sábado, 8 de enero de 2011

Lo extraordinario es una buena conversación

La sociología es una disciplina seria. Aventurarse en ella es un camino del que uno no sale como entró. Aunque lo de salir es relativo, pues no hay final. Cada uno llega hasta donde quiere o puede. Pero aquí en la universidad pública de Navarra los alumnos entendemos la sociología de otra manera. Nos tomamos su estudio con filosofía, lo que en un lenguaje sin eufemismos significa tocarse los huevos a dos manos. Por consiguiente, la gente controla lo justo, es decir, casi nada. No hay lugar a debates rigurosos. En todo caso alguno expresa su opinión. Si los demás le entienden bien, y sino mejor, así se ahorra futuras respuestas. Estos problemas de comunicación no solo se dan entre alumnos, ya que hay también profesores predispuestos al monólogo más que al diálogo. Es gracioso porque intuyes que ya tienen la contestación preparada un instante después de empezar a hablar.

Expresar ideas complejas puede ser mogollón de difícil. Hay temas que sitúan a los interlocutores en una misma dimensión. Uno del PP y otro del PSOE, aun discrepando entre si, se encuentran en el mismo marco teórico. El del PP abogará por la privatización de determinados sectores. El del PSOE se cagará en vete a saber que. En cualquier caso ambos estarán en condiciones de entender la postura del otro. De lo que yo hablo es de los problemas (y a veces conflictos) que genera el no comprender lo que te está diciendo el tío que tienes delante. Porque esto ocurre. Más a menudo de lo que creemos. Pensándolo durante seis segundos, considero que puede deberse a dos causas.

La primera tiene que ver con las limitaciones intelectuales y de expresión de los interlocutores. Intelectuales por tardar en pillar una idea. De expresión por no tener la habilidad suficiente para exponer con claridad algo. Sobre determinados temas podemos tener todo un ensamblaje de argumentos bien ubicados en nuestra mente. Y claro, pretender trasladar ese ensamblaje a la cabeza de otra persona mediante la palabra no es fácil sino que está condicionado por mil hostias.

En segundo lugar puede darse el caso de que la otra persona no acostumbre a pensar, que sea más de dejar las neuronas echando la siesta indefinidamente. No obstante, para pensar lo que dice alguien, primero hay que escucharle. Pienso que escuchar es una de las actividades mentales que más cuestan. Por un momento hay que prescindir de todos los sentidos menos el oído, concentrarse, y orientarse plenamente hacia la voz de alguien. Obviamente es también requisito indispensable el no ser un egocéntrico aficionado al monólogo. Es aquí donde entra otra cuestión: la que respecta a los objetivos de la conversación. Puede concebirse de tantas maneras… Para reafirmarse hablando de uno mismo, para demostrar al otro que está equivocado y que uno se halla en posesión de la verdad, para aliviar el aburrimiento… Más allá, en un rincón poco frecuentado, hay otra forma de entender la conversación, la más deliciosa a mi parecer. Hablo de aquella a la que no se ponen límites de tiempo. No hay prisas. Tampoco hay dos egos enfrentados por dominar el hilo de lo que se habla. Sencillamente se intercambian ideas y puntos de vista desde el respeto y la atención mutua. Todo ello sin un fin concreto. ¿Puede haber una comunicación más enriquecedora que aquella en la que las palabras ajenas producen descubrimientos e inevitablemente transforman de algún modo al que escucha? Y otra pregunta de mayor calado: ¿Qué sentido tiene una conversación en la que los interlocutores desmerecen mutuamente sus palabras? Yo para eso me quedo en casita.

La arcadia feliz de las conversaciones guachis patrocina este honorable escrito



Cuando se trata de cosas incomprensibles... La Velvet siempre tiene lugar reservado

15 comentarios:

  1. Amables e idolatrados lectores, ¿las últimas entradas del blog tienen algún fallo en cuanto a márgenes, espacios entre párrafo y párrafo o se ve todo como dios manda? Es que igual... mi resolución... este ordenador...

    ResponderEliminar
  2. Amado e idolatrado autor del blog, yo veo bien los márgenes, será la resolución xD

    Bien, lo que comentas sobre la actitud de la gente ante la carrera no es nada tan extraño. Ya sabes que en Historia hay auténticos lumbreras. En general las carreras de Humanidades salvo kamikazes como nosotros las hacen personas que no sabían muy bien qué carrera hacer y optaron por lo que en teoría era más sencillo. La diferencia entre ambas universidades a efectos prácticos sería que en la privada los profesores son más cabrones, lo cual por otra parte tampoco es necesariamente malo porque si no eso sería un caos supongo.

    En efecto las conversaciones que más molan son las improvisadas y sin tiempo límite. En nuestro caso cuando tenemos hambre o estamos al borde de la inanición o suena mi politono y huyes despavorido. Lo de las limitaciones intelectuales, no te creas, creo que no hay casi nadie intrínsecamente "cortico", otra cosa es que se autopermitan ser corticos dejando las neuronas al baño maría.

    ResponderEliminar
  3. Amable e idolatrado autor del blog... jajajja Yo lo veo perfecto, con las imagenes centradas y todo. Uso Chromium, lo mismo en Explorer o Firefox...

    Me levante hace poco y estoy con el cafe asi que estoy un pelin espeso todavia.

    Sobre lo de la universidad, yo tuve a partes iguales, creo. Y estaba no en sociologia o historia como el colega Aitor, sino en filosofia. Habia de esos de no sé qué hacer con mi vida pero había tambien verdaderos freaks maravilosos que para ser sincero, me recuerdan mucho a vosotros o a mí. Digo a vosotros porque estais en ello todavia. Sobre la predisposicion al monologo o al dialogo, a mi me preocupan dos cosas. Lo veo ahora en la primaria, imaginaos, en el cole de mi enano. LAs profesoras son alucinanates pero se han de ceñir a un ritmo frenetico desde primero para terminar algo que no sabes muy bien a donde va a llevar pero que ahy que terminar. Loc ual es ciertamente un problema de matar el interes y la motivacion del profesorado lo cual hace que esos enanos se vean abocados al fin de su creatividad bruta. Por otro lado, creo precisamente que la universidad deberia ser todo lo contrario pero claro, si no lo es, ¿dónde está el problema? ¿Tienen la libertad los profesores de desvariar o dejar desvariar tanto como quieran o estan sencillamnete muertos por dentro y olvidados de su motivo primigenio de enseñar...?

    Y si esto se da entre alumnos y creo que no es por ninguno de esos motivos sino por tu último párrafo, el de la escucha. Priemro que no hay gente que sea tan corta y curiosamente, las personas que yo he encontrado que me decian no llegar a entenderme siempre demostraban muschisimo interes y pedian que se les repitieran las cosas. ero para eso ahce falta humildad, cosa que no est amuy de moda. Pasando por alto al listo que todo lo sabe, para el que no tengo ningún comentario porque es directamente un cretino, el problema es de escucha o más bien de no-escucha. Hace un tiempo le í una definición de ecucha activa muy similar a la tuya y es algo realmente sorprendente puesto que no hay nada que motive y enganche más a una ppersona que el hecho de ser escuchada pero eso es más dificil que criar a un hijo. Os lo juro, jajaja. Aun asi, hay que intentarlo.

    Por supuesto, sin escucha activa y con egos enfrentados no hay nada que hacer para eso es mejor quedarse en casa.

    Vaya comentario-post. No os durmais. Y como decia Whitman.. Os dejo que una mujer me espera. Es un placer leeros, debatir, charlar y estar aqui.

    Gracias por este cafe tan lucrativo para la mente. Me voy a comer unas mandarinas....


    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. yo veo bien los márgenes tambien! De politica y futbol no hablo,lo siento de mujeres y musica lo que quieras.Los estudios me quedan muy muy lejos y sigo aprediendo cada dia!
    un abrazo, amable e idolatrado autor del blog!

    ResponderEliminar
  5. Las dos vías que abres se sintetizan en una: corren malos tiempos para la lírica.

    La canción de la Velvet, chapó, ideología dura para un debate que cuestiona a dónde nos lleva la blanda.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  6. Creo que la abundancia de profesores predispuestos al monólogo es algo generalizado en las Universidades, desgraciadamente. Al menos en la mía, supongo que se debe a que muchos ocupan el puesto desde los tiempos en los que la palabra debate no estaba permitido ni pensarla.

    En el ámbito de la vida diaria, me resulta muy gratificante (quizás por su escasez) encontrar a alguien con quien sea posible hablar, debatir y compartir opiniones y diferentes puntos de vista (y cuanto más diferentes, mejor), y es que las conversaciones que giran en torno al "yo, yo, yo y, por último, yo" me resultan muy poco interesantes y atrayentes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Aitor, te añadiría que ese cupo de gente que entra en la universidad por aburrimiento también se extiende a las carreras que tienen que ver con economía. Lo de mi vieja clase era flipante. Había personas cuyo chip estaba en modo “primer año de carrera fiestas y alcohol, y en segundo ya empezaré con algo”. Y que decir de los repetidores que seguían ahí haciendo el moñas forever. Hoy día en la universidad entra cualquiera. La selectividad se la saca hasta el mas monguer y los precios son no generan impedimento para gente de clase media. Habría que crear algún filtro especial más allá de las notas oficiales. En parte digo esto porque mi media en selectividad era bastante pobre xD

    Una pena lo de la educación española, Freaky. Se ha demostrado de sobra que una enseñanza basada en internalizar conocimiento de forma masiva no lleva a ningún lado. Para ejemplo ya estoy yo. Chorrocientas mil clases de matemáticas, lengua, biología y blablabla para que ahora no me acuerde de casi nada. Tiempo perdido, mucho tiempo perdido. Lo único que podría defenderse de los colegios e institutos es su papel socializador, pero vamos que eso es secundario al lado de la perdida de recursos.
    En mi licenciatura el grupo de profesores es bastante heterogéneo. Unos se adaptan mejor al nuevo plan y otros viven en la transición española, pero se cuentan con los dedos de las manos los profesores que acostumbren a escuchar o como genialmente dices tu a pedir que se repita lo dicho si no se entiende.

    Four strong, ¿de mujeres y de música? Tipo listo, si señor.

    Y tan malos, Kez!

    Dama, lo de la escasez tiene un doble significado. Por un lado convierte a las personas que gustan de conversar en mas valiosas. Por otro, es triste que haya pocas. Si es que las hay. Eso ya es mas complicado de verificar empíricamente xD En cualquier caso es un placer juntarse con ellas.

    ResponderEliminar
  8. No hay cosa que más odie que las personas que sólo hablan de sí mismas, Dani. Por eso me ha gustado mucho tu reflexión. Por cierto, ¿sería posible una conversación distendida entre un abertzale de Leiza de y un católico conservador de Pamplona? ¿Y entre un republicano de Sartaguda y un monárquico de Tudela?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que el principal problema es escuchar, si no escuchas con atencion no entenderas lo que te dicen ni sabras responder, es todo un problemo.

    Por cierto 4&7 si que es un tipo listo jajaja

    ResponderEliminar
  10. Y por eso ante la falta de expectativas en el entorno, incluso en un entorno universitario, uno termina cayendo en el onanismo intelectual. Yo estoy en Filosofía y lo que hay es mucho perroflauta y gente que acabó en la carrera de rebote y que está ahí por estar. Meh, he de reconocer que yo soy de los últimos, que ante la falta de interés por el mundillo universitario y las nulas ganas de trabajar me metí en lo que menos me desagradaba para tocarme los huevos a placer temporalmente, pero eso no quita que tuviese más conversación yo en Bachillerato que la inmensa mayoría de esos seres que pueblan las facultades.

    Ah, y Maureen Tucker, la batería de The Velvet Underground, ahora es todo un icono del Tea Party. Las vueltas que da la vida, oiga, y cuántos estragos causa la edad.

    ResponderEliminar
  11. Buenas Gonzalo! Respecto a tu pregunta solo puedo responder que… depende xD Depende del grado de dogmatismo con el ellos defiendan sus ideas y del nivel de fanatismo por el cual respeten o no las posiciones alejadas. Hay que tener en cuenta también la posibilidad de cabreo eventual de una persona a la que le gusta discutir calmadamente. No será la primera vez que me pasa.

    Soyde, tu siempre tan acertado y con avatares gatunos :P

    Joder Yago, contigo ya son tres los lectores y comentaristas que han tenido alguna clase de contacto con la carrera de filosofía. Ste es un bloj hintelectual! Ay, el entorno universitario, esa cosa que tanto nos defrauda. Hace años los estudiantes cogían baldosas del suelo para manifestar su desapego del status quo. Hoy se apuntan a la huelga para estar en la bajera en vez de en clase. Insólito lo de Maureen, por cierto. Acabo de enterarme de que la Velvet tenía un baterista llamado Maureen xD

    ResponderEliminar
  12. Pido permiso para hablar a pesar de no poder poner a parir la enseñanza universitaria de este país! puedo poner a parir muchas otras cosas, pero no lo que desconozco mas allá de los comentarios de amigos.

    Supongo que este mismo tema se puede sacar del entorno universitario para aplicarlo a la vida real, que al fin y al cabo va a ser lo que mas nos va a afectar en nuestra vida (a no ser que pretendas acabar la carrera a la edad de jubilación... los 70, 80, quien sabe).
    La mayor parte de la gente no sabe tener una conversación sobre NADA que no sea la tele, y aun con esas lo mas fácil es encontrar a gente que se cree dios y que te va a ayudar a comprender cómo funciona el mundo, y suerte que te dejen romper sus monólogos.

    He tenido conversaciones mas interesantes con mi gato que con muchos que se las dan de intelectualoides.

    Sobre la pérdida de tiempo que puede suponer la época escolar, no puedo estar mas de acuerdo, y mas yo, que sufro de un caso grave de memoría altamente selectiva. Deberían intentar animar a que a los niños les interese aquello que aprenden, que les interesarán los cómos y los porqués, pero supongo que es mas sencillo llegar a clase soltar el sermón del día y volver a casa después de cinco horas de duro trabajo.

    Y por cierto, cuanta gente de letras por aquí! me abruma este entorno!!!!

    ResponderEliminar
  13. "Y por cierto, cuanta gente de letras por aquí! me abruma este entorno!!!!"

    xDD

    Mas o menos coincido contigo. Aunque ultimamente trato de tener vigiladas esas ideas en función de las cuales a veces pienso que la gente es retard perdida. Cuesta mucho conocer a alguien mas allá de lo que proyecta a la superficie. A veces perdemos posibilidades por culpa de los prejuicios, y en ese saco yo entro de golpe y porrazo. En cualquier caso echando un vistazo a mi pasado y presente son poquísimas las personas con las que me apasiona/ría conversar. Es misión ardua buscar a alguien con predisposición para hablar de cualquier cosa, sin egocentrismos, con capacidad para pasar de tono serio a jocoso, humilde a la hora de reconocer una derrota dialéctica, y sobretodo respetuoso y atento con las palabras ajenas. Encontrar alguien así no es jodido nivel bajo, no, es jodido nivel su-puta-madre-colega.

    ResponderEliminar
  14. Bueno, en fin, ya me imaginaba yo que en tu Facultad iba ser como en la de Coruña y que ni dios controla de nada (menos tú, claro xD). Hasta me imagino que en las facultades de filosofía habra más nivel que en las de Sociología. Como recordaras yo estudie en la UNED, asi que no tuve que aguantar melonadas.

    En cuanto a lo de la gente que no escucha, bueno... yo selecciono mucho a la gente que está a mi alrededor, y un filtro básico es que esa persona escuche a los demás. Aunque bueno, de vez en cuando es necesario desconectar de las chorradas que te dicen los demás, asi de clarinete. No todas las conversaciones se tienen para crecer como persona, y así está bien. Como decían en la primera escena de Secreto Tras La Puerta, "era una fiesta estupenda, todos hablaban y nadie escuchaba".

    ResponderEliminar
  15. Una puntualización: conviene, siempre que no se quiera escuchar atentamente, usar algún instrumento de distracción. Ejemplo práctico: http://sp7.fotolog.com/photo/23/36/35/simpson_exaaacto/1193866297_f.jpg

    ResponderEliminar