martes, 20 de julio de 2010

Houses of the Holy


Sosiega por segundos tu mente e imagina lo siguiente. Te encuentras sumido en la absorbente oscuridad de una discoteca, seducido por las palabras de una mujer que en esos momentos parece explosiva. Habiendo detectado entre ambos una buena conexión os dirigís a tu casa atravesando una calle sin farolas, entrando en un portal de la era medieval y subiendo por un ascensor cuya luz más brillante no es otra que la de emergencias. Todo resulta perfecto hasta que ella va a al baño a hacer sus nobles tareas de fémina mientras tu, desengañado, contemplas esa nota que del bolsillo de su abrigo desciende con ligereza hasta el suelo y te percatas de que aquellas frases cautivadoras estaban estudiadas con antelación y probablemente las haya sacado de Internet. Y por si fuera poco a ella no le gusta hacerlo a oscuras, de modo que con un tímido hilo de luz regulado por la lámpara estás obligado a percibir las notas disonantes que impone su bello facial de mujer que no se preocupa excesivamente por su imagen. Es algo en lo que no habías podido fijarte por la oscuridad previa. Con esto la situación en pocos minutos ha perdido mucho atractivo, pero tu eres un ser viril y no te gusta desaprovechar oportunidades, así que te propones terminar la faena. ¿Y quien te lo iba a decir? Todo acaba maravillosamente. Mantenerse impávido ante el desencanto de ver ese bello facial ha merecido la pena y todo ha concluido en un colofón de proporciones épicas, tan inolvidable como aquella vez que viste a Iniesta siendo elocuente en una entrevista.
Salvando matices como que son los tíos los que se dirigen a las tías con frases de elocuencia cero y de que una mujer explosiva en una noche de libertinaje no abre tanto los labios de la boca como los labios del... (si, eso), podría hacerse un símil sin duda desafortuando entre esta secuencia obscena y la escucha de Houses of the Holy.

Es para mi un disco terriblemente desequilibrado y que por tanto no me deslumbra en su totalidad. De todo lo que grabaron en Stargroves alejados del mundanal barullo urbano de Londres estoy seguro de que podrían haber seleccionado con mayor maestría el material que en aquel momento tenían en mano. Aunque hay que ser cauteloso a la hora de evaluar la discografía de Led Zeppelin. La transformación de su sonido se percibe con suma claridad, pero cada oyente es un mundo, y tengo comprobado que respecto a esta monumental banda no hay dos personas con preferencias iguales. Así que si a alguien le fascina No Quarter mientras manifiesta serena indiferencia hacia Kashmir, que me de su número de teléfono por email, somos almas gemelas.


Lo que no deja lugar a dudas es que en 1972 estos tíos ya eran profesionales y tenían asegurada una abrumadora base de fans además de recursos económicos y una discográfica que se limitaba a distribuir sabiendo que en el terreno musical y artístico el futuro era dictado por Jimmy Page y compañía. Después de publicar -no sin trabas- LZIV con esa portada tan sumamente anticomercial, la frontera que separaba lo que Led Zeppelin quería hacer y lo que Led Zeppelin hacia de verdad había desaparecido definitivamente. Houses of The Holy revela este hecho con especial intensidad. La búsqueda de nuevos sonidos prevalece del mismo modo que la libertad a la hora de componer, un motivo de deleite para unos personajes que se consideraban artistas y no meros fabricantes de superéxitos.


The Song Remains the Same además de ser una de las pelis mas frikazas de la historia es la grata y optimista introducción del disco. Page aprovecha durante toda la canción para intercalar muestras de su tremenda versatilidad con la guitarra. Le sigue The Rain Song, una de las composiciones más deliciosas del disco. Más de 7 minutos de apaciguamiento en una serie de melodías en las que un sobrio Page pone el toque acústico que tan magistralmente acompaña al mellotron de Jones. Un cambio total irrumpe y la canción se aviva hasta niveles insospechados (5:00). No puede quedarse indiferente quien escucha cuando todo el equipo contraataca lon un Plant reanimado y un John Paul Jones dejando claro que su participación en este disco va a ser algo más que reseñable.
Over the Hills and Far Away recuerda a temas de la cara B de LZIII. A lo largo de casi 5 minutos de ascensos y descensos las capas de distorsión van sucediéndose, siempre escoltadas por la guitarra acústica. Es The Crunge el tema que rompe la sintonía general aparte de sonar mal. Por mucho que la concibieran como una parodia de James Brown y el soul me parece una forma tonta de malemplear minutos.


Dancing Days no rescata el buen ritmo que llevaba Houses of the Holy. El riff acaba haciéndose machacón y su estructura no aporta nada nuevo ni interesante. Y poco mas se puede añadir sobre D’yer Mak’er, una de esas composiciones que al menos refleja la pugna de Led Zeppelin por encontrar la diversidad y acometer toda clase de sonidos.
Y con esto ya ha pasado el mal trance. A continuación No Quarter, la majestuosidad hecha canción. Me figuro que no soy una excepción cuando reconozco que tengo ligero temor a perder el gusto de aquello que significa tanto para mi, bien por factores inciertos, bien por abusar de la repetición. No Quarter entra en esa categoría. Es el pasaje inolvidable del disco. En una atmosfera relajada son las oscuras y enigmáticas notas iniciales de piano las que canalizan mi emoción, a sabiendas de lo que viene después. La sección rítmica abre las puertas a ese penetrante riff (1:02) capaz de ensimismar al mas reacio (e importado por John Paul Jones). No se si es por la característica distorsión o yo que se, pero esto es jodidamente catártico. La misteriosa melodía se repite (2:30) y, como antes, vuelve a evaporarse en la bruma de una sección puramente instrumental (3:00) en que la atmosfera del inicio se recrea de nuevo otorgando al piano el derecho a profundizar en esas maravillosas melodías. No se quedan atrás las líneas de guitarra eléctrica. Y vuelta a la carga. Regresa el mágico riff complementando a Robert Plant (4:50), cuya voz termina tornándose en delirantes aullidos recién salidos de las tinieblas. La letra hace referencia a sucesos épicos y mitológicos de un Led Zeppelin cuyos componentes, desde hace años, habían ya empezado a mostrar su interés por estas temáticas. The Ocean es el momento más rockero del disco. El riff pesado produce un buen contacto a la primera escucha y la canción en general se digiere bien gracias al solo adelantado de Jimmy y al excelente cambio (parece incluso otra canción) justo un minuto antes del final. Jovial manera de finalizar.

14 comentarios:

  1. Hola Dani, Led Zeppelin son de esas bandas miticas y que marcaron un antes y un después en el rock. Me gustan mucho, adoro su primer disco y el cuarto tambien es gigante. Pero este no lo tengo tan escuchado, me gustan tanto no quarter como kashmir (aun me faltan unas escuchas).
    Los Zeppelin, fueron un grupo que tuvieron el valor, de en plena invasión inglesa hacer música mezclando estilos. Y eso fue lo que los llevo al estrellato.
    Saludos Dani

    ResponderEliminar
  2. Nunca he dado muchas oportunidades a Led Zeppelin, en las pocas que le dí en su momento no me gustó y lo dejé. Pero me ha fascinado la pista 'No Quarter', creo que no exageras en absoluto en tu elogio. Por cierto, lo has descrito muy bien.

    Precisamente esas dos partes mágicas de guitarra que dices son las típicas que hay que cuidar mucho porque corren el riesgo de estropearse. Hay que poner determinadas canciones en cuarentena, las que contienen partes frágiles como ésta, que siempre deberían escucharse como la primera vez. A mi me pasa con canciones también, no son muchas. También hay otras canciones que puedo escuchar una y otra vez y no cansarme de ellas. Muchas veces he he llevado el mp3 con una sóla canción metida, son canciones que me gustan algunas desde hace más de diez años y curiosamente aún me pueden poner la piel de gallina. Una de ellas es 'Dirt', del Funhouse, mi disco preferido de los Stooges, un disco crudo y sin mucho arreglo, hard-rock sencillo, ese que luego sería llamado proto-punk.

    ResponderEliminar
  3. Basicámente de acuerdo con tu selección de temas del disco, pero yo le tengo un cierto cariño a Dancing Days. Por otra parte, yo prefiero ese fenomenal arranque que No Quarter, que también es un temazo, por supuesto. Por cierto que si mal no me acuerdo la diferencia tan bestial de sonido entre esos tres primeros temas y el resto se debe a que en un principio el disco iba a ser conceptual, o no se que gaitas, pero Jaimito Pagina se cansó por el medio y lo dejo en lo que hoy podemos escuchar. A ver si aparece Aitor y nos ilumina xD.

    ResponderEliminar
  4. Maleneitor, de acuerdo contigo. Innovadores donde los haya. En el terreno musical y en otros muchos. Sumando eso a toda la potencia que metían por medio y a sus personalidades cachondas, el resultado era de esperar. Mientras tanto en España seguíamos embutidos en ese pop barato, copla y otros estilos tradicionales. El franquismo y sus bendiciones...

    Thx Raul por tu comentario. Siempre me gusta lo que escribo, pero no tengo la misma certeza para saber que opinan los demás ni de si me embrollo mucho por momentos.
    No Quarter es para mi una de esas "canciones en cuarentena", como tu dices. Bueno, que coño, no lo podías haber descrito mejor. A veces detras de cuatro notas puede esconderse un alud de sentimientos y experiencias. Valor añadido, ¿no?

    José. Hum, que yo sepa los tíos se fueron felicianamente a grabar un disco en el que cada componente traia sus ideas y... yo también esperaré a Aitor xD

    Houses of the Holy (casas de la praderarl) (320kbps): http://www.megaupload.com/?d=VY3OVC4A

    ResponderEliminar
  5. Hilarante la escena de la introduccion, por un momento ese bello facial fue casi palpable. Tio, que forma de escribir! Presiento que tu blog sera grande grande...
    Respecto a Zeppelin, he de decir que he sido mas bien necio con ellos. Solo me he aferrado a escuchar los L. Zep I, II, III, IV y el Physical Graffiti, pero no quiero escuchar el resto. He oido que sus obras posteriores son bastante malitas (y que este que reseñas es bueno a secas), pero no se...no quiero ensuciar esa imagen de semidioses del rock duro que tengo de ellos. Miedo Dani, tengo miedo!

    ResponderEliminar
  6. Durante mucho tiempo este disco fue mi favorito de Led Zeppelin, hasta que de tanto escuchar todos sus discos he llegado a un punto en el que soy incapaz de hacer esa distinción. Ya desde sus inicios mostraron voluntad de amalgamar estilos, de ser algo más que el dinosaurio del rock en el que los encumbraron, y en discos como este o Physical Graffiti es donde más se nota.

    Para mí no tienen disco malo, y podría decir que canción mala tampoco. Y a ver quién tiene huevos de hacer un disco que contenga No Quarter y luego cerrarlo con The Ocean.

    ResponderEliminar
  7. Oh, qué hermosa introducción. Así que las perroflauta/jurrus seducen con esas artes... ¡lo sabía! Lo de hacerlo con la luz encendida debe de ser su venganza por esas zapatillas de Hike fabricadas por algún pobre niño vietnamita xD

    Interesante post sobre el disco más innovador de Led Zeppelin hasta ese momento. Leí tu post ayer. Bueno, es una muy buena crítica, aunque yo no sería tan duro. 'D’yer Mak’er' me parece excelente. La faceta popera siempre hay que sexplotarla. Y poco más que decir, comenté este disco en mi blog hace casi dos años. Me limito al lacónico y socorrido "gran post". Sorry.

    PD: ¿'No Quarter' mejor que 'Kashmir'? Ajandemorllll! Never!

    ResponderEliminar
  8. Cierto que es un disco muy heterogéneo, pero eso es lo que le hace desprender cierto encanto... de otra manera sería un más de lo mismo bastante plano.

    Siempre tuve debilidad por THE RAIN SONG, y la versión que de ella hacen en el concierto de la peli, pone el vello de punta en el subidón final, con un Plant inmenso.
    Y luego Page media hora con el arco aporreando las cuerdas de la guitarra p'acá y p'allá... uf, un guitar hero con mayúsculas.

    ResponderEliminar
  9. Mojon man, graccie. En algún momento pensé que el primer párrafo podría resultarle ofensivo a algún individuo. Hum! Mi consejo ya sabes cual es. De Led Zeppelin cuanto mas mejor. Los discos que te has dejado por el camino son bastante raritos, si, pero esconden composiciones que merecen mucho la pena. Y si el Houses of the Holy no te agrada siempre puedes escuchar luego 25 veces LZII para contrarrestar xDD

    Ballenero, eso que cuentas me suena. Hacer un ranking con los 5 favoritos es extraño y jodidamente difícil.

    Thx Aitorakis. Leí tu correspondiente entrada después de publicar la mía, que sino “recaudo” demasiadas ideas ajenas y no es plan. 'D’yer Mak’er' tiene algo de perroflautismo, ¿no? Seguro que Manu Chao se inspiró en ella.

    Rific, suscribo! No lo había visto con esa perspectiva de heterogeneidad. Molaría escuchar todo lo que grabaron para este disco y así poder dictar definitivamente si las ocho canciones hubieran podido ser mejor o peor seleccionadas.

    Saludos a todos ^^

    ResponderEliminar
  10. saludos..de led zepellin al igual que el mojon de mas arriba me escuhado los cuatro primeros con mayor entusiasmo, y de hai para delante no le he puesto excesiva atencion, tu reseña me ha de deja run trauma de seguro, jajaa, cuando lo escuche recreare en mi mente la descripcion inicial escena x escena...como te odio, jaja. Fuera de bromas Led Zeppellin tiene una instrumenstacion fantastica eso si de repente Plant abusa un poquiito de su voz, D'yer maker..me relaja de cierto modo..bueno saludos..estamos leyendonos..

    paz

    ResponderEliminar
  11. Hey Panxo! Esa era mi vil intención, conectar momentos del disco con momentos de un polvo, con sus partes malas y sus partes buenas, las cuales molan mazo xD

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  12. ..."Así que si a alguien le fascina No Quarter mientras manifiesta serena indiferencia hacia Kashmir, que me de su número de teléfono por email, somos almas gemelas..." Evidentemente no te voy a dar el telefono, ya que si bien me fascina No Quarter, soy de los que considero a Kashmir como la obra cumbre de Led Zeppelin.

    Y bueno, podría estar horas comentando este, o cualquier otro disco del mejor grupo que visto el Planeta Tierra, pero yo pasaba a devolverte la visita y el coment, así, si mas, y me encuentro con esta muy interesante entrada de este grandioso disco de Led Zeppelin y como quien mas y quien menos ya sabe mi particular afición por el grupo, mejor que resuma que el Houses es la antesala de lo que iba a llegar a continuación, como esa obra cumbre llamada Physical.

    Un saludo, y nos leemos.

    Un placer haber descubierto este trozo de la blogosfera.

    ResponderEliminar
  13. Aló. Hombre, no hubiera pasado nada porque te hubieses extendido. Los comentarios interesantes son siempre bien recibidos y, ¿quien no quiere saber mas sobre LZ?
    Gracias por las tuas palabras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Ayer descubrí Now quarter y hoy he llegado a este blog por casualidad.
    A mi no me parece qu el disco flojee en ningún momento, aunque es cierto que lo que me vuelve loco del album son las primeras canciones y las 2 últimas,x cierto, el último minuto de The Ocean es una joyita.
    El disco es un auténtico tratado musical, por ejemplo The Ocean es una cristalización de la música de los 50, 60 y los propios Zeppelin hecha con una maestría, inspiración y asombrosa facilidad/fluidez que está sólo a la altura de gente como ellos o los mejores Stones y Beatles.
    Esa manera de hacer las cosas los distingue de la mayoría.

    ResponderEliminar