sábado, 16 de julio de 2011

En busca de un principio racional y mah o menoh objetivo (II)

En esta entrada lo que hice fue plantear un problema cuya posible resolución supone algo más que palabrería con la que pasar el rato. Cuando alguien responde a la pregunta “¿Por qué debo respetar a mis semejantes?” lo que está haciendo es ofrecer principios rectores para la sociedad. En otras palabras: el modo con que una colectividad haga frente al mencionado interrogante es crucial para su futuro.

Lo último viene a ser una especie de autojustificación. Me digo y os digo que siempre será oportuno meditar sobre el “El Tema ético”, en palabras de Sonámbulo; que menospreciar todo intento de hacer aportaciones nuevas o recicladas al respecto equivale a cincelar sobre la piedra un “Ya hemos alcanzado la verdad. Pasemos a otro tema”.

En su momento comenté que “si no hay verdades, es imposible sustentar una moral, de modo que todo vale”, de ahí ese curioso “¿Por qué respetar las normas, las leyes y a los semejantes?”. Profundizaré un poquito en la primera cita. Puede concebirse que la falta de verdades es una consecuencia de la reciente igualdad a la que se ha llegado en determinadas sociedades. Me explico: en un mundo en el que no hay dioses que dejen mandamientos en la montaña, ni profetas que dicten acerca de lo bueno y de lo malo, ni hombres que tengan potestad para imponer sus verdades; en un mundo así, debido a que todos somos iguales a la hora de forjar nuestras propias verdades (dentro de unos límites legales erigidos por una moral concreta, pero bueno), las distintas expresiones subjetivas (entendidas como las maneras de entender el mundo y las conseucencias de esas maneras) son igual de respetables (juridicamente hablando y dentro de los límites mencionados); no hay una por encima de otra, de modo que La Verdad, desestimada por unas constituciones que incluyen en su haber el respeto a lo diferente, se convierte en una pieza por la que solo compiten los anticuarios. Regresamos pues al “si no hay verdades, es “imposible” sustentar una moral, de modo que todo vale”.

Al fistro que haga mención al rey diciendo que la ley no toma a todos por igual, le cuezo a muletazos, y no porque esté en desacuerdo.

Antes de formular mi propuesta, creo conveniente volver a poner en el punto de mira ese “Debemos prevenirnos de la barbarie” (la tercera respuesta) que tan frágil me parecía; porque no hay nada tan sencillo como argumentar que, si todos pudiéramos ejercer la violencia como nos diera la gana, nuestra civilización tendría los días contados; en ese sentido, la prohibición del uso “no legítimo” de la misma es uno de los mejores medios para preservar nuestra civilización. Y es aquí donde el relativista, con mucha razón, diría: ¿Y por qué nuestra civilización es lo mejor, lo bueno? No hay demostración racional y objetiva de ello.

Si estoy tan pesadito con lo del principio racional y objetivo es porque, sin él, la no violencia es el resultado de la conveniencia, y no de la convicción: lo único que incita al ciudadano a respetar la libertad de los demás es la coacción del estado.

Pero vayamos finiquitando. Hace días mantuve unas conversaciones la mar de provechosas con una chica a la que envío saludos. Ella destacaba, entre otras cosas, las semejanzas, lo que nos une por encima de lo que nos separa. Toda moral se construye sobre el conjunto de características comunes que presenta un colectivo, así que, cualquier regla que aspire a ser universal, debe asentarse sobre algo que sea igual en todas las personas. En “Apasionada y nada navideña reivindicación del egoísmo” hablé del egoísmo como motor de la acción humana. Con espíritu igual de ambicioso -puede que necio-, expondré algo que me parece inseparable de la naturaleza humana.
¿A quien le gusta ver quebrada su voluntad? Yo creo que a nadie. Cualquiera desea que las cosas le salgan tal y como las había planificado, y, sobre todo, que la voluntad con la que decide lo que a él le concierne sea respetada. Expresado con otros términos: todos queremos respeto para nuestra subjetividad. Aplicado ésto a la sugerencia moral “No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti” (a cuya ineficacia ya me referí), podría enunciarse, como el ansiado principio, lo siguiente: “respeta la voluntad del otro así como quieres que la tuya sea respetada”.

A mi entender, esta propuesta resuelve el interrogante nihilista, y lo hace desde una premisa a la que yo no veo puntos débiles. En caso de que alguno de vosotros sí, ya estáis abriendo el pico, queridos.

21 comentarios:

  1. Yo, como no xD. La moral es un asunto práctico, no hay más vueltas que darle. Es el resultado de la praxis social y lo que al mismo tiempo la permite. Si existiese una verdad ajena a lo humano que se impusiese sobre nosotros, directamente no haría falta tal invento. Ya no nos quedarían más cojones que hacer lo que nos dictasen los limites de esa verdad que nos determina.

    Lo siento, pero lo que expones sobre la voluntad y tal, me parece darle una vuelta de tuerca al axioma de Mills con una llave inglesa de Nietzsche para quedarse en el mismo sitio.

    ResponderEliminar
  2. Hum, al final he optado por reescribir el comentario. Todo sea para explicarme mejor y, de paso, hacer varios añadidos.

    Te diré, Ataulfo, que nunca ha estado entre mis objetivos esbozar una verdad que determinase a las personas. Ciertamente fue una cagada hablar de algo "inseparable de la naturaleza humana"; al fin y al cabo hacer afirmaciones sobre dicha naturaleza es como enunciar verdades, sólo que aparentemente de forma más refinada. Empleando el famoso esquema que indica la correlación entre práctica y teoría, podría decirse que mi propósito ha sido tomar como materia prima lo que yo interpreto de la realidad para crear una abstracción con la que dar respuesta -solamente- a otra abstracción. Si algo demuestra que yo no he intentado formular ninguna verdad ajena a lo humano y, al mismo tiempo, determinante sobre él, es que, en caso de aparecer una observación que dinamitase mi abstracción, yo la asumiría sin mayor problema. Has creído, si no me equivoco, que mi modo de plantear la cuestión ha sido de la abstracción a los hechos (y encima con un mandato categórico que yo no logro ver en mi tochalder) y no lo contrario.

    En cuanto a lo que dices de la moral (muy ambiguo, por cierto), creo estar de acuerdo. Creo también que no has captado muy bien lo que yo quería expresar; el menda, desde luego, no consigue encontrar ese párrafo en el que supuestamente ha dicho que la moral es el resultado de un experimento de laboratorio, la consecuencia de un proceso intencionado o un artilugio fruto de la ingenieria social. Cuando escribo que la colectividad hace frente a un interrogante no pienso en una estrafalaria asamblea de ciudadanos decididos a refundar su propia moral. Del mismo modo, con "la construcción de una moral" no pretendo referirme a una sociedad que se diseña detalladamente a sí misma. No me ha quedado claro tu mensaje, ya lo puedes ver. ¿Quieres decir que no caben hacer teorizaciones al respecto, o que éstas deben tener muy claro a que quieren -y pueden- aspirar?

    Aunque casi no hace falta decirlo, mi pretensión no consiste en divulgar recetas morales. Estas cosas las escribo para asirme a algunas certezas -revisables y de todo menos blindadas- y ponerlas en práctica en mi vida. Lo escrito en este post puede resultar una chorrada para alguien que a la pregunta sobre por qué respetar a los demás contesta un "porque si, de toda la vida". Eso no me vale, shurhand.

    En cuanto a la última línea, no sé qué rayos quieres decir. ¿Wright Mills o Stuart Mill? Y Nietzsche era de martillos, no de llaves inglesas.

    ResponderEliminar
  3. Hostias macho, que es muy temprano para estas cosas xDD. Luego vuelvo a leerlo todo, primero dejame tomar un café y echar un pito.

    ResponderEliminar
  4. Es que (Aquí hago gestos con las manos, como si estuviese amasando una pizza imaginaria o algo así) es una postura tan relativista y tan de buscar la vuelta a las cosas que no cala por su exceso de cientifismo. Yo soy mucho más práctico. De la misma manera que prefiero una tecnocracia a una democracia, esto está enlazado con eso: es preferible una élite (¡Viva Ortega! ¡Viva Gasset!). Cada vez pienso que está mal que todos seamos iguales. Está claro que hay gente mejor y más válida que otra. Obviamente nosotros somos de los VIP. Por supuesto que nuestra civilización es la mejor. Prueba de ello es que todos pierden su moreno culo por venir a un país occidental. No vale decir que esa riqueza es gracias a expolicar colonias porque en el siglo XIV Europa ya era lo más avanzado y rico, sólo en competencia con China y algún reino hindú. Al fistro que diga algo de aztecas e incas, que no tenían ni rueda, le doy muletazos borbónicos.

    "Lo único que incita al ciudadano a respetar la libertad de los demás es la coacción del estado."

    Pues muy probablemente. Hombre, a mí no me entran ganas de matar y si hiciese algo así porque me apetece (Porque, como hablamos en noséquépost la venganza en según qué casos, es decir, cuando me parece, está justificada) luego ese fistro duodenal llamado Conciencia (Un momento... esta conversación ya la hemos tenido xD) actúa y te dice que has sido un chico malo. El ser humano tiene conciencia, no es una convención social. Eso viene después.

    Entonces, ¿todo queda resumido en un "Donde termina mi libertad empieza la tuya"?

    ResponderEliminar
  5. Perdóneme usted que no comente ahora el - otra vez - estupendo ejercicio que has hecho. Dejo ahora solo una opinión al respecto del tema 'nuestra civilización occidental' y la pregunta va dirigida a Aitor (ya me siento como Jordi Hurtado, qué crack es ese tío):

    Muchos de los que vienen a vivir aquí no lo hacen porque prefieran nuestra cultura a la suya, sino meramente porque aquí imaginan dinero y subsistencia. Hay culturas y formas de vida aún en algunos países realmente empobrecidos de los que ya me gustaría aprender a mi. De otros no, of course.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, venga, comento aunque sea brevemente (es que al otra vez me pasé de pesado para no aportar nada en positivo) tu última propuesta de máxima. Básicamente es lo que ha resumido Aitor, o sea que también esa máxima es vieja: 'Mi libertad acaba donde empieza la tuya'. Cámbiese libertad por voluntad. Pero no podemos meter esa llave inglesa o martillo que decía José, porque Nietzsche no nos vale para hacer este tipo de ética que buscas. De hecho, sigo sin creer que se pueda hacer este tipo de ética con principios objetivos de los que hablas.

    Ejemplo imaginario cutre y simplón: Mi voluntad se ve frenada si no te suelto un puñetazo, lo siento. Ah... ¿la tuya me pide que respete tu bonita cara? Pues tenemos un problema, macho... XD

    ResponderEliminar
  7. Aitor, yo entiendo que el espíritu relativista va más de plantear porqués que de ofrecer propuestas definitorias. Es algo que me parece muy saludable, aunque puede derivar en posturas que, por su negación de todo, terminan por no acatar nada, o no creer en nada. Además, ¿cómo se queda uno cuando aquello que siempre ha dado por verdadero se disuelve en un mar de dudas? Evidentemente sería imposible articular una sociedad en la que todo el mundo fuera relativista radical.
    Hablas de las élites y de la conciencia, temas que nos darían para muchas horas y muletazos verbales. Pero lo que más me llama la atención es la identificación que haces entre civilización civilizada (ekisdé) y riqueza material. No estoy de acuerdo contigo, o más bien, con las categorías que usas; puede decirse (simplificando un poco) que una civilización comercia más que otra, que tiene tasas más altas de natalidad, que hay menos violencia en las... calzadas (Chiquitorl!), pero si tomas este asunto en términos morales (bueno y malo, mejor y peor), yo te invitaré, clarostá, a que pruebes que nuestra civilización es mejor que las demás. Lo de que los morenos se vengan a Europa, como dice Sonámbulo, no vale.

    Sonámbulo, lo pienso ahora y sí, Aitor ha estado acertado con ese “mi libertad acaba donde empieza la tuya”; sólo que yo he intentado sustentar dicho principio mediante algo que veo común en las personas. Seguramente he ido demasiado lejos, aunque esto, como dices, es un ejercicio de reflexión; obtengo de él elementos que me sirven para enriquecer mi visión del paisaje humano, que ya es bastante.
    En cuanto a tu ejemplo, la ventaja, con respecto a el “no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti” es que, si bien en el caso anterior, cabía la posibilidad de que tú tuvieras derecho a generar situaciones de violencia porque disfrutas de ellas, ahora ese “derecho” desaparece, pues involucras a personas a base de arrollar sus voluntades, algo que no te gustaría que hiciesen contigo. “¿Y por qué el hecho de que a mí me gusta que respeten mi voluntad me obliga a respetar la de los demás?”, se podría decir.. Desde una perspectiva individualista, no sabría qué responder.

    ResponderEliminar
  8. "Muchos de los que vienen a vivir aquí no lo hacen porque prefieran nuestra cultura a la suya, sino meramente porque aquí imaginan dinero y subsistencia"

    Pues claro. Porque aquí se vive mejor que en Camerún. O bueno, porque tenemos acceso a más cosas, si prefieres verlo de esa manera. Pero igualmente, en el aspecto cultural (Arte, musica, literatura, etc) creo que no hace falta explicarlo porque cae por su propio peso. Otra cosa es que sus valores sean mejores, que moralmente sean más íntegros y que sean sociedades más sanas (Cosa que tampoco me creo, eso del buen salvaje y demás no colaban en el XIX, ahora menos), pero culturalmente, quitando a China, el mundo islámico y el hindú, que están occidentalizados a tope, no veo nada. ¿Unos aborígenes australianos que llevan 40.000 años en taparrabos tienen algo que hacer frente al Renacimiento? Are you talkin' to me?

    ResponderEliminar
  9. Vale, se me ha borrado el comentario, cómo odio que me pase eso :P Intentaré repetirlo.

    Dani, antes de nada quería recitificar una cosa importante: Yo no me dedico a la ética, no es lo mío, ya sea por tomar esa postura o porque varían mis intereses particulares, pero no la quería desprestigiar, creo de verdad que se hacen estudios serios al respecto, y también útiles. Tengo compañeros - sobre todo una - dedicados a ello. De lo que sí reniego es de esa postura intuicionista a la antigua, que mucha gente todavía emplea y que se resume en: es de sentido común, en el fondo sabemos lo que está bien o mal, está en nuestra conciencia. Por eso mucha gente dice - o piensa - que por ejemplo la violencia o el asesinato son malos per se, y que negar esto es de enfermos o de frívolos. La Historia nos muestra que esto no tiene dónde agarrarse, y que hablamos desde nuestra cultura y tiempo actuales.

    Para hacer ética, antes hay que ir al origen de nuestros valores, y estudiarlos desde la psicología y la sociología, porque los valores son fruto del proceso de socialización.

    Aitor, yo tampoco creo en el mito del buen salvaje, eso lo dejo para la literatura fantástica y la ficción. No reniego de la gran cultura - en sentido amplio - occidental en la que vivo y me he criado. De hecho, la considero (la que nació en Grecia, se desarrolló con esa especie de fondo común 'europeo' de aquello llamado cristiandad y propició el nacimiento de la ciencia moderna y demás) una de las cimas de la humanidad en su conjunto. También me interesa mucho la cultura oriental, pero basta ver que Kurosawa, uno de los mejores cineastas nipones de la historia, se rindió también a los pies de Dostoievski y de Van Gogh; y que en Japón saben apreciar bien a Tchaikovsky, por ejemplo, entre otra infinidad de cosas. Eso no tiene que ver con que defienda otras culturas de influencia más pequeña en espacio geográfico.

    Creo sinceramente que hay muchas culturas de entre los países desfavorecidos que nos podrían enseñar mucho, y no hablo en el aire, sino pensando en ejemplos concretos. El caso es que hay mucha diversidad, por ejemplo - hablando en general y de lo que sé - desprecio la cultura de la sociedad de República Dominicana, porque creo que tiene lo peor del Caribe y lo peor de Estados Unidos. En cambio, admiro y me resulta muy interesante la cultura y sociedad haitiana, su carácter distintivo y su particular dignidad. También valoro su artesanía, su modo de trabajar, y hasta de cocinar. No lo admiro todo, claro, al igual que tampoco admiro todo en mi sociedad española. El caso es que incluso en los países más pobres y subsumidos bajo el mundo occidental hay, no solo valores, sino otros elementos culturales de verdad interesantes. Y esto lo digo fuera del típico discurso solidario y bienintencionado. Hay de todo, y no todos los 'culos morenos' son iguales, ni nosotros somos la repera por habernos impuesto de forma tan victoriosa. (Que conste que sé muy bien que lo de 'culos morenos' y demás palabras que has usado no tienen nada de racistas, te he entendido.)

    ResponderEliminar
  10. Antes de decir nada, quiero aclarar que lo de los "culos morenos" era una manera de hablar. No es un tema racista. Es más, para demostrar mi inocencia, citaré a uno de los principales intelectuales del siglo XX, Mick Jagger:

    "Brown sugar how come you taste so good?
    Brown sugar just like a young girl should!
    Ah, get along, brown sugar how come you taste so good, baby?
    Ah, got me feelin' now, brown sugar just like a black girl should!"

    En fin, soy terco como una mula cuando tengo razón, vamos, always. Seguro que en Haití tienen una cultura muy interesante y una artesanía muy bonita. Pero yo me quedo con Velázquez. Sin quitar méritos al pueblo de Haití.

    ResponderEliminar
  11. Voy a intentar que se me comprenda un poco mejor: basicámente estoy de acuerdo con Sonámbulo xDD

    Para mí no hay principios universales (más de un siglo de antropología nos ha dejado practicámente dónde estabamos), y mucho menos racionales (como mucho razonables) en los que sustentar una ética. Cuando digo que la moral predominante (y subrayo predominante) es resultado de la praxis social, me refiero a lo que la gente (el mogollón ese, vamos) ha venido haciendo, lo que hace y lo que cree que hará en el futuro. En fin, al conjunto de las acciones sociales.

    Se me olvidaba también mencionar que la moral nos ayuda a tener una visión del mundo más o menos ordenada, comprensible. Y yo soy de los que creo que la primera y más importante necesidad que tenemos como seres humanos es la de comprender el mundo que nos rodea, de interpretar lo que nos rodea. De hecho yo diría que esa es la principal diferencia del homo sapiens con los animales. Por eso como dice Werner Herzog en Grizzly Man es inútil buscar valores y principios en la naturaleza, porque son siempre algo que nosotros le adjuntamos a la "realidad", y no al reves.

    Por último me gustaría señalarte lo que yo creo que es una confusión por tu parte. Tiendes a confundir relativismo con nihilismo, o por lo menos me da esa impresión. Y para nada son lo mismo. El relativismo debe incidir en la importancia de los valores y remarcar que estos no forman parte de la "naturaleza", como decía antes el bueno de Werner. En definitiva, que no son ahistóricos.

    Y me refería a Stuart Mill. Me sobro la s final, si. Wright Mills ni me doy cuenta de quien es.

    Joder, vaya tochaco.

    ResponderEliminar
  12. Aitor, no hacía falta que lo aclarases. Es más, yo no tuve que mencionar que lo que habías dicho no me parecía racista, solo que lo había citado y no quería dar a entender una intención extra por mi parte. Estamos rodeados de eufemismos y reina el síndrome del tío Tom, por eso esas cosas pueden sonar así o asao, y quizás tenías que haber dicho 'glúteos de personas de color' XDD Tonterías.

    Gran canción, nunca me paré a entender la letra, pero por esas dos palabras y por ser ellos, pensaba que 'brown sugar' se refería a la heroína, que puede parecer azúcar moreno.

    Sasto, José, el relativismo no tiene que ver con el nihilismo. Y hablando de antropología, hoy en día el relativismo cultural es uno de sus presupuestos básicos. La antropología en búsqueda del esqueleto humano universal murió tras el importante trabajo de Lévi-Strauss, que es interesante pero llega hasta donde llega. El relativismo, de hecho, no solo atañe a la moral, y no tiene porqué llevar al escepticismo. En cualquier caso, siempre hay que especificar de qué escepticismo estamos hablando, etc. Por ejemplo, el perspetivismo en cierta manera es un relativismo. Como dices, José, basicamente es aceptar que no hay principios ni valores escritos en el cielo, simplemente.

    Por eso en este caso no se puede hablar de 'objetividad'. Pero esto no le resta seriedad. Hay una idea muy extendida de que lo 'objetivo'=riguroso, serio, científico, verdadero. Y lo 'subjetivo'=inseguro, personal... Y esa dicotomía suele emplearse mal. Lo subjetivo tiene que ver con un/el sujeto, o sea que es un concepto que se centra más en la interpretación del sujeto que en el objeto en sí mismo. Pero cuando no existe objeto sin sujeto, es inútil hablar de objetividad. Incluso en filosofía de la ciencia han discutido mucho eso, y aún hoy hay pelea en el ring entre realistas y subjetivistas de diferentes tipos. De todas formas, en cuanto a la ciencia empírica, e independientemente de cómo consideremos la realidad ontológica de cada concepto físico, químico, etc... yo creo que es mejor adoptar una postura realista, usease, presuponer esa cosa llamada objetividad. Porque si todos los científicos tuvieran además que ser filósofos, la ciencia no daría ni dos pasos XDDD Pero me he salido del tema, hablábamos de moral. La moral es distinta, yo quitaría el término 'objetividad', e incluso la dicotomía esa y la aparcaría aparte.

    ResponderEliminar
  13. ¿Entonces es posible hacer teorizaciones en lo que respecta a la moral o nos negamos ese derecho? Porque vale, toda moral, al ser producto social (y productora), deviene de lo contingente, peeeeero nos quedamos cortos si atendemos sólo a las contingencias y no a lo propio de una naturaleza humana, que esta ahí y se manifiesta en cosinas como el carácter social del hombre o su plasticidad para hacer frente al entorno natural. La idea molona en ese sentido es (/mode friki on) fundar una ética desde lo inmanente, porque me reconoceréis que no todo es pura contingencia; dicha ética, por su origen, sería necesariamente universal.

    ResponderEliminar
  14. Explicación gráfica de lo anterior: http://fotos.subefotos.com/2e679aaf0f5260b7c5ae8a9c7f5c8c7co.jpg

    ResponderEliminar
  15. ¿Entonces no tenemos una serie de valores morales implícitos y naturales a todos nosotros?

    En todo caso, de acuerdo con lo que dice Sonámbulo sobre la falsa dicotomía "Objetivo = bueno" / "Subjetivo" = "malo". De hecho cientifizar al ser humano me parece un error más grande que la Whiteanaconda de David Coverdale. Y bastante peligroso, la verdad.

    (Cada loco a su tema xD)

    PD: 'Brown Sugar' es de Sir Mick Jagger, el cual sí sabe apreciar lo que es bueno. El chungo es Keith Richards. Mick cuando habla de azúcar moreno habla de esos dulces cú's morenos.

    ResponderEliminar
  16. Respondiendo a tu pregunta, yo pienso que no, y la diversidad de modos en los que se ha concebido lo bueno y lo malo a lo largo del tiempo y el espacio así lo demuestra. Un hecho natural es algo, al hilo de lo que decía José, determinante; no podemos escapar de él (del hecho, no de José); necesitamos comida, dormir cierto tiempo, envejecemos, etc. En cambio, morales hay muchas y, si bien, ninguna es resultado exclusivo de hechos naturales, yo veo más o menos razonable que cualquier propuesta de esta clase se funde sobre cosas que los seres humanos tenemos en común. ¿Sobre qué sino? Y no estoy negando el plano intersubjetivo de la movida social, sino sugiriendo que éste suponga los cimientos de una ética por levantar.

    ResponderEliminar
  17. Vamorls, que nadie viene al mundo con un paquete que le dicte lo que es bueno y lo que es malo, pero el hombre, por descubrimiento de sí mismo (tanto de su naturaleza como de la naturaleza de algunos procesos sociales), puede llegar a ciertos puntos. Lo innato no son los valores, sino el potencial de las personas para crearlos.

    ResponderEliminar
  18. Después de un cortocircuito neunoral y de echar mano a la wikipedia para comprender la mitad de lo que habéis escrito debo decir.... me dejáis acojonada.

    Después de leerme el post y todos los comentarios con lo único me quedo es con las risas que me he echado al ver la foto del rey sin sentido alguno, cual Homer Simpson. Como no puedo colaborar en el interesante debate, dejo esta chorrada:

    Dos grandes filósofos llevan tres días de continua conversación. Han tratado temas de materia física y metafísica. Pero, ya uno comienza a sentirse un poco cansado.

    - Oye, ¿te parece bien que dejemos esta conversación tan interesente que hemos mantenido y nos vayamos a dormir un poco?...
    - Bien. Pero, antes de retirarnos, quisiera que me contestaras a esta sencilla pregunta. ¿De estos dos problemas, cuál te preocupa más, la ignorancia o la indiferencia?...
    -Pues, mira, la verdad es que yo ni lo se, ni me importa.

    ResponderEliminar
  19. Una vez haber almorzado veo las cosas con mayor claridad.

    Es mejor permanecer callado y parecer tonto, que abrir la boca y confirmar que se es tonto.

    ResponderEliminar
  20. Creo que me has colapsado el gadget de los comentarios. Muere xDDDD

    ResponderEliminar