sábado, 5 de febrero de 2011

Song of Scheherazade

A veces la crítica hacia los efectismos se relaciona con llevar gafas de pasta. Ya que es posible que con la mía y la vuestra tengamos un montón de definiciones dispares entre si, lo primero que voy a hacer es aclarar lo que considero el recurso efectista. Pensad en un travelling de la hostia sobre el FC Barcelona tras ganar la Champions League acompañado del desgastado Viva la vida; pensad en el programa de televisión que introduce una emotiva melodía de piano (en ocasiones tan forzada que aquello toma aires de parodia) cuando la abuela abraza a su nieto, al cual ella no había visto nunca, pues su malvado hijo la había apartado del nieto debido a riñas familiares relacionadas con disputas por la herencia de una cadena de döner kebab; pensad en una peli de miedo cuyo canguelo se sustenta exclusivamente en brazos que salen de los armarios mientras un sonido súbito de cojones perfora vuestros oídos. Phil Spector sabe de estas cosas. Tengo entendido que fue el responsable de ensuciar la original The Long and Winding Road con mariconadas que no llevan a ningún lado. Estamos, sin embargo, ante una notable lección de cómo emocionar al oyente medio con instrumentos de viento, cuerda frotada, y masas corales. Let It Be no llega a tal extremo, pero las modificaciones de Spector, para algunos dan la nota. A mí, por el contrario, me encantan las trompetas de turno.

Pero dejemos de lado a los Beatles. Yo estaba hablando del efectismo. Es un concepto en cierto modo equiparable al de “comercialidad”. Ambos tienen un significado peyorativo y ambos impregnan de alguna manera buena parte de la producción musical de los últimos tiempos. Aun así, hay muchos tipos de comercialidad y muchos tipos de efectismo, siendo unos bastante más dignos que otros. ¿Ahora entendéis porque he dicho al principio lo de quedar como un gafapasta? Discutir sobre esto tiene mucho de caminar sobre arenas movedizas, pero yendo a dimensiones mas concretas, exijo con toda vehemencia que alguien me corte la cabeza si el efectismo de Song of Scheherazade (la obra que hoy me ocupa) tiene algo que ver con el de los ejemplos que he mencionado anteriormente.

Me parece más que oportuno enfatizar esto último, pues Song of Scheherazade presume de un sinfín de arreglos orquestales y corales cuya capacidad de emocionarme es extraordinaria. Claro que eso es solo una parte de la riqueza de la suite. Me percato de que aun no os he dicho que la reseña no trata de un álbum, sino de una sola canción. Veinticinco minutos es su duración. Si os gusta Atom Heart Mother Suite la obra de hoy puede que os chifle. Me figuro que alguno se sentira acojonado al leer las palabras “veinticinco” y “minutos” seguidas. Yo, como con cualquier otra recomendación, lanzo mi invitación. Cada cual es libre de recogerla o no. A los que acepten quiero darles unas indicaciones muy elementales bajo el título de: “Como escuchar rock progresivo. Manual para dummies”. Nah, es coña. Simplemente quiero destacar la importancia que tiene considerar una suite en sus varios movimientos (si es que los tiene), ya que no es lo mismo escuchar quince minutos de canción sin ninguna guía a la que aferrarse, que escucharla a sabiendas de que en X momento el sonido va a pegar un cambio, y es probable que de habernos despistado nos perdamos entre tanto barullo. La cuestión se reduce a cómo tengamos de entrenado el oído.

Renaissance es una banda que ya ha pasado por el blog. Song of Scheherazade es el último de los cuatro temas que contiene el disco Scheherazade And Other Stories (1975). Junto con este, sus dos trabajos previos (Ashes are Burning y Turn of the Cards) son de lo más delicioso que he hallado desde que me embarque en la superfrikada del rock progresivo. La canción narra la historia de Scheherazade, la mujer que con sus relatos logra embelesar al sultán. Así, se convierte en la figura de la este no puede prescindir, y, sobra decir, no es decapitada como las otras miles de esposas. En el plano musical me parece una de esas faraónicas composiciones del género. Brillantes atmósferas y frenéticos pasajes se intercalan entre la solemnidad de unas masas corales que, en combinación con los bronces, elevan a uno a otro estado de cosas. Me resulta impresionante la forma en que orquesta, bajo, y batería no solo no suenan forzados sino que son capaces de producir algo tan inmenso. Los veinticinco minutos se me hacen cortísimos. Conozco al dedillo las secciones, los giros que se producen; y sin embargo, continúo deleitándome de esa hermosura ya interiorizada. Cada nota sabotea mi racionalidad; teletransporta mi mente a un estado único de sugestiones.
Vamos, que mola.

A continuación un listado de los diversos movimientos:
I. Fanfare - 0:00 (instrumental)
II. The Betrayal - 0:38 (instrumental)
III. The Sultan - 2:43
IV. Love Theme - 7:22 (instrumental)
V. The Young Prince and Princess as told by Scheherazade - 10:04
VI. Festival Preparations - 12:33 (instrumental)
VII. Fugue for the Sultan - 17:44 (instrumental)
VIII.
The Festival - 19:54
IX. Finale -
22:04


11 comentarios:

  1. Disco entero: http://www.taringa.net/posts/musica/8194280/Renaissance---Scheherazade-and-Other-Stories-_1975_.html
    Calité: 320 kbps

    ResponderEliminar
  2. El miércoles comentaba el tema Spector con un amigo cuando le dije que pensaba comprar para mi cumpleñoas la caja con toda la discografía de los Beatles. Macca le odió por lo que hizo en 'Let It Be'. La verdad es que es un disco que me gusta mucho, aunque tenga ese sonido. El caso es que al reeditarlo creo que se le eliminó y las mezclas las hizo Paul borrando todo efecto Spector.

    Ahora, uno es barrocón y le mola la grandilocuencia que tanto falta en la música de ahora. Pero en temas de siete, ocho, nueve minutos... incluso once para Led Zeppelin... pero veinticinco me parece demencial. En todo caso lo bajaré y haré petar mi disco duro. Y 'The Wall'. Arg.

    ResponderEliminar
  3. Como Atom Heart Mother no me entro ni en mis tiempos más progresivos creo que me puedo ahorrar la escucha de esto, la verdad. Buen discurso sobre el efectismo, por otra parte, aunque no creo que la post-producción spectoriana del let it be sea el mejor ejemplo, pero si un ejemplo. Más efectista me parece poner "las palabras “veinticinco” y “minutos” seguidas" xD

    ResponderEliminar
  4. Exito total de entrada xD

    Aitor, no mientas. Tiempo atrás leí en Megamelómanos todo el amor que sentías por las idas de olla de casi media hora made by Manowar. Sigo sin poder imaginar que los gaylor... digo, Manowar, fueran capaces de tamaño trabajo.
    Por cierto, recuerdo que hará un año me decías haberte bajado este disco de la Fonoteca Imprescindible. Seguramente lo borraste xD

    José, espero que estés preparado para la reseña que algún día caerá por aquí de Yes y su Tales from... Las palabras que usaré serán mas efectistas que todas las pelis de La Maldición juntas :P
    Y no digas "la escucha de esto". Es una obra muy bonica que no merece tal pronombre.

    ResponderEliminar
  5. Es que en efecto lo tengo, pero ya no lo recordaba. Y es posible que vuelva a olvidarlo xD

    Lo de Gaynowar es insufrible. Pero son Manowar y por consiguiente te descojonas. He ahí la diferencia: que en ellos es algo ÉPICO y aceitoso, por Odín.

    ResponderEliminar
  6. Los escuche con tu anterior entrada y no me fue muy bien :P probaremos otra vez.

    Hablando de grandes suites, te escuchaste el MITICO Thick As A Brick de los Jethro Tull?? Un tema de 40 minutos divido en dos partes. Fue uno de mis primeros discos, le tengo mucho cariño.

    Saludos Dani!

    ResponderEliminar
  7. Venga, que a mi me has convencido y lo escucharé cuando llegué a casa.

    Al menos ya podría echarme a dormir, que he aprendido el significado de una palabreja nueva. A ver si puedo sacarle uso para no olvidarla :P

    ResponderEliminar
  8. No sé porque, pero creo que nunca he tenido problemas con las suies de mas de 20 minutos o de 'cara completa'. Empecé con Echoes de PF y de alguna forma me preparó para cualquier canción y de cualquier duración. Algunas de mis suites favoritas son Supper's Ready de Genesis, Thick As A Brick, Tarkus de ELP, y Tubular Bells. Creo que el único disco con el que he tenido problemas con la duración de sus canciones es con Tales From Topographic Oceans. Hay que tener la paciencia de un santo!
    De Renaissance solo conozco el anteriormente reseñado por ti Ashes Are Burning y es un disco tremendo. No dudo que este también lo es, bajando, gracias por esos hermosos 320kbps

    ResponderEliminar
  9. Dani, esto es nectar para mis oiditos. No conocia Renaissance. Voy a investigar y descargar esto.

    Sobre como escuchar progresivo, creo que lo unico que hay que hacer es eso, escuchar.

    Sobre Spector, para gustos los colores.

    Un abrazo. Gran post. Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Aitor: Borraste la discografía de Pink Floyd pero no lo que bajaste de Renaissance. ¡Ese es mi Aitor! xDDD

    Palabras oportunas las tuyas, maese Soyde. Precisamente hace varios días tuve a bien atender el famoso Thick As A Brick. Tengo que masticarlo muuuucho; sin embargo puedo decir que de primeras me ha gustado. He caído como un tonto ante los últimos y amabilísimos cinco minutos de la primera parte. Que por cierto, cuarenta minutos de canción. Por suerte hicieron bien el trabajo.

    Neko, si para mí poder difundir música es ya un placer, hacer que otras personas conozcan palabras nuevas ya ni te digo… xD

    Mojón, es que los seis primeros discos de Pink Floyd le preparan a uno para cualquier cosa. Es el entrenamiento decisivo xD Eh, y no sabes como me alegra que te gustara aquel Ashes Are Burning. En caso de que tu experiencia con este sea parecida, te recomiendo Turn of the Cards. Es el álbum que va entre los dos ya tratados en el blog.

    Freaky, gracias a ti :P Algo me dice que te gustará.

    Un saludo y gracias por comentar incluso en los posts que musicalmente menos os llaman la atención.

    ResponderEliminar
  11. Para mi, la persona que se aburre con mas de 15 minutos de duración de un solo tema, es musicalmente limitada.Hay mucha música que es muy larga y que TIENE que ser asì. Doy ejemplos:El bolero de Ravel;¿lo pueden concebir mas corto? ¡Por favor! Las suites para cello solo de Bach son larguísimas y están catalogadas como obras maestras;¿Podemos recortar algo de In a gadda da vida sin echar a perder el tema? Para qué hablar de Supper`s Ready....¡Y la inefable novena!¡el último movimiento dura màs de 20 minutos! No me imagino "Close to the Edge" mas corta de lo que es...¡y Oxigeno! también es larga.
    Yo creo que no debemos tenerle miedo a las creaciones musicales extensas y no debemos ser prejuiciosos. Debemos, mejor, educar nuestro oído y nuestra mente para disfrutar de toda la música que hay en el espacio y el tiempo...Y por supuesto, la obra de Renaissance, es sin lugar a dudas, una joya,una OBRA MAESTRA, asì, con mayùscula.

    ResponderEliminar