso que dicen los tertulianos de Intereconomía: La economía dice que hay que... Olvidando que existe la política económica, que 'debería' tener mejor consideración, y que nunca hay una sola forma de hacer las cosas. Llevándolo al extremo, como tú, vemos que estamos desaprovechando mil oportunidades de ganar dinero en todo momento. Y la niña pija hija de padres chapados a la antigua podría prostituirse a los quince años con compañeros del trabajo de su padre y decirle: 'No, es que así aprovecho mi cuerpo hasta el matrimonio.' Pero eso no creo que le dejarían hacer. ¿O si? En fin, si es que si, espero que cobre poco XD Se me va la pinza. Un saludo. Leo todo lo que escribes pero no he sacado fuerzas para escuchar Genesis y demás.

    ResponderEliminar
  10. La iglesia necesitaba sacar músculo con lo que más le falta, juventud. Y en eso se ha quedado, en un campeonato internacional de culturistas, sudados, platónicos, de posturitas varias y poco más.

    Después del musculo anabolizado llega la flacidez.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  11. José, como publicista no tienes precio xD

    Panxo, sin duda, históricamente hablando mejor peregrinaciones masivas que autos de fe.

    Sonámbulo, cuando veía por TV a los fieles de las guitarras pensaba en Flanders & family cantando chorradas cristianas. Bien, eso para mí es la actitud monguer por excelencia. '¡Esta-es-la juventud del Papa!', que dices tú; ejemplo cojonudo de lema ridículo y cutre. Lo de “monguer” -generalizando, claro- iba por ahí.
    “y que nunca hay una sola forma de hacer las cosas”
    Suscribo.

    La mejor publicidad de la iglesia en años, Kez. Para que digan que los curas aun viven en otro siglo…

    ResponderEliminar
  12. Si mal no me acuerdo es el budismo la religión que no es explicitamente una secta (donde secta= culto que excluye de la salvación/redención/etc. a quienes no lo practiquen).

    ResponderEliminar
  13. A mí todo esto de los dogmas (y creérselos) me parece anacrónico tirando a medieval. Si hay que evitar la palabra monguer, se evita, pero seguir a rajatabla los preceptos de cualquier institución religiosa... no lo considero muy inteligente, la verdad. La salvación de las almas es un gran tema. Me encantan las elucubraciones teo-ilógicas sobre el destino de los niños que mueren sin ser bautizados, que si el Limbo, que si el Cielo... Son muy divertidas y sesudas. Mira:
    http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/cti_documents/rc_con_cfaith_doc_20070419_un-baptised-infants_sp.html
    Tengo amigos cristianos totalmente en contra de cómo se gobierna la Iglesia actual y de la celebración de este tipo de actos propagandísticos, tengo amigos católicos que han ido (¡y que también participan en el movimiento 15M! - ¿serán capaces algunos medios de comunicación de reconocer algún día que la realidad es compleja?), tengo amigos capaces de hacer pintadas más estúpidas que ésas,... Tengo hasta una compi de trabajo que se salió de monja para casarse con uno del partido comunista de su pueblo. Otro día cuento su historia de amor, que es muy total. Me da pena que en pleno siglo XXI se sigan formando bandos por la religión, algo que en mi opinión debería ser más espiritual y menos político.
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Mortal el link. Me recuerda a los mundos fantásticos que se crean para determinados videojuegos de elfos, orcos, etc, con guionistas que van modelando la realidad a su antojo. Si la iglesia católica cree poseer el monopolio de la fe auténtica, los teólogos creen tenerlo del monopolio de la verdad. En ambos asuntos el papa se ubica en la cúspide; aunque yo no hubiera imaginado -puede que sea demasiado impresionable xD- que el líder de una institución tan estupidamente pretenciosa pudiera lograr atraer -o eso parece- a tantas personas que tan contundentemente apagan sus neuronas ante lo que dice un tío -salvando lo simbólico de su personaje- como tú y como yo. Respeto a los creyentes, pero si una manifestación de espiritualidad se convierte en un espectáculo propio de secta, pues no me voy a cortar en decirlo. Ahora, esa parte no era la fundamental. El post iba más que nada de comentar los discursos que han girado entorno a las JMJ.

    Algún día escribiré sobre monjas o partidos comunistas. Así te doy un motivo para hacer de trovadora xD

    ResponderEliminar