miércoles, 16 de junio de 2010

Empire (2006)


No me atrevo a catalogar lo que Kasabian tocan. Ni tengo mucha idea de la escena Indie ni de los referentes anteriores en este sonido, así que las comparaciones no están a mi alcance. Además, el sonido de sus discos suele tener diferencias suficientemente destacables como para no ponerles una etiqueta de algo.


(No llevan gafas de pasta, que ya es bastante)

Tienen su lado Indie, su lado electrónico, su lado alternativo. Como denominadores comunes yo destacaría varios. Para empezar una mínima sofisticación compositiva presente siempre que se traduce en leitmotivs con mucho gancho pero simples y repetitivos a mas no poder. Claro que, con unos buenos efectos heredados de la electrónica pues salen cosas que suenan de puta madre.
Kasabian busca el single, así que puede que sus tres discos suenen algo distintos en el plano musical mas superficial, pero en conjunto son todos igual de frágiles.
(Si busco en google images "single" sale esto >.<)
Es lo visto muchas veces ya: temazos poderosamente atractivos y álbumes que aburren. Empire se sitúa en esa línea. Cuando te encuentras con once canciones y solo tres te llaman la atención, tenemos delante una decepción. Y, desde luego, si una obra no es capaz de llegar a la superficie, que no espere ser siquiera algo trascendente en el futuro. Decir esto tiene sus riesgos, porque partituras de grandes genios del Romanticismo que en su tiempo quedaron sepultadas en el polvo hoy son estudiadas en los conservatorios. No obstante algo me dice que nadie va a estudiar las composiciones de Kasabian dentro de un siglo.
Anyway, ¡que le den! Si estoy escribiendo esto es para decir todo lo que me pone Shoot The Runner. En un álbum de canciones cuyas notas se diluyen en un marasmo de mediocridad, este tema tiene personalidad. Desde los primeros segundos se percibe potencia, un sonido algo denso que se dispara cuando los coros hacen aparición (0:32). La guitarra brota con toda intensidad (0:54) (es una guitarra, ¿verdad?) y tiene su pequeño espacio hasta que el ritmo general del tema regresa. Al minuto 2 llega algo de tranquilidad. No durará mucho. Le sigue una atmosfera palpitante y todas esas cosas. Me encanta, joder. No puedo decir más. Solo pedirles a mis oídos que me perdonen por cascarles semejante chorro de volumen.

Salvo Empire y Me Plus One lo demás se hunde sin remedio, pese a que nuestros amigos se hagan fotos para el catálogo de Mango.