sábado, 31 de julio de 2010

Como NO educar a un hijo


Me encantan las macro-manifestaciones a favor de la familia, las que se montan en la capital de España y son seguidas por muchedumbres. Si, me encanta pensar que tanta gente ha podido disfrutar de su modelo familiar lo suficiente como para subir a un puñetero autobús e ir hasta Madrid con cárteles y chorradas varias a defender el cristianismo en un aspecto mas de la rutina diaria. Yo, bueno, vivo en el puto mundo real, el de la generación nini, el de las familias desorganizadas, el de padres e hijos que situados a escasos metros se sienten desconocidos los unos de los otros alcanzando así un sinsentido del nivel de aquel que rodeado de semejantes nunca se ha visto asimismo tan solo. ¿Realmente en este contexto la gran preocupación consiste en que dos sujetos del mismo sexo puedan casarse y adoptar? ¿Los padres de una generación no conocen a los habitantes de sus hogares y la problemática a la que enfrentarse son los matrimonios gays? Confirmado, los cristianos viven en otra jodida dimensión de happy life and flower power versión beata.
Es también posible que sea yo quien ha perdido la cordura, pero me resulta sorprendente que varias personas compartan techo en base a criterios exclusivamente biológicos, de sangre, como si la identificación, el respeto y el entendimiento mutuo fueran aspiraciones dejadas de la mano de Dios. Olvidar esos valores básicos es lo que conduce al alejamiento por el que el hijo pierde referencias y pasa a buscarlas fuera de casa, y fuera de casa hay mucha basura esperando a un joven idiota. Cuando un chaval ya no tiene aprecio por sus progenitores, cuando sus valores, sus costumbres y sus metas se alimentan de lo que recoge en la calle es cuando se avecinan los conflictos. Llega el día en que mamá y papá se preguntan “¿Qué he hecho yo mal? ¿Por qué mi hijo se gasta el dinero en droga? ¿Por qué mi hijo no estudia ni trabaja? ¿Por qué mi hijo es un bala perdida? ¿Por qué mi hijo no me presenta a sus amigos y a su novia?”
Entonces ese invitado discreto se vanagloria diciendo que “la culpa la tiene la sociedad”. ¡Exacto, la sociedad!, ese ente formado en un 5% por varones, otro 5% por mujeres, y otro 90% por personas que nunca llegaron a saber que se siente al reconocer un error. Admito en todo caso que el progreso de la historia se ha acelerado hasta tal punto que ahora las diferencias no son por estamentos, sino por generaciones. Eso sin embargo no escusa la pésima actuación de los padres de hoy día. Son ellos los que configuran el entorno de socialización primaria de sus vástagos, los que están en disposición de convertirse en las referencias principales, los que se supone que tienen autoridad. Aun así, no basta solo con mandar en los metros cuadrados de tu vivienda. Ser padre no equivale a ser jefe. ¡Y ay de quien ni es padre ni es jefe!

¡Que no te enteras, capullo! Que esto con padrenuestros y educación cristiana quedaba enterrado entre los desastres de la sociedad laica. Ahora traedme mi vara de castigo cristiano-civilizadora, también llamada "porra extensible".
Me figuro que ejercer de psicólogo durante varios días sería divertido. Desde mi despacho daría varios pasos hasta llegar a la sala de espera. Vería las caras de los que recurren a una solución médica para un problema de relaciones humanas. Enseguida regresaría a la consulta y, después de que el individuo me describiera la desdichada situación de la que tantas veces han sido testigos mis oídos, sería implacable en mis dictámenes con cada uno de los suplicantes.

Punto nº 1: ¿Tanto merecían la pena aquellas conversaciones de fútbol en el bar? ¿Subir en la jerarquía de la empresa era más provechoso que estar con tu hijo cuando descubría las lindezas de la sexualidad? A el le educó internet, y por eso cuando le asoman los dilemas prefiere escribeir en el buscador de google antes que dirigirse a ti. No le dedicaste el tiempo suficiente. ¿Era más divertido no chafarle la cara a tu mujer cuando te propuso engendrar un crío, verdad?


Punto nº 2: ¿Te creíste el propietario de la bondad, de lo aconsejable, de los caminos de obligado seguimiento? ¿No? ¿Entonces por qué tachaste lo externo al hogar como un cúmulo de maldades y miseria? Si no le hubieras inculcado a tu hijo prejuicios hacia las drogas del tipo “es mala”, “destruye vidas” el habría tenido una visión mas neutral y realista de las putas drogas. Pero no, tu hijo salió a la calle con tus prejuicios, el camello oficial de la cuadrilla le vendió mierda, el hizo su primer contacto con las sustancias y vio que no pasaba nada, que esnifar una raya no era lo que tu le habías dicho, sino una experiencia interesante y placentera. Entonces aquellas ideas preventivas que heredó de ti se derrumbaron y su única y frágil armadura quedó hecha añicos ante unos polvos que a simple vista eran algo francamente deseable. Cuando la droga mostró su cara verdaderamente amarga ya era tarde.


Punto nº 3: ¿Has intentado en alguna ocasión comprobar si tu hijo lleva marcado en su piel un código de barras? Ah, ¿qué no lo lleva? ¿Y por qué siempre le has tratado como a un producto, como a tu producto? Quisiste que el fuera todo lo que tu no pudiste ser. Nunca tuviste en mente sus gustos, ni te paraste a pensar que es lo que tu hijo realmente ansiaba de la vida. Por el contrario construiste vuestra relación sobre lo que tú querías que el fuera. Distorsionaste tu propia visión, hiciste de su educación un medio para alcanzar tus objetivos, y el ahora ya no te considera su padre.


Punto nº 4: ¿Por qué crees que lleva años mintiéndote? ¿Nunca te lo has preguntado? El te apartó de su vida ocultándote lo bueno y lo malo desde el día en que sacaste del armario la toga asumiendo el papel de juez, dictando desde tus prejuicios y tu sistema de valores institucionalizado. El te engañaba porque sabía que era más sencillo decirte cualquier cosa que te dejase satisfecho antes que contar la verdad y esperar tus grotescas muecas de indignación y perplejidad. Inconscientemente creaste un mundo para ti y otro para el para el, porque eras incapaz de aceptar sus decisiones. La intransigencia te ha robado la autoridad que un día pudiste llegar a tener.


Harto ya iría a la sala de espera. Diría alto y claro: “Vosotros no sois padres. Como mucho administradores. Vuestros hijos nunca han confiado en vosotros porque no les disteis la mano cuando ellos la reclamaban y desechasteis la
oportunidad de ser padres. Vuestros hijos son errores de la vida porque no han tenido un referente justo, cercano, y moderado en sus consideraciones. Creísteis que esto era un camino de rosas y ahora, necios todos, os habéis tragado las espinas. La senda de vuestra paternidad ya solo permite una anhelo: el de la convivencia pacífica entre absolutos desconocidos”
Joder, ¿tan caros estaban los condones?
__________________________________________________________________________

Pd: Escribo esto sin estar rebotado con mis viejunos. Mi relación con ellos es de hecho bastante buena. No obstante, de todos lugares y personas soy receptor de historias, sucesos y toda clase de desbarajustes paterno-filiales. Ninguno de ellos desata mi indignación. Es el echar balones fuera por parte de los responsables lo que me calienta.

Pd2: ¿El riff de esta canción está plagiado o son cosas mías? Me recuerda demasiado a otro grupo en el que no logro caer.


13 comentarios:

  1. Bueno, la falta de responsabilidad y la comodidad, no solo paterna, sino en general, también me parece una de las lacras de nuestro tiempo. Pero así es el capitalismo, baby, baby, baby (es que vengo de ver a los Cult).

    Y la canción puede ser un plagio, si, no digo que no, pero yo no me doy cuenta de quién. En todo caso atufa a Zeppelin por todos lados.

    ResponderEliminar
  2. Amén.

    Yo varias veces me he atrevido a escribir sobre el tema educación y una vez los blogueros padres y madres se me echaron encima. Que no es tan sencillo, que visto desde fuera es más fácil, que no hay tanto tiempo y paciencia, etc. Tenían su razón, pero bueno, eran cosillas concretas que no vienen al caso.

    Casuálmente concuerdo contigo en absolutamente todo lo que has escrito. Tengo más de una razón para decir ahora mismo porqué no quiero tener hijos en el futuro - aunque quien sabe lo que pensaré en el futuro -. Y eso que intento ser optimista. Lo que entiendo menos es cómo la gente que es pesimista tiene hijos. ¿En qué quedamos, el mundo es o no es una mierda? ¿Entonces porqué traes un hijo al mundo, eres un sádico? También respeto mucho a los padres vocacionales, los que lo dan todo y le echan mucha ilusión y mucho cariño a la paternidad. Ni siquiera ellos que quitan del todo la idea de que todas las decisiones de ser padres son egoístas y que podrían cambiarse por comprase un perro o quizás un coche nuevo, pero de verdad que respeto mucho a esos que quieren hacerlo bien.

    Lejos de mi intención agriar el tono de esta entrada con historias tristes que no tienen porqué contarse, pero recientemente mi primo y su novia han tenido un hijo. El bebé ha nacido con mono de heroína. Mis primos siempre han tenido bastantes problemas, pero el que es inconsciente es inconsciente, y cuando ella se quedó embarazada, en lugar de abortar como le aconsejamos todos él quiso tenerlo, sin pensar en los problemas que nuevamente salpicarían a su madre y al resto de la familia. ''¡Un hijo, qué bien!'' Ahora él está en el hospital con un navajazo en la garganta, vaya padre ¿eh? y les han quitado la custodia del bebé, que no tiene culpa ninguna. Para que veas que donde no hay cabeza...

    ResponderEliminar
  3. Voy con prisa pero cuando uno es lector fiel es lector fiel. Por partes...

    -Acabo de ver el primer episodio de 'Dexter'... menudo mal rollo de serie. No, esto no viene a cuento.

    -Estoy jodido. Quiero irme a casa. Llevo 48 horas sin hacer spinning y no vuelvo hasta mitad de semana. Y hoy no he podido ir a Donosti a la Klasika. Necesito ciclismo. No, esto tampoco viene a cuento.

    -Ya me pongo serio. Bueno, en primer lugar, el ataque a la Iglesia es un poco gratuito. Ya sabes que yo no comulgo con esas historias y movidas, de hecho tengo en mente un post con dramatización sobre un encuentro con una Testigo de Jehová para un mes por determinar. Pero lo dicho, me ha parecido bastante gratuito centrarlo en el catolicismo. Quiero decir, no lo vas a centrar en un culto de Nueva Guinea, pero atacar siempre al catolicismo... insisto, no soy religioso xD

    -Esa manera de ver la vida... te ha quedado un post muy autodestructivo. Yo me llevo de puta madre con mis padres desde siempre, pero es cierto que no son unos padres muy habituales y siempre he hablado abiertamente de todo, sobre todo con mi madre, por lo que no soy el indicado para reflexionar sobre las relaciones paterno-filiales de la gente.

    -Creo que muchos padres fallan en lo de educar a sus hijos: los mandan a campamentos, se van de vacaciones sin ellos, les mandan a extraescolares... lo que sea con tal de librarse de ellos. Realmente les evitan y se educan solos.

    -Por otra parte los hijos tienen responsabilidad y personalidad propia. Mis padres, como todos los padres, durante toda mi vida han tenido que trabajar y cuando era pequeño -bueno, y ahora xD- me quedaba con mis abuelos o solo. Y eso no me ha convertido en un drogadicto ni en nada "raro", soy un tipo normal con mis gustos y tal. Con esto quiero decir que existe la tendencia a echar la culpa a la sociedad y al mundo cuando el que decide sobre uno mismo es... es uno mismo. Es muy sencillo quejarse y dejarse caer en la mierda en plan nini, lo que influye mayormente es la personalidad de cada uno. Claro que la personalidad tiene condicionantes externos, pero uno es como es. Si eres un irresponsable, ya puedes tener lo mejores padres del mundo, que eres un irresponsable.

    -Sobre el tema drogas, preservativos y tal, a estas alturas creo que los padres no tienen ni que dar consejos. Es como decirle que se ponga casco cuando vaya en moto. Es sentido común. Si se pincha o lo hace sin preservativo, es que se lo busca.

    -Sigo pensando que esta perspectiva es muy fatalista, muuuuuuy fatalista. Y lo dicho, si no lo quieres, lo das en adopción. Tengo un primo y una prima adoptados y tienen una vida perfectamente normal con mi tío. Decir que el mundo es terrible y blablabla no es excusa.

    Y creo que ya he dicho todo. Lo de el plagio es lo que te dice José, un batiburrillo de canciones de Led Zeppelin.

    ResponderEliminar
  4. Eh! Yo no he dicho nada de Zepp. Que quieres, que se me echen encima los abogados de Jaimito Página?

    Ah, y yo también estoy de acuerdo en que el mundo ni es oscuro ni luminoso, todo depende de cómo queramos o podamos verlo.

    ResponderEliminar
  5. Vale puto blogger, tu ganas, publicaré mi respuesta por partes.

    Joselator, yo por si acaso no cuestiono tus mini-disecciones sociales. Bendigo tus palabras con mi cirio aparte de estar de acuerdo.

    Raul, sonrio cuando una de tantas amigas me hablan de lo que les gustaria formar una familia. Parece como si nadie se parase a pensar que ello implica hipotecar tu vida, monetariamente (casa), en tiempo (hijos). Yo, de momento, no estaría dispuesto a pagar ese precio. Habrá otros que si, pero con esto siempre pasa lo mismo. De las palabras a la acción hay un trecho.
    Lamentable esa historia. Yo hubiese refrendado el aborto, pero como Aitor me va a fusilar con la mirada prefiero decir que, ya que la han cagado bien, mas les valdria entregarlo en adopción.

    Aitor. El menda también va por partes:
    -Dexter está de puta madre. Si el inicio no te ha molado lo que viene después tal vez te revuelva las tripas. Eso si, el guión ya te digo que es la hostia.
    -En el primer párrafo he cogido el ejemplo de las manifas cristianas porque muestra claramente como incluso los que se encuentran preocupados por la familia olvidan lo fundamental que es una verdadera conexión entre padres e hijos. Y yo me pregunto si en los entornos cristianos todo es tan wonderfuloso. No obstante, el punto de mira lo he puesto sobre los padres que no saben educar pero si poner grito en el cielo cuando el hijo no les sale como esperaban. Lo demás son incisos de escasa relevancia, o al menos así lo he querido yo.

    ResponderEliminar
  6. -Creo que has opinado tomando excesivamente en cuenta tu mundo mas cercano. Tío, tu no eres como la mayoría, y por lo visto tus padres tampoco. Es como si yo me pusiera a hablar del bajo nivel cultural que hay entre la población y tu me dijeses que acabas de leer a Tolstoi. Verdaderamente pienso que hay una generación que no tiene padres, sino “personas que les ofrecen un hogar” y padres que no tienen hijos, sino “sacacuartos en potencia y absolutos desconocidos”. Si aun lo conservas entra en tu tuenti y piensa, este, y este otro, etc ¿relatarán sus desventuras y festejaran sus alegrías en familia? Hay millones y millones de casas en que los hijos se llevan mejor y tienen más confianza con los amigos que con los propios padres. Y encima estos se quejan. Es de risa.
    -El ejemplo de las drogas lo he puesto porque me parece muy representativo de la manera de educar en prejuicios. En Barañain hay una asociación sin ánimo de lucro que hace cosicas para trasladar el tema de las drogas allá donde sea posible tratando el tema de manera realista. Porque si algo tienen la mayoría de las drogas es que su peor cara la manifiestan a largo plazo. Por el contrario, en apariencia parecen totalmente inofensivas. Es decir, si un padre le dice a su hijo que las drogas “son malas”, y se queda ahí, no consigue nada, e incluso jode todo, porque un chaval de 13 años si no ve con sus ojos las consecuencias reales no va a ser capaz de asimilar por cuatro estúpidas frases las consecuencias de determinadas sustancias.
    -Forjar la personalidad es algo que hacemos influidos y condicionados por mil mierdas. Hay tantas circunstancias que echar la culpa a la sociedad es algo ambiguo y sin base (eso espero haberlo dejado claro), pero en una familia hay dos personas mayores de edad que tienen autoridad para configurar hasta el último aspecto de la educación de sus hijos. Hasta la adolescencia estos no empiezan a tomar el vuelo. La desatención paterna o una atención errónea son cosas que la pueden cagar.
    -Quiero decir en definitiva que: si los padres hacen un buen papel, bien, si hacen un mal papel, mal, si no lo hacen, dejan al azar tantas cosas que el hijo puede salir de mil maneras, y muchas de ellas son indeseables.

    Por cierto, no he parado de usar la palabra “padres”. Como venga Bibiana me va a dar de hostias. Y a vosotros también, por no corregirme xD

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con los 4 puntos. Sobretodo con el 3. Cada uno es como es y no le metas lo que tu NO pudiste hacer, porque además no es lo que tu hiciste sino lo que no hiciste. Afortunadamente nunca me pasó eso.
    Soyde

    ResponderEliminar
  8. Por qué siempre hablas en primera persona? Es bastante insoportable.

    ResponderEliminar
  9. Soyde, ya sabes, hay padres que... bueno, mejor no voy a ser redundante con lo que ya he dicho xD
    Ambos pues somos afortunados.

    Anonimo, yo me soporto, que ya es suficiente. Para la próxima ahórrate el comentario mierder.

    ResponderEliminar
  10. Palabras duras pero ciertas. Concuerdo especialmente con el punto #2. Pero bueno, no puedo opinar y soltar muchos comentarios sobre este tema porque yo no sé lo que es ser padre y tampoco creo que sea algo fácil. Algo que me llamo poderosamente la atencion y no me habia dado cuenta, es lo que mencionas: hoy en dia, gran parte de los adolescentes prefieren recurrir a google que a sus padres. Creo que actualmente, las relaciones sociales estan cambiando mas drastica y rapidamente que nunca, de una forma que jamas se habia visto. Honestamente me preocupa un poco (un poquito) el futuro.

    ResponderEliminar
  11. La familia solo existe como concepto, pero nadie debería decirnos con quién tenemos que vivir o follar..

    ResponderEliminar
  12. blogger está graciosete y por lo que veo pasó de mi comentario...

    Estoy contigo al 100%. Hay gente que simplemente no debería tener hijos. Es muy triste formar una familia por creer que es lo que debes hacer para avanzar en tu relación con tu pareja o como persona.

    Y así va el mundo...

    ResponderEliminar
  13. Mojoneitor, tienes tu parte de razón cuando dices que el no ser padre te limita un poco a la hora de opinar. En cambio, todos hemos sido hijos alguna vez (y que me parta un rayo si no es así xD). En ese sentido es un tema que todos conocemos en mayor o menor medida, aunque no haya dos familias iguales. Respecto al fenómeno google, mas les valdría a muchos padres tratar de entender un poco que es eso del Internet, para saber porque sus hijos prefieren a un buscador hecho de bits en vez de a personas de carne y hueso.

    Jordi, como concepto y como institución absolutamente real en sus consecuencias. A veces llega mas lejos de lo que pensamos.

    Neko, no te falta un ápice de razón. Fijo que hay aun personas que ven como conductas desviadas o erróneas el no formar una familia, cuando el problema es que se dedican a tener hijos quienes ni poseen recursos ni una mente preparada para ello (no en el sentido de cultura, sino de paciencia, constancia, etc...)

    Un saludo y gracias por contestar ^^

    ResponderEliminar