domingo, 28 de noviembre de 2010

Koreanos locos y videojuegos chulos

Mi faceta de adivino no me ha dado muchos éxitos. Nunca he ganado una bonoloto. La suerte tampoco me ha sonreído con los euromillones. Es cierto que nunca he puesto un céntimo en ninguno de los dos juegos, pero eso son detalles insignificantes. No he nacido para predecir, vaya. Lo más depresivo del asunto es que mi primer acierto no va a procurar buenas consecuencias. Ni a mí ni a nadie. Hace dos meses y medio auguraba en este mismo blog un posible desenlace catastrófico a causa de los rifirrafes entre las dos koreas. Pues bien, por lo visto los dos púgiles se han colocado los guantes y quieren pelea. Mierda, la primera guerra mundial empezó así, por culpa de un mini conflicto en el que los mongólicos de turno iban de guays con el puto nacionalismo. Esta vez no son mongoles, sino koreanos. Santa Madonna, ¿puede la civilización entrar en caos por culpa de unos fistros que tienen los ojos deformes? Quizá esa sea la causa. Debido a los ojos rasgados no pueden ver que alcanzar la felicidad es inversamente proporcional a jugar a los misiles con el país vecino.

Bien, ahora que ya he ejercido de informador frívolo iré al tema que en verdad hoy tenía pensado tratar. Toca hablar de videojuegos. Quien nunca se ha acercado a una consola o al pc para echar unas partidas seguramente se pierda entre nombres y aventuras que solo un gamer puede entender. Yo aviso, leñe.

Soy al igual que los koreanos un tío aficionado al combate. Al combate online. Mi predilección por juegos de esta clase siempre ha sido muy alta. Tantísimas horas dedicadas al Counter Strike, al Call of Duty 2 y a las battlegrounds del World of Warcraft. Su diversión se basa en la mera simpleza que proporcionan dos bandos y el único objetivo de matar al contrario gracias a unos buenos reflejos y a lo que en lenguaje freak se denomina “tener manos”. Lo contrario es ser manco. Llamar manco a alguien en una partida online es casus belli de toda la vida. Los últimos meses vengo disfrutando de un juego muy en esta onda: League of Legends. Lamentablemente muchos de los equipos con los que estoy condenado a jugar abundan en noobs y afks (away from keyboard. Sigo con los términos freaks). Me jode perder por culpa del ajeno cuando yo he hecho una gran actuación. Es como ser el tío que le echa la vida a su parte de un trabajo en grupo y que luego suspende porque sus compañeros son unos patanes. Bueno, hablo de cuando perdemos. Cuando ganamos es otra historia. Respiro aliviado y dejo que las endorfinas liberadas me teletransporten al paraíso.


Ohh, siii, índice de asesinatos 24-1. Esto no lo supera ni aquella vez que acerté once en la quiniela.

Mi afición a los videojuegos no es muy variada, pero más allá del online de vez en cuando me dejo cautivar por las buenas historias y los juegos que logran hacer a uno parte de un universo único. Hace dos días me pasé el Mass Effect 2. Mi amigo Aitor tenía razón en su descripción. Una joya de proporciones épicas. La misión final sumerge a la persona con una secuencia cinematográfica alucinante que después de unos minutos cede el turno al jugador. Cine y videojuego. Acción y rol. Todo en uno. Una fusión gloriosa. Me ha hecho recordar otras experiencias muy interesantes frente a la pantalla. La saga Metroid Prime también iba de naves, planetas lejanos, y bichos asquerosos. Para ser de los años 2003 y 2004 y tener como plataforma la efímera Gamecube, la calidad gráfica era notable. En definitiva otra estupenda combinación entre escenarios flipantes y una historia lograda. No obstante algunos juegos de esta onda tenían siempre una pega para mí: me ponían muy tenso. Por ejemplo, el primer Metroid Prime no lo llegué a terminar. La última misión duraba aproximadamente una media hora y caer muerto significaba volver a empezar, volver a acabar con las patrullas, volver a destrozar la coraza del malo y, finalmente, volver zurrarle al malo. Probé a cargarme al boss. No lo conseguí y nunca más volví a intentarlo. Si, una tragedia.


Avisad qué vais por la espalda, cabrones.

Entenderéis pues que no me hacían ninguna gracia los típicos videojuegos en los que hay que manejar a un héroe cuya encomienda es zumbarse él solito a un ejército. Por ejemplo, ¿cómo se puede concebir que un soldado americano sea capaz de curtir el lomo a todo un batallón alemán? Es extremadamente irreal, y odio estar solo frente a un millón de enemigos. Por eso llevo mejor los juegos de acción en los que el protagonista es acompañado por una serie de bienhechores. Mucho mejor aun saber que estoy jugando con personas de carne y hueso. World of Warcraft, uno de los grandes mmorpgs (massively multiplayer online role-playing game. Si, tiene tela), satisface ese deseo de forma impecable. De hecho para avanzar es preciso complementarse con otros jugadores.

Recuerdo como los primeros días con el WoW quedé estupefacto. Yo era un iniciado. Escogí la raza de los elfos nocturnos. El tamaño del mapa impresionaba. Había tantas zonas por descubrir. Ni más ni menos que un mundo que se advertía exótico y completamente desconocido. Sentí la particular curiosidad que me posee cuando me encuentro en un lugar lejano del que no sé nada. Estaba empeñado en lanzarme a “ver mundo”. Aunque tenía que ir paso a paso, pues mi equipo (armadura, espada, etc) era una basura y bastaba alejarme demasiado para que cualquier ínfimo monstruo me destrozase. Iniciaba la aventura en una isla apartada de Kalimdor (uno de los continentes). Los árboles eran tan altos y presumían de tanto follaje que la luz del sol difícilmente atravesaba la espesa capa de hojas. La banda sonora creaba el aura de misterio perfecta. Y yo mientras tanto era un pelele enamorado de la atmosfera del juego. De repente vi como un enano a caballo se acercaba a mí. Tenía una armadura deslumbrante y se notaba que el sujeto había combatido en muchas batallas. Me dijo que venía de otro continente y yo, al no conocer más que mi pequeña islita, me preguntaba que podía haber ahí fuera.


Esos troncos deben tener unos años.

Es solo una de las incontables experiencias que he tenido durante unos dos años jugando de forma irregular al WoW. El trabajo de Blizzard ha sido titánico. Se merecen con creces todo el dinero embolsado. Sin embargo fueron partícipes de una blasfemia. En 2009 se celebraba una convención de frikis llamada Blizzcon. El invitado estrella era Ozzy Osbourne, también conocido como el bufón del metal. No me gusta Ozzy Osbourne, y no me gustó que en aquel paupérrimo directo hubiera un niño japonés ejerciendo de Randy Rhoads en Crazy Train mientras papa Ozzy le daba palmaditas y le cogía con cariño. Joder, Crazy Train es un clásico del heavy, no la nueva atracción de Disneyworld.

16 comentarios:

  1. Meh, hace tiempo que perdí el interés por los videojuegos. Me acuerdo de que hasta hace un par de años era de ésos que se imaginaba con treinta y pico años jugando y blablabla, pero desde entonces he perdido el interés totalmente por el mundillo. De hecho ya por aquel entonces sólo jugaba a rol occidental, que viene siendo el único género que todavía no me da ganas de vomitar con ímpetu, pero ya ni eso. Me he terminado aburriendo del único género que creía relativamente digno, y con ello de todo lo relacionado con los videojuegos. Si no fuese porque me parece insultante casi regalar mi considerable colección al venderla lo haría sin pestañear. Ya ni nostalgia me despierta. Es sólo un jodido estorbo, un recuerdo decadente. En fin, al menos la PS3 sirve como reproductor con lector de Blu-Ray, lector USB y de tarjetas y demás utilidades no necesariamente relacionadas con los videojuegos.

    Y de los juegos online... Bah... Este verano me vicié un poco al Runes of Magic y ni teniendo el aliciente de amigos jugando conmigo consiguió entretenerme durante más de dos semanas. Nah, los videojuegos han perdido totalmente su atractivo para mí.

    En cuanto a lo de Corea, seriamente, ojalá se monte una gorda y termine la cosa en un conflicto jodidamente sangriento. Si ese conflicto no tiene repercusiones reales más allá de que Corea del Norte se va a ir a tomar por culo como EE.UU. le eche un poco de huevos para variar, partiendo de la base de que en Rusia y China los mandatarios no son tan subnormales como para apoyar bélicamente a los subnormales norcoreanos poniéndose así en contra de todo Occidente, pues mira, un estorbo menos y un conflicto palomitero para hacerme las comidas más amenas. Y si tiene repercusiones gordas, Corea del Norte es más de lo que parece o alguien la lía parda, pues casi mejor. Estoy jodidamente asqueado con el mundo, la idea de una destrucción masiva mutua me la pone dura.

    ResponderEliminar
  2. Nah, yo no soy tan catastrofista con lo de Corea, shurmano. Los chinorris no son tontos y no van a aliarse con Corea del Norte e iniciar una III Guerra Mundial con... ¿Irán? Ni de coña. En cualquier caso una guerra entre coreanos estaría bien, sobra gente y estos contaminan mucho y encima censuran el porno.

    "Soy al igual que los koreanos un tío aficionado al combate"

    Ahí, hilando temas xD

    Videojuegos... jarl, qué recuerdos. Supongo que en verano podré retomar 'Dragon Age' o 'The Witcher', que ahora que recuerdo creo que no te lo recomendé y es perfecto para ti. Tipo 'Gothic' pero con un argumento mucho mejor, una historia muy adulta y un solo personaje, más orientado a la acción... y estará tirado de precio ahora mismo. Espero que te asegure un buen orgasmo endorfínico. Sobre 'Mass Effect 2' como ya te comenté, me alegra que te haya gustado. Y siendo pesado y cansino... hazte con la primera parte, importa personaje (en el foro de Meristation lo explicaban... si yo fui capaz de hacerlo, tú lo haces con los ojos cerrados) y pásate el 2. O espera hasta que salga el 3, te pillas un mes sabático y te pasas los tres del tirón, que tiene que ser la leche. Y muy alienante, pero da igual, dammit!

    Ah, Gamecube... casi a la altura de la mítica Dreamcast xD

    Los MMORPGS, que es el equivalente que tienen los freaks a la NWOBHM de los jebis, en teoría molan, pero ya sabes, soy un llanero solitario. Si quiero compañeros, virtuales. Y encima elfas y pícaras, o ambas cosas a la vez. Probé la demo del 'WOW' y duré como cinco segundos. Conocí a un italiano del Milan y a un holandés xDDDDDDDD

    Lo de Ozzy... bueno, por si acaso no veas su reality que echan los jueves por la noche después de 'South Park' por la MTV...

    ResponderEliminar
  3. World of Warqué? Seguro que no te estas confundiéndo con el Señor de las Patillas?

    ResponderEliminar
  4. Al igual que Yago, había perdido casi todo interés por los videojuegos, y siempre me había preguntado porqué los juegos en línea resultaban tan enajenantes. Pero hasta hace unos meses mi perspectiva cambió respecto a ambas cosas: compré un PS3 y descubrí lo jodidamente adictivo que es jugar en línea con el Metal Gear Online. Incluso por mucho tiempo me olvidé de la campaña offline de 1 jugador. Habían pasado años desde que no sentía la misma emoción al jugar que jugando ese cabrón Metal Gear ONline. La cantidad de experiencias divertidas y bizarras que he tenido ahí es innumerable. Ahí aprendi todo el lenguaje friki-gamer-online como 'ks', 'lag', 'LS', 'glitch', 'ping', 'camp' y el omnipresente 'noob' (imposible no oírlo o leerlo por lo menos una vez en cada partida). He llegado a la conclusión de que en ese tipo de juegos la inteligencia siempre resulta más efectiva que la habilidad o la fuerza bruta. En el caso de MGO la estrategia es primordial (trampas, 'sniperear', ponerse en puntos estratégicos o incluso provocando a tus enemigos con el uso del teclado para hacerlo perder la concentración). En fin, si algún día puedes echarle un vistazo, te lo recomiendo mucho. Aunque supongo que no pasará mucho tiempo hasta que cierren el servidor de MGO, la campaña individual es también perfecta. Toda publicación le ha dado un 10 redondo a ese bendito juego

    ResponderEliminar
  5. Yo nunca fui muy aficionado a los videojuegos, siempre tuve la xbox debajo de la tele xD, pero no fui demasiado fanatico, tuve una temporada, pero se me paso.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que de cria me pegué mis buenas horas delante del ordenador, pero precisamente los de pegar tiros no eran de mis preferidos. No he conseguido pillarles ni el truco ni la gracia, y las veces que he jugado en equipo me han acabado pidiendo de maneras poco amables que me largara porque no soy capaz de disinguir un equipo de otro, porque no visten a unos de rojo y a otros de azul!!! que es eso de tener que darse cuenta de que un tipejo es un terrorista por su ropa! de lo que va no es de pegar tiros?

    Yo era aficcionada sobre todo a juegos de estrategia tipo age of empires... que tiempos, si hasta tenía un clan con el que jugaba mis partidicas y todo, aunque creo que era bastante paquete, solo me aceptaban con gusto porque habían pocas chicas.

    Y ahora si que a nada de nada, el guitar hero como mucho alguna vez con los amigos, y vale.

    ResponderEliminar
  7. Soy un mamón, leí este post hace tiempo pero no ví el vídeo, y me dije: 'hasta que no veas el vídeo, no comentes.' Me rindo, aún no he visto el vídeo, quizás mañana XD
    ¿Así que eres un WoWgamer, eh? Yo nunca he jugado a rol en el ordenata, pero seguro que me acabaría enganchando y me tendrían que sacar de casa los Swat, eso suponiendo que siguiera vivo XD Por cierto, lo de Corea ha venido mucho a cuento, porque los coreanos, aparte de estar de gresca ahora mismo, son los namber wans en eso de jugar al ordenador. Creo que en Corea del sur jugar al ordenador se considera casi un deporte, el único país del mundo, le dan más importancia incluso que en Japón. Lo sé porque tenía un colega en la uni, bastante friki él, de estos que tienen título de japo y que saben coreano y se mandan mails con artistas musicales coreanos, doblaban películas, videojuegos... ¿Que a qué viene esto? A nada, simplemente quería presumir de ex-colega de la uni. Unos presumen de novia, yo de ex-colega de la uni. Quiero una novia, tío, si tuviera novia no tendría que presumir de ex-colega de la uni.

    Ah, me acabo de fijar en las citas del lateral de tu blog. Qué despiporre. Enorme iniciativa XD

    ResponderEliminar
  8. Que desgracia. Al día siguiente de publicar mi pronóstico pre-bélico se suavizan las tensiones y todos los asiáticos vuelven a ser amigos. No acierto ni una. ¡La última vez que hablo de actualidad en el blog!

    Yago, tu colección de videojuegos y tu ps3 no puede caer en el abandono. Con la pasta que cuesta todo eso... Maldito esquizofrénico acomodado.

    Aitor, si que me has recomendado en el pasado The Witcher. Lo bajé a ver que tal y… es que… Yo tengo un problema, tío. Un videojuego no-online tiene que ofrecerme un excelente aliciente en poquísimo tiempo. De lo contrario lo dejo. No soy paciente para esas movidas. El Brujo no me moló demasié. Con Mass Effect he pensado esperar a la 3ª parte y tomarme esas semanas de disfrute alienante.

    (Mientras tanto en una dimensión feliz José Fernández acaricia su bastón hecho con madera de pino) Jiji.

    ¿O sea que Metal Gear Online? No lo he catado. Tampoco puedo. El portátil es mi único punto de acceso a los videojuegos. Entiendo en cualquier caso todo lo que dices. Desde la preponderancia por la estrategia frente a la acción de enfrentarte a una máquina hasta lo adictivos que pueden llegar a ser los puñeteros modos online. Que decir… Son tantos los videojuegos en los que he eludido la campaña para ir directamente a probar el online. Infinidad xD

    Soyde, ¿ni siquiera al Guitar Hero o alguno de esos atolondrados productos generalmente consumidos por “noobs del rock” (ya que estamos con la terminología xD)?

    Entiendo, neko. Además en el Age of Empires es facilísimo distinguir un equipo de otro. Al tener cada uno su color… Ayyy, benditos colores, ¿verdad? xD

    Hostia Raul, es que lo de los asiáticos es muy hardcore. Coje uno la lista de juegos mas vendidos en Europa y USA y otra de los mas vendidos en Japón y Korea y las diferencias resultan abismales. Videojueguilmente son culturas muy distintas. A mi la de ellos no me entusiasma mucho, pero he de reconocer que gracias a una cosa llamada Monster Hunter Freedom 2 me convertí en japo y me vicie de mala manera hace dos años.
    Ah, si te refieres al video de Ozzy, dale al play, pecador, que Crazy Train is the fucccccking best (la última expresión me la acabo de inventar. Los insultos anglo dan mucho juego. Tusabe brothar).

    Thx all. Que el Ozzy clásico nos guíe.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, he de reconocer que soy un fanatico de hacer el gilipollas con la guitarrita del guitar hero en medio del carrefour con el fatu de turno aporreando la bateria y saltandole la goma y partiendo las baquetas XD.
    Quiero decir, hay algun juego que me hace darle al mando, como el halo, pero no mucho.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, ¿quien no ha hecho alguna vez el gañán en un carrefour o un mediamarkt al Guitar Hero? xDDD

    ResponderEliminar
  11. Pues a mi que el Guitar Hero no me mola nada... y es raro, porque la guitarra la toco practicamente a diario y me gustan los videojuegos. Pero lo veo tan alejado de la música eso, es más bien un juego de darle a los colores rápido, ni siquiera hay que seguir un ritmo con el cuerpo ni nada. En cambio, me lo paso BOMBA con los Sing Star, unos amigos, una botella de vodka y unos petas XD Pobres vecinos... ¡Pero siempre gano!

    ResponderEliminar
  12. Joder que has puesto un comentario mio en un lateral!!! jajajaja

    Pues sí, a mi un juego sin colores que distingan facilmente un equipo de otro no me va, pero echo de menos algún juego en red. A ver si tengo tiempo y con el ordenador nuevo que me viene en camino se puede hacer algo.

    Por cierto, yo nunca he jugado al guitar hero en ningún centro comercial! las miradas de los niños esperando que me desespere y me vaya siempre funciona.

    ResponderEliminar
  13. Dani, que no os dan vacaciones en clase o qué??

    ResponderEliminar
  14. Joder va a parecer que te acoso.... pero en tu perfil he visto que este blog lo coloca como [CERRADO], lo has dejado definitivamente? espero que sea por motivos buenos.

    A comenzar bien el año!

    ResponderEliminar
  15. Eh, neko, deja de acosarme. ¡No tengo porque soportar esta presión! jajaja
    Nah, en serio, esto sigue vivito y coleando. Me he tomado un mes o así de parón. En parte porque nuestro sistema de evaluación universitario nos da por culo tanto en diciembre como en enero, en parte porque no me apetecía.
    Dicho esto, que Raul imitando a Manolo Escobar nos bendiga.

    ResponderEliminar