jueves, 16 de junio de 2011

Curso de manipulación express

Unas horas atrás he asistido a un ejercicio de manipulación que, como podéis predecir, no me ha dejado indiferente. De iluso no tengo un pelo; sé que los intereses económicos y políticos están repartidos por toda la dimensión mediática, pero algo de mí estalla al pensar en que los manipuladores puedan lograr con eficacia su tarea de fabricar burros desinformados, lo cual está a la orden del día. Me desorino cada vez que oigo comentarios televisivos tipo “nosotros les mostramos las imágenes de lo ocurrido, y ustedes juzgan”; ¿acaso la manipulación se circunscribe a los corta-pegas soviéticos? No, el arte de mentir a las masas no ha desaparecido, sólo se ha refinado. Al seleccionar unos temas -y omitir otros-, ordenarlos, y comentarlos ante el público, la mano del periodista nunca es imparcial; a veces deja un hedor que, como ya digo, pone a un servidor de bastante mala hostia.

En un esfuerzo titánico, dejaré las ganas de matar en el perchero y... asumiré un rol profesoril. Bienvenidos al curso de...


Serán sólo cinco sugerencias. Leedlas, me lo agradeceréis cuando en vuestras manos haya un emporio mediático y no confiéis en vuestra asesora de labios carnosos.

Point uno: contrata a una voz cool, repara en que el escenario esté bien preparado, y hazle afirmar a tu personaje que tus enemigos no respaldan aquello sobre lo que, desde hace muchas décadas, hay consenso entre la mayoría de la población. Si es posible, haz referencia a tus enemigos como gente desviada, errada; como víctimas de cierta patología social y que, por lo tanto, necesitan ser reconducidas.
Ejemplo práctico (de aquí en adelante aplicaré mis máximas a los sucesos acontecidos el día 15 de junio con la movida de Barcelona y demás): haz que Matías Prats se coloqué delante de una foto de Adolfo Suárez en 1978 y diga que los indignados no apoyan el espíritu democrático-representativo de nuestra constitución. Dale otra salchicha a Matías para que pregunte al espectador acerca de cómo se ha llegado a una situación en la que una generación pasa de la sacrosanta consti. El tono de su pregunta debe ser dramático, como el de un “¡¿qué hemos hecho, qué hemos hecho?!”, sólo que más sutil.

Point dos: divide y vencerás (no soy el primero que nombra esta táctica, pero de todos los que la han dicho, ninguno preparó un rótulo tan chulo como el mío). Puedes hacerlo cogiendo un elemento muy propio de tus enemigos, dándole la vuelta, y aplicándoselo a miembros de la oposición. Así conseguirás generar conflictos internos.
Ejemplo práctico: usa la palabra “indignados” para referirte a los manifestantes más agresivos. Dado que los movimientos surgidos desde el 15 de mayo siempre han hecho gala de su pacifismo, al meter a los violentos en el saco de los indignados, DRY sacará un comunicado a la velocidad de la luz desmarcándose de los altercados. Habrá por tanto unos que se posicionen a un lado del elemento conflictivo, y otros a otro: tensión interna.

Point tres: vencer sin convencer es tontería; a eso iba Unamuno, sólo que no se expresó bien. Para convencer puedes señalar como tus enemigos han cruzado un límite sagrado. Tendrás así legitimidad para emplear la fuerza contra ellos.
Ejemplo práctico: haz hincapié en que los indignados han dejado de jugar a las asambleas y han “cruzado la línea roja” con acciones que cuestionan el estado de derecho (del cual la opinión publicada es una fiel defensora). Tras la campaña de deslegitimación, los palos podrán caer sin mayor problema.

Point cuatro: sírvete de otro acontecimiento destacado del día, y esfuérzate por utilizarlo para dar más solidez al mensaje que quieres enviar en contra de tus enemigos.
Ejemplo práctico: añade al paquete informativo del día una noticia como la de Cayo Lara, algo que te vendrá de perlas para afirmar con rotundidad que los indignados han perdido el norte, arremetiendo incluso contra el coordinador de un partido con posiciones cercanas a las de los propios exaltados. Por supuesto no sugieras en ningún momento al espectador que la tensión de Cayo Lara se debió a que el agredido abandonó su rol de manifestante convencional para hacer un discurso partidista ante las cámaras de televisión.

Point cinco: hay palabras con una carga simbólica extraordinaria. Encuéntralas y úsalas para seguir desacreditando a tu adversario.
Ejemplo práctico: secuestro, la palabra ideal para definir la acción de los manifestantes; es tan cojonuda que no importa que los hechos no concuerden con ninguna de estas acepciones: 1. Retener indebidamente a una persona para exigir dinero por su rescate, o para otros fines. 2. Tomar por las armas el mando de un vehículo, ya sea un avión, un barco, etc., reteniendo a la tripulación y pasaje, a fin de exigir como rescate una suma de dinero o la concesión de ciertas reivindicaciones. 3. Depositar judicial o gubernativamente una alhaja en poder de un tercero hasta que se decida a quién pertenece. 4. Embargar judicialmente. 5. Impedir, por orden judicial, la distribución y venta de una publicación.


Pd: Al hilo del Point tres, quiero lanzar una pregunta con respecto a las "líneas rojas": ¿no se han pasado los administradores de esta España ciertas líneas rojas por la punta del cipote? Quiero decir, que tenemos 4 o 5 millones de parados (he perdido la noción del desempleo con tanta cifra); familias sin ingreso alguno; desahucios a mansalva; un estado de bienestar que ha sufrido el corte de la tijera mercantil; y una cantidad innumerable de jóvenes sin trabajo, sin posibilidades de acceder a una vivienda, y hasta los cojones. No jodamos, ¿cuántos de los llamados “derechos subjetivos” han sido machacados? ¿No constituye eso un tipo de agresión? No, amigo mío, no hay punto de comparación entre la gravedad que supone “lanzar una bolsa de plástico a un parlamentario” (risión de comentario made in Antena 3) y lo putas que las están pasando en términos económicos millones de familias, de parejas, de individuos. El malestar puede derivar en intransigencia, y la intransigencia en acciones violentas. Presentar sólo la última manifestación de esa cadena (la violencia), es otra muestra más de manipulación.

13 comentarios:

  1. ¡Qué bueno! y currado, Dani. Hablando de manipulación, yo debo tener una vena de sociólogo frustrado en alguna parte, porque el canal que más veo es Intereconomía. En todos los telediarios las noticias son manipuladas, o mejor dicho, la propia noticia y forma de contar un hecho es ya cierta manipulación de ese hecho, claro. Pero es que en algunos canales es taaan sobrado, se ve taaanto el cartón, que mola XD Es como jugar al 'a ver por dónde nos salen ahora' (de Parker)

    Ayer no tuve mucho tiempo como para informarme bien, la verdad, pero ya vi algunas noticias sobre lo ocurrido. Tú hablas de Prats, yo me lo he perdido porque, como digo, llegué tarde a comer, pero ví a la noche un poco no sé si Veo7 o Intereconomía, ¡y qué prisa se han dado por ponerle nombres! Tus puntos son cojonudos, luego añadiría un point 6, o extensión del 7, que ya es la caña, made in Intereconomía: inventarse nombres para desprestigiar al enemigo, y que se hagan populares. Espera, que lo publicito como el cine:


    De los creadores de 'el zapatazo...' llega...


    El 15-J, día internacional de la violencia de los indignados anti-sistema. ''Sin 15-M nunca habría habido 15-J'' (música dramática)

    ResponderEliminar
  2. Somos muchos ya los seguidores de Intereconomía.
    Inventarse nombres es un puntazo mediático, pero yo quedé encandilado de otro ejercicio refinadísisimo de manipulación consistente en añadir a un video de los indignados música semi-apocalíptica, de esa que todos hemos oído en algún documental cuando relatan el ascenso de Hitler al poder.
    En fin, que se puede disfrutar tranquilamente de las burradas que sueltan por la tv siempre que uno esté advertido de que tanto en el canal más facha como en el más -en apariencia- moderado, hay un sinfín de manos hediondas haciendo de las suyas.
    Ah, ah, ah, ¿y qué me dices de la innovadora práctica de enviar a un periodista de Intereconomía a un punto donde se sabe que va a ser mal recibido, esperar a que lluevan los insultos (o las bolsas de plástico, omg), y mostrar a los espectadores de la cadena cuanto odio y antisistemismo hay en las concentraciones? Sólo espero que algún día prueben esa técnica en Afganistan o Somalia: todos sabemos que un periodista muerto da mucho más share.

    ResponderEliminar
  3. Me quedo con el punto dos. Es sibilinamente delicioso. Me siento Mr. Burns, maldición.

    Brillante todo, pero, digo yo, a estas alturas de la vida, ¿no creéis que la gente no es que sea manipulada sino que es que se deja manipular? Porque por ejemplo yo es que no veo Intereconomía. Sé que no es mi rollo, y no lo veo. Aunque a decir verdad quitando las noticias de 20 Minutos no leo actualidad ni veo telediarios prácticamente. Lo que quiero decir es que si eres muy de derechas, verás Intereconomía porque ellos te dicen lo que quieres oir, de la misma manera que el libertario random entrará en Revolución.org y compañía para leer lo que quiere leer. Más que manipular lo que hacen es reforzar unas ideologías y aumentar las divisiones ideológicas que pueda haber entre la gente y hacerla más intransigente o agresiva al sacar estos temas. A estas alturas cualquiera puede acceder a cualquier medio de cualquier ideología. Donde veo manipulación es por ejemplo en informaciones sobre empresas y organizaciones, que sacan las notas de prensa que quieren en plan "Ese derrame tóxico no ha sido culpa de nuestro sistema de seguridad soviético que compramos en 1972" cuando pasa algo. Todo el mundo sabe que en una manifestación como la de Barcelona va a haber infiltrados de la policía, va a haber perroflautas que quieren hacerse los héroes, va a haber policías dando leches y va a haber cámaras de todos los medios para decir lo que les interesa a ellos y a sus lectores que a fin de cuentas son sus clientes y les pagan para que les digan lo que les gusta. Creo que a estas alturas hay una bidireccionalidad en todo esto.

    ResponderEliminar
  4. Nosotros como espectadores más o menos neutrales podemos llegar a la conclusión de que si, de que una persona que únicamente ve los informativos de Telecinco o de cualquier otra cadena apestosa se está dejando manipular. Pero jarl, en tal caso partimos de la siguiente premisa: el espectador tiene posibilidad de elegir, algo que, apartándonos de cierto discurso institucional, no es cierto.
    Cuando digo que el espectador no siempre tiene posibilidad de elegir no me refiero a personas como tú y como yo -que de alguna manera somos privilegiados-, sino a alguien que, por sus limitaciones culturales o económicas no tiene acceso a medios de información que le proporcionen otra visión de la realidad. En el primer mundo, lo de las limitaciones económicas es un poco tontería; no así las culturales, pues un ignorante (“ignorante” no es la mejor palabra, lo sé) que se traga todo lo que le dicen por la pantalla nunca se habrá planteado acudir a un medio alternativo; algunos de hecho no conocerán ni la existencia de tales medios. En otras palabras: en la medida en que su horizonte de posibilidades deja que desear, su elección no será tan libre como nos podría llegar a parecer. Imagina un mundo en el que las personas, gracias a una educación propia de sistema totalitario, están convencidas de que las únicas labores a las que se podrán dedicar son tres: segador (no como los de Mass Effect xD), minero, y… pescador. Ellos podrán escoger una de las tres, pero esa libertad es más falsa que los estados del tuenti.
    Por otra parte, si decimos que la gente se deja manipular, damos por hecho 1. que esa misma gente es consciente de que está siendo manipulada, 2. que sabe perfectamente que la selección de las noticias y las imágenes y cada una de las palabras que el periodista utiliza pueden ser instrumentos de manipulación. Yo pienso que no es así, que la gente se traga todo sin haberse parado a meditar un solo momento sobre la posible veracidad del mensaje que le está llegando.
    Tenco conocidos que conocen el rollo de Intereconomía y que la evitan a la luz de sus cantosos intentos manipuladores. Lo terrible es que esas mismas personas desactivan sus “defensas anti-manipulación” al sintonizar las noticias de antena 3. Todo ello en un proceso perfectamente inconsciente. Son de hecho los elementos inconscientes del personal el canal preferido de los medios para colar sus mensajes. En fin, que leer entre líneas no es una habilidad muy generalizada.

    ResponderEliminar
  5. Mmmmmm... sí, pero... no sé, en la actualidad cualquier puede acceder a la cultura y el conocimiento, el único impedimento es que se le condicione antes de que pase por su cabeza la idea de pensar, ahí está el punto crítico, el conformismo intelectual de nuestra sociedad. Gente con un expediente universitario impresionante en cuanto a notas pero que luego ni lee, ni escucha música ni hace nada porque tiene la curiosidad intelectual de una ameba. Pero incluso alguien así puede ir a una biblioteca y leer una obra maestra o escuchar buena música por internet, etc, que son herramientas a las que tiene acceso desde un catedrático modernista a una choni de extrarradio. Qui'cir, es mejor pensar eso, que al menos con un poco de ganas se puede mejorar como persona en ese aspecto y no ver Tele 5.

    PD: Excelente referencia a 'Mass Effect' xD

    PD2: ¿Estáis seguros de que no somos un Café Pombo blogger? xD

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo, pero con lo de Cayo Lara no. El ataque a Cayo Lara sólo se puede calificar de fascista o similar. Yo, por ejemplo, tengo una concentración de mi sindicato el lunes delante del parlamento porque llevamos año y medio con el convenio bloqueado. ¿Me increpará algún grupo de los indignados por reclamar una subida salarial cuando soy un puto mileurista de casi cuarenta años al que van a echar, además, por un ERE? ¿Agrederán a un obrero que lleva el logo de CCOO porque no va sin sigla alguna? No me jodas, si me dicen algo, eso es puro fascismo, Dani. Como bien dijo Camus, el anticomunismo es el comienzo del fascismo. Veremos. Gran artículo, que no te lo he dicho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Aitor: Estoy de acuerdo contigo: desde una concepción de la libertad, es innegable que tenemos acceso a fuentes de información -y de conocimiento- alternativas; nadie nos sale con una katana en el pasillo de la biblioteca. Ahora, si enfocamos el asunto pensando en los elementos que impulsan a las personas a entrar en contacto con la cultura -y la información-, queda claro que, estructuralmente, la sociedad no fomenta esas cosas. Y a la larga, tan importante es dicha libertad como el fomento o ausencia de fomento de la capacidad pensante del personal.
    Y ya digo que no, que nada de Café Pombo: nuestro estilo es metrosesuar.

    Gonzalo: Lo cierto es que el "Momento Cayo" ofrece mucho para discutir. ¿Se pasaron? Si. ¿Contribuyó a ello nuestro amigo de IU? También. Hay mucha rabia concentrada contra el bipartidismo y los medios, y si bien IU es la gran víctima del sistema electoral español, presentarse ante las cámaras en un acto como aquel recuerda excesivamente al estilo del PP o el PSOE; los allí presentes interpretaron la acción de Cayo como propaganda mediática. Sigo sin creer que Cayo fuera tan torpe de caer en ese error.
    Más allá de polémicas, decir que nombré aquel entuerto principalmente en referencia al uso insultante que de él hicieron los grandes medios.

    Un saludo a ambos y graccie per comentare.

    ResponderEliminar
  8. No caigas en el error del determinismo. Si supones que la gente es idiota y se deja manipular es porque te estas poniendo en una posición elitista que teoricámente es indefendible. No sé lo que os enseñaran en tú facultad, pero deberían deciros que el principal problema del marxismo es que se autorefuta al decir que las personas son tan idiotas que no se dan cuenta de que estan alienadas.

    En fin, para todo lo demás:
    http://www.facebook.com/pages/Si-Weber-no-con-Durkheim-porque-has-bebido-de-Marx/108819755803083

    ResponderEliminar
  9. No llego a tal punto, maifrend. He dicho que la gente no sabe que le manipulan pero dentro del debate que mantenía con Aitor; él se ha posicionado de un lado, yo de otro. Nos hemos ahorrado las matizaciones, lo que no quita que ambos seamos conscientes de que ni todos son unos memos, ni lo contrario. Dicho esto, me permito dudar de los sentidos arácnidos anti-manipulación del personal al conocer las moderadamente grandes audiencias de las cadenas de tv, o al hablar con muchas personas de mi alrededor, o al leer varios foros y comprobar como multitud de usuarios han hecho suyas unas posturas mediáticas sin haberse detenido con suficiente atención en los elementos sutiles de los mensajes recibidos. Habría que ver las respuestas del personal si en una encuesta a nivel nacional se incluyera la pregunta "¿Considera que los medios construyen realidades?". Discursos como "los periodistas aspiramos a la objetividad" o "las imágenes reproducen la realidad" siguen vigentes; mala señal.

    ResponderEliminar
  10. Ahora parece que la profesion no es informador sino manipulador....creo que hay masters sobre eso....
    Por cierto soy Perfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  11. Me ha borrado el comentario, joderrrrrrrrrrr... No lo repito. Muy ben post, compañero y genial los tertulianos del Pombo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Despues del post en plan cachondeo y de las conversaciones tan interesantes de los compentarios, no tengo mucho mas que decir. Si un caso, que estoy de acuerdo en que uno de los problemas es que la gente ni se plantea que puedan estar manipulando la información que les presentan, la gente en general tiene ganas de creer, no sé por qué... supongo que así sería todo mas fácil.

    Por cierto, que habrás visto la famosa foto de la manifestación presentada por "la razón", verdad?

    ResponderEliminar
  13. Perfida: Seguro que los habrá, camuflados con algún nombre muy profesional y largo.

    Freaky: Creo que el borrado me duele más a mí que a ti. Que asquito de errores ¬¬

    Neko: Ayer mismo vi esa foto. Dije para mis adentros algo en plan "joder, no me lo puedo creer", hasta que enseguida me di cuenta de que lo extraño hubiera sido la ausencia de manipulación. Ahí estuve un poco torpe xD

    ResponderEliminar